Periodista huilense amenazado en el Guaviare

Judicial /

Periodista huilense amenazado en el Guaviare

Periodista huilense amenazado en el Guaviare
titulo noticia
  


Gustavo Chicangana, garzoneño radicado en San José del Guaviare, y dos de sus colegas de Caracol Radio Guaviare han sufrido amenazas de muerte. La Fiscalía adelanta las investigaciones.

REDACCIÓN JUDICIAL
Diario del Huila, Neiva.

Gustavo Chicangana vio el primer mensaje de texto el 20 de diciembre de 2013. Cargado de palabras soeces, fue enviado a su compañera de trabajo Érika Alejandra Londoño Restrepo amenazando con atentar contra sus vidas y la del también periodista de esa estación radial, Jorge Ramírez. Además, la comunicación advertía que en caso de que siguieran dando información sobre el tema de revocatoria del mandato que se realizará contra el actual gobernador del departamento del Guaviare, José Octaviano Rivera Moncada, “volarían con todo y emisora”.
“La denuncia se hizo el jueves de la semana pasada (9 de enero) después de que el miércoles recibiéramos una nueva intimidación; siempre llegan al celular de Érika por ser ella quien maneja la información administrativa”, declaró Chicangana. No obstante, como compromiso periodístico con la comunidad el periodista asegura que siguen orientando a la población frente al proceso político. “No hemos bajado la guardia ni la vamos a bajar, que la población utilice esta herramienta de la democracia”, puntualizó.

Denuncia por injuria y calumnia
Antes de las amenazas de muerte, los periodistas recibieron una demanda por parte del gobernador por injuria y calumnia a raíz del cubrimiento informativo sobre obras inconclusas en su mandato. Igualmente, han documentado la controversia acerca del desarrollo de proyectos y la pérdida de 42 mil millones de pesos que no se ejecutaron en el 2013. “Ese proceso está, el fiscal número 12 quiere conducirnos a una audiencia quién sabe con cuáles intenciones”, relató Chicangana a DIARIO DEL HUILA.

Aún no tiene protección
A pesar de la denuncia en el CTI y el reporte a la Unidad de Protección, Chicangana aún no cuenta con seguridad personal. “Se hizo un comité para asignar guardaespaldas pero no se ha definido nada. Parece que la otra semana”. Para el periodista, el mayor riesgo es en horas de la madrugada cuando llega a su lugar de trabajo y por ahora sólo cuenta con la poca colaboración que pueden brindarle los dos escoltas de su compañera Érika Alejandra.

Solidaridad del gremio
Las amenazas en contra de los tres periodistas también fueron dadas a conocer a la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) quien ha jugado un papel clave. “Han sido un gran apoyo para el ejercicio periodístico, generado solidaridad y sirve para que se den cuenta que no estamos solos” expresó el comunicador huilense quien trabaja en el Guaviare desde hace diez años. Para la FLIP, la situación pone en riesgo la vigencia de la democracia en el departamento y debe ser rechazada por las autoridades y sectores políticos.

"Ya había recibido amenazas"
Treinta años lleva Gustavo Chicangana trabajando en el campo del periodismo y hace ocho años, en pleno auge de la violencia paramilitar, también recibió intimidaciones que por fortuna no trascendieron. De igual modo, le llegó un pasquín de las Farc en el que lo extorsionaban; el caso quedó registrado por el Gaula del Ejército y es considerado por él como una equivocación porque no está relacionado con el tema económico de la emisora. "La Unidad de Protección me asignó custodia pero sólo de oficio".

Por: Paulina Maria Yañez Vargas

Comentarios