miércoles, 28 de octubre de 2020
Neiva/ Creado el: 2020-09-26 11:53

“Además de estigmatizada, me siento discriminada”: Esmith Duarte Cano

En diálogo con DIARIO DEL HUILA, Esmith Duarte Cano, directora de la Oficina de Paz y Derechos Humanos, sostuvo que, ha sufrido de persecución política desde que asumió este cargo en la Alcaldía de Neiva y enfáticamente dice que nunca hizo parte de la otrora Farc. Aquí más detalles de su vida.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | septiembre 26 de 2020

Por Linda Vargas

Directora, ¿cómo llega a ser parte de la Oficina de Paz y Derechos Humanos?

Recibo una llamada del alcalde electo en el mes de noviembre de 2019, en donde me invitan a ser parte del proyecto político de Gorky Muñoz Calderón. Aunque tenía conocimiento de toda la contienda política, de todo lo que había pasado, no conocía en ese momento al alcalde electo, no había tenido el gusto de conocerlo.

Al inicio pensé que era mentira, pero luego me volvieron a llamar, tuvimos una reunión, una entrevista, miramos que se había hecho y que se podía hacer; él lo estudió, lo consideró y me dijo que sí, que me invitaba a ser parte de su gabinete.

¿Esperaba esta noticia, siendo de otro partido político?

No, nunca la esperé. Igual, Gorky Muñoz Calderón es incluyente y además no pertenece a ninguno de los partidos políticos tradicionales; simplemente, él quería tener un equipo a su lado, que lo ayudara a hacer algo por el municipio de Neiva y eso fue lo que se hizo.

Hay personas que la señalan de haber pertenecido a la otrora Farc, ¿qué decir?

Eso es mentira, nunca pertenecí a las Farc.  A mí me condenan por una complicidad en rebelión, nunca por terrorismo como se dice; purgué el 100% de la pena, porque se cumplió.

Yo pienso que hay muchas hipótesis y la gente habla cosas sin haber verificado primero las pruebas documentales que existen. Se me hizo un juicio, respetándose todos los derechos, y es un juez de la república que emite un veredicto. Efectivamente, me condenan por complicidad en rebelión, porque tuve una relación sentimental con una persona que posteriormente a la relación, fue miembro de las Farc, abatido en el 2009; eso fue lo que pasó. Por tener una relación sentimental con él, a mí se me ha acusado y se me condena en el año 2007.

¿Esa es la carga que ha tenido que sobrellevar?

Yo le decía a un periodista: los delitos no son heredados, una cosa es lo que un familiar o su pareja sentimental haga y otra es la que haga uno como persona. Yo no tengo que responder por ningún acto delincuencial, porque no lo he cometido. Y sí, es el estigma completo. Entonces, vemos familias muy prestigiosas que tienen hermanos detenidos por narcotráfico dentro del mismo Gobierno, pero eso no significa que las demás personas tengan las mismas responsabilidades, y la Constitución lo dice.

¿Qué decirles a las personas que no creen en la resocialización de los excombatientes?

Hay una estigmatización muy grande contra las personas que firman algún acuerdo de paz, sea tanto de las Farc como de otro grupo organizado.

Nosotros tenemos que sanar los odios, debemos hacer el proceso de sanación y dar las oportunidades, porque es preferible dar una oportunidad a una persona y no inducirla a que nuevamente vuelva a cometer delitos o que no tenga otro camino porque la sociedad la condenó y le tocó volver a las armas; con esto no estoy justificando, pero estoy diciendo que se deben dar las oportunidades. Tenemos que trabajar por el perdón, no en el olvido. A ninguno se nos va a olvidar todos los dolores que vivimos y los sufrimientos que hemos padecido, los cuales han sido diferentes, porque todos vemos el conflicto desde diferentes aristas.

Esto demuestra que hay que hacer un gran trabajo, que el país necesita saber la verdad, pero una verdad que venga de todos los sectores que participaron en la guerra, porque la guerra no la hizo un solo actor sino entre muchos. Entonces, cuando tengamos esa verdad, seguramente vamos a sanar muchos odios y por fin el país va a poder transitar por los caminos de la paz.

¿Cómo usted ha vivido el conflicto?

Lo he vivido con esta estigmatización. Yo recuerdo en el año 2005, los medios de comunicación también fueron bastantes agrestes conmigo, incluso cuando matan a la persona con la que yo tuve una relación sentimental; vuelven los medios a atacarme y a ponerme en la picota pública, diciendo cualquier cantidad de cosas. Yo en ese momento estaba detenida, dos años después recupero la libertad con el beneficio de la libertad condicional, luego de haber superado las tres quintas partes de mi condena. Todo eso hizo que, sobre mi haya un atentado frustrado, que yo puse en conocimiento de las autoridades y me tocó irme de Algeciras. Yo soy víctima del conflicto armado, y tengo registro único de víctimas, que también es muy fácil de contrastar.

Directora, se generó una polémica por una charla que usted dio en la Policía Metropolitana. ¿En realidad que fue lo que sucedió?, ¿qué es verdad y mentira frente a esta situación?

Hay muchas especulaciones alrededor de ello. Yo pensaría que todos estos discursos buscan polarizar el país y tienen algunos tintes políticos, que no nos compete a nosotros analizar en este momento.

Pero lo que si digo, es que estamos trabajando por la paz y que podamos decirle a la Policía, esta es la Oficina de Paz que existe en Neiva y esto es lo que nosotros hacemos, que consiste en realizar acompañamientos y que no tienen ninguna mala intención.

Me presenté al cuerpo de Policía, a las personas que iban a estar en las calles el día de la manifestación del 21, para evitar choques como los que tuvimos el 10 de septiembre, porque la Policía argumentaba que no me conocía; entonces fuimos, me conocieron, hablamos y expuse que iba a estar en las marchas. Yo siempre voy a estar ahí pendiente junto con el Ministerio Público, vigilando que los protocolos se cumplan y que se garantice el derecho a la libre protesta, y que no haya violación ni de parte de los manifestantes ni de parte de la Fuerza Pública.

Hay quienes la tildan que es un descaro realizar estas charlas a la Fuerza Pública, ¿qué opina?

 Yo creo que aquí son juicios morales, más que jurídicos; porque, esto está dentro de nuestra competencia. Entonces, pensaría que, todas estas cosas son juicios muy morales y subjetivos.

¿Cree usted que esto es una persecución política contra los integrantes del Partido Farc?

Sí, claro. Lo que siempre se ha manifestado, es que no hay garantías físicas ni tampoco para la participación en política. Los acuerdos no se han implementado, se van desdibujando cada día más y esto hace que no se permita que nosotros tengamos una Colombia en paz.

Nos censuran, cuando el Acuerdo de Paz permite a las personas en proceso de reincorporación participar en política. No soy una persona en proceso de reincorporación, sin embargo, soy militante del Partido Farc, pero parece que no podemos ejercer el libre derecho a la participación en política.

Nosotros seguimos, nadie dijo que iba a ser fácil; es un proceso que lo debemos seguir adelantando y llevando a cabo, a pesar de que hay personas en contra de nuestro trabajo, pero eso solo nos da aliento para seguir trabajando aún más.

¿Se siente estigmatizada?

Además de estigmatizada, me siento discriminada. Olvidamos que existe un acuerdo con el Estado colombiano, que es sagrado y tiene la vigilancia de la comunidad internacional, ésta misma condena hechos como los que están sucediendo o los que pasan a diario, que cambian el Proceso de Paz o los acuerdos pactados.

Yo ejerzo la política, pero no la politiquería ni caigo en estas tendencias. Lo que hago o trato de hacer, es un buen trabajo para servirle a la comunidad neivana.

¿Cuál es la invitación a estos partidos para que ayuden a construir paz?

No es justo con Colombia que sigamos teniendo discursos incendiaros, que no buscan la reconciliación y al contrario busca polarizar más al país; esto no nos conviene a ninguno y mucho menos a las clases más desfavorecidas, no nos sirve de ninguna manera, porque si no aunamos esfuerzos para poder salir de la crisis económica, social, política y de violencia que tiene Colombia, no lo vamos a lograr. Hay que hacer un gran pacto por la nación y hay que despojarnos de algunas cosas personales que hacen daño a todo un país.

¿Qué balance puede hacer de las acciones que adelantó durante el primer semestre del año?

El balance es muy positivo. Desde la Oficina de Paz, hemos atendido a más de 4.000 víctimas del conflicto armado a través de dos modalidades: presencial y vía telefónica con ocasión a la pandemia.

La Ofician de Paz y Derechos Humanos lideró por orden del señor alcalde Gorky Muñoz, la actualización del Consejo Municipal de Paz, según el Decreto Ley 885, se permite la implementación de los acuerdos de paz. El honorable Concejo Municipal lo aprobó el 18 de mayo y tenemos el acuerdo municipal 002 por medio del cual se crea el Consejo Municipal de Paz, Reconciliación y Convivencia. Posterior a ello, nosotros comenzamos a trabajar en la Política Pública de Paz y Reconciliación, Derechos Humanos y Convivencia. Y ahora tenemos el acuerdo 012 de 2020, por medio del cual se crea dicha política pública.

Esto simplemente es una hoja de ruta que nos va a permitir trabajar, elaborar protocolos, y estamos en este momento con un equipo de profesionales y de especialistas creando y formulando el plan de acción para los cuatro años, que permita a Neiva transitar por los caminos de la paz y hacer una muy buena implementación de la política pública.

¿Qué falta por hacer?

Tenemos que terminar el plan de acción de la política pública y tenemos todo lo que es la atención a la población víctima del conflicto armado; y también trabajamos en temas como pedagogía de paz.

Hemos visitado cuatro corregimientos: Vegalarga, San Luís, Chapinero y Aipecito. La próxima semana estaremos en Guacirco y así vamos socializando algunas rutas de prevención, porque nosotros no somos entes investigativos.

¿La oficina si tiene los recursos necesarios para adelantar una buena labor en el marco del posconflicto?

Los recursos no son suficientes, pero siempre van a ser escasos en todas las dependencias y para todas las actividades. El alcalde ha dispuesto dentro de su Plan de Desarrollo, más del 70% del presupuesto del municipio para lo social y lo comunitario. Esta oficina maneja de manera transversal, los programas con las otras secretarías, lo que implica que cada secretaría va a tener que designar una parte de su presupuesto; entonces, si aunamos esfuerzos y si sumamos lo de todas las secretarías va a ser un muy buen presupuesto.

Y el presupuesto específico para la Oficina de Paz y Derechos Humanos, garantiza que se pueda atender a la población víctima del conflicto armado y la política pública que está incluida dentro del Plan de Desarrollo Municipal.

Es de resaltar que, la política pública fue la primera meta del Plan de Desarrollo que se cumplió para el cuatrienio. Esta tiene tres grandes ejes: paz y reconciliación; derechos humanos y derecho internacional humanitario; y una pedagogía de paz. Con eso podemos garantizar que Neiva sea considerada como un ‘Territorio de Paz’.

¿Qué prevé que será la acción más significativa cuando deje la Oficina?

Yo no soy tan osada de decir que voy a permanecer los 4 años, mi cargo es de libre nombramiento y remoción, no estoy diciendo con esto que me vaya a ir. Entonces, el legado que quiero dejar es que sí se pueden hacer acciones muy importantes, para que nadie vuelva a vivir lo que nosotros hemos vivido. Yo era una mujer muy joven cuando me enamoré y uno quisiera que ninguna mujer vuelva a vivir lo que uno vivió, que ningún otro hijo vuelva a pasar por lo que mis hijos pasaron y siguen pasando.

Para finalizar, ¿cómo está construyendo paz?

Estamos construyendo paz cuando hacemos todos estos documentos, cuando nos sentamos a hablar con las personas reincorporadas, cuando nos sentamos a hablar con las víctimas, cuando los escuchamos, cuando nos sentamos a hablar con las centrales obreras, cuando nos sentamos a hablar con los estudiantes, cuando nos vamos y hacemos un cordón humanitario para prevenir agresiones tanto de manifestantes como de la Fuerza Pública; construimos paz con todos los programas que hace el municipio de Neiva en beneficio de la población vulnerable.

Seguimos trabajando, no paramos de trabajar. De pronto estos distractores que nos salen, nos empujan a que sigamos trabajando, porque el reto es grande y lo que hay que hacer es mucho. 

PIE DE FOTO

FOTO 1

Esmith Duarte Cano, directora de la Oficina de Paz y Derechos Humanos.

 

FOTO 2-La directora de Paz indicó que la charla dada en la Policía Metropolitana de Neiva está dentro de su competencia.

 

 

DESTACADO

“A mí me condenan por una complicidad en rebelión, nunca por terrorismo como se dice; purgué el 100% de la pena, porque se cumplió”.

DESTACADO

“Yo soy víctima del conflicto armado y tengo registro único de víctimas, que también es muy fácil de contrastar”.