Corte favoreció a Terminal de Neiva en litigio por alcoholimetría

Regional /

Corte favoreció a Terminal de Neiva en litigio por alcoholimetría

Corte favoreció a Terminal de Neiva en litigio por alcoholimetría
titulo noticia
  


La Corte Constitucional le dio la razón a la Terminal de Transportes de Neiva, en un litigio generado por la no continuidad de la firma de un convenio que operaba los procesos de alcoholimetría a los conductores que prestan allí el servicio de transporte público.

 

 

 

Una acción de tutela instaurada por la Asociación Nacional de Transportadores (Asotrans) contra la Terminal de Transportes de Neiva S. A., fue declarada improcedente por la Corte Constitucional, luego de que declarara que la gerencia de esa terminal no violó el debido proceso administrativo como dicha asociación lo había manifestado.

Los hechos se remontan al año 2013 cuando el gerente de dicha empresa de transportes, Alejandro Plazas Macías, suspendiera la renovación del convenio de colaboración, que tiene por objeto la aplicación de pruebas de alcoholimetría y exámenes de aptitud física a todos los conductores que estuvieren próximos a ser despachados desde las instalaciones de dicha terminal, y que fuera suscrito con Asotrans en el año 2008 con prórroga de cinco años.

Esta suspensión permitió que la terminal firmara un nuevo convenio para realizar las pruebas de alcoholimetría y programas de seguridad vial, esta vez con el operador Corporación de Empresas de Transportes del Tolima, Huila, Caquetá y Girardot (Corpotrans) que de acuerdo con la asociación demandante no cumple con el requisito de ser un gremio nacional representativo.

Carlos Enrique Campilla Parra, en representación de Asotrans, y quien instaurara la demanda, manifestó que pese a que se firmó un convenio de colaboración con Corpotrans para cumplir con lo reglamentado por el Ministerio de Transporte, el otorgamiento del contrato a una entidad no autorizada (en este caso Corpotrans) supone la violación al debido proceso administrativo en tanto se “atribuye ilegalmente la facultad de otorgar el contrato de seguridad vial”, y por otro lado, de acuerdo a lo manifestado por el demandante, se pone en peligro la vida e integridad de los pasajeros, pues dicha corporación es una entidad que su razón de existencia no está relacionada con servicios de seguridad vial.

Por lo anterior, la Superintendencia de Transportes, a través de una comunicación fechada en octubre de 2009, ordenó a la terminal no darle continuidad al convenio suscrito por Corpotrans pues efectivamente estaba violando el debido proceso y  halló otras razones por las cuales no se debía acatar dicho contrato.

Sin embargo y pese a dichas comunicaciones por parte de la Superintendencia, la gerencia de la terminal no atendió a ninguna de las comunicaciones remitidas y, contrario a ello, terminó sin justa causa el convenio de colaboración suscrito y consecuentemente interrumpió la prestación del servicio por parte Asotrans. En este aspecto, procedió a la implementación de guardias de seguridad que impedían el acceso de los conductores a las instalaciones donde dicho consorcio prestaba los servicios e impuso unilateralmente la obligatoriedad de practicar las pruebas de alcoholimetría con Corpotrans, en su calidad de nuevo operador del programa.

Las razones de la Corte Constitucional

Y aunque el Juzgado 70 Civil Municipal de Bogotá D C, ordenó al Terminal de Transportes de Neiva dar continuidad y normalidad al programa por el administrador constituido por los gremios nacionales, y ratificó la acción de tutela instaurada por Asotrans, la Corte Constitucional dentro del proceso de revisión de los fallos de tutela proferidos en primera instancia, determinó que el otorgamiento de dicho contrato para los procesos de alcoholimetría y seguridad vial no violaban el debido proceso, entre otras cosas porque  “la acción de tutela es improcedente como mecanismo principal para proteger derechos fundamentales que resulten amenazados o vulnerados con ocasión de la expedición de actos administrativos”.

En ese sentido, el alto tribunal decidió revocar la sentencia proferida el 16 de noviembre de 2013 por el Juzgado Cuarto Civil del Circuito de Bogotá D C, y que confirmó la sentencia del 16 de octubre de 2013 por el Juzgado Setenta Civil Municipal de Bogotá D C, que concedió el amparo del derecho fundamental al debido proceso a la Asociación Nacional de Transportadores (Asotrans) y declaró improcedente la acción de tutela presentada por esta contra la terminal de Neiva.

Lo anterior supone que Corpotrans podrá continuar con el contrato suscrito con dicha entidad para prestar sus servicios de seguridad vial y alcoholimetría. De otro lado, el máximo órgano de justicia constitucional  indicó que Asotrans tiene otros mecanismos jurídicos para que se declare la nulidad o el incumplimiento, y de esta forma que se otorguen medidas cautelares.

Por: Redactor Diario del Huila

Comentarios