domingo, 19 de enero de 2020
Panorama/ Creado el: 2019-12-07 10:06 - Última actualización: 2019-12-07 02:22

¿Han fallado las campañas para evitar quemados por pólvora?

En los  primeros 6 días de diciembre se habían reportado 34 personas lesionadas por pólvora pirotécnica en Colombia, de los cuales 10 son menores de edad. Profesionales en la salud, hablan del tema.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | diciembre 07 de 2019

Diario del Huila, Regional

La fiesta católica arranca oficialmente con la ‘noche de las velitas’, en homenaje a la   Inmaculada Concepción, pero para cuando llegue ese festejo ya habrán más de 34 personas lesionadas por pólvora pirotécnica. Autoridades de salud han informado que los días más críticos son Navidad y año nuevo.

Aunque, todos los municipios expidieron decretos reglamentando el uso y comercialización de los fuegos artificiales, y por su parte el Ministerio de Salud lanzó la estrategia "Porque te quiero y me quiero: Cero Pólvora Parcero", todo tendiente a evitar que las tragedias enturbien la celebración del reencuentro familiar de diciembre y año nuevo.

“Nunca me va a pasar”

Desde su rol como profesional en salud el Gerente de la sucursal de la Clínica Medilaser en Neiva, Mario Andrés Suaza Vallejo, sostuvo que la familia, en el caso de los  menores, peca por descuido,  “no están  poniendo el granito de  arena para que estos no sufran una quemadura”. Y en el caso de los adultos, “hay algo clave y es lo relacionado con la madurez en torno a que la pólvora no se debe manipular sino se está capacitado para ello”.

Pero, además, “lamentablemente el ser humano está acostumbrado a que mientras no le suceda algo a esa persona o su núcleo familiar, no aprende de las lecciones: aprende cuando a uno de la ha sucedido”, sostuvo. 

En ese sentido, el que las cifras no logren parar se debería también a la falta de cultura sobre abstenerse de hacer uso de este tipo de artefactos, pues las normas están. “Adquirir una cultura puede durar de cinco a 10 años, no es un tema fácil y no se adquiere de un año para otro”, dijo Suaza Vallejo.

Culpabilidad y miedo

El tiempo de sanación de las lesiones varía dependiendo de su grado de  complejidad, pero hay otras consecuencias  que pueden quedar de por vida. Las de primer grado con manejo de analgésico y curación basta, al cabo de 15 días el paciente puede estar recuperado. Hay unas más profundas que requieren de desbridamiento y otros procedimientos por cirujano plástico que puede durar dos y tres meses. “Pero también tristemente hay heridas, como amputaciones que realmente no van a curar nunca porque realmente la amputación queda, y es una marca de por vida”, sostuvo el Gerente.

Además, están las secuelas psicológicas que aunque son tratadas por profesionales para superar el duelo, tampoco logran desparecer completamente. “Normalmente en los menores es un suceso muy traumático; cuando hay eventos de pólvora no van a querer estar en ese lugar, el sonido les refuerza su incidente traumático”, manifestó el psicólogo Julián Eduardo Rojas Cano. 

“En el caso de los menores lo primero que experimenta la familia es culpabilidad que los hace sentir responsables de esa acción, ‘yo por qué no escuché lo que decía la gente’ ‘por qué no hice lo que decían los médicos’ ‘yo lo sabía’, etc.”, agregó.

Para el profesional, dar a conocer los testimonios de boca de quienes han padecido en carne propia estas patologías podría repercutir en la no repetición, por parte de sus semejantes. “La gente siempre aprende de los errores de los demás y el ejemplo es una ayuda que le permite a la personas interiorizar el daño que puede causar la pólvora. El ejemplo es un factor fundamental en este proceso de aprendizaje”.  

Concuerdan los profesionales en que prevenir este tipo de situaciones depende de cada persona y que la salud es tema de cada ciudadano.

Así se han comportado

Datos del Instituto Nacional de Salud revelan que el compromiso de muchos colombianos sigue siendo escaso. Y en el caso del Huila, fue uno de los departamentos donde más aumentó el número de quemados según el reporte del 2018, cuando además se registró un aumento de 6,4 % (74 casos más) en las lesiones por pólvora pirotécnica en comparación con 2017 en todo el país. El 36,2 % (447) de los afectados durante 2018 fueron menores de edad.

Hasta la semana epidemiológica 24, es decir entre el  30 de diciembre del 2018 y el 15 de junio del 2019, el sistema registró 486 casos de heridos por artefactos pirotécnicos. Esto en comparación con el mismo periodo del 2018 tuvo un aumento de 5,4 % (25 casos).  E igual que en el periodo anterior, la semana epidemiológica 1, entre el 30 de diciembre al 5 de enero, fue la de mayor notificación durante el primer semestre del año: en 2019 el 63,1 % (357) de los casos ocurrieron en ese periodo de tiempo.

La notificación de lesiones por pólvora pirotécnica ha mostrado tendencia al aumento en los últimos dos años. En el 2016, se notificaron 991 casos. En el 2017, fueron 1.159. Y en el 2018, la cifra fue de  1.233.

El patrón es el mismo cuando se analiza que las semanas epidemiológicas de mayor notificación durante 2017 y 2018 fueron la 01 (últimos días de diciembre y primeros días de enero),  y de la 49 a la 52 (mes de diciembre). En 2018 se observó un incremento adicional durante las semanas 45 y 46 (primeros días de diciembre).

En Huila, en los primeros días del año 2019 se registraron 28 casos; y para el 2018,  33.

En los seis primeros días de diciembre, son 10 menores y 24 adultos los que han acudido a un centro médico por heridas a causa de la manipulación de la pólvora.  Para el mismo periodo del año anterior, eran 26 adultos y 11 menores; 37 casos.

El porcentaje de adultos en estado de embriaguez (38%) que han resultado afectados ha aumentado a comparación con el mismo periodo de tiempo del 2018 (27%).

Cabe resaltar que un 21% de las personas lesionadas han sido solamente observadores y un 6% el transporte. Entre tanto, la manipulación directa fue la causante del 56% de los heridos.

Entre los tipos de patología se han registrado un 86% de quemaduras, 68% de laceraciones, 25% de contusiones y 7% han sido amputaciones.  Figura también que 14% han sufrido daños oculares y 7% daños auditivos.

Los totes, cohetes, luces bengala, voladores son algunos de los artefactos utilizados. Pero figura un 59% de implementos que no se han identificado.

Antioquia y Valle del Cauca registran el mayor número  de casos. 8 de los 12 casos se han registrado en Medellín, ciudad que lidera el listado de quemados. El Huila no registraba casos en diciembre hasta el cierre de esta edición.

Arremeter contra venta ilegal

Evitar la comercialización ilegal y velar por las demás normas que regulan el uso, almacenamiento y transporte,  es también uno de los objetivos de la Policía Nacional.

La institución lanzó la estrategia ‘Siete deseos navideños’: pólvora, solo en manos de expertos; seguridad vial, seguridad ciudadana, vacaciones tranquilas, que el licor no empañe las fiestas, protección de flora y fauna y productos navideños.

Son 35.000 los uniformados comprometidos de manera directa con las actividades de fin y comienzo de año, quienes adelantarán controles con énfasis en las ciudades y municipios no autorizados para la venta y utilización de pólvora y para identificar y desmantelar fábricas clandestinas.

Además, entregó una serie de recomendaciones a todos los colombianos.

Recomiendan las autoridades

  • Por ningún motivo permita que los menores de edad y personas en estado de embriaguez manipulen pólvora. Absténgase de tener contacto con estos elementos si no es un experto en su utilización, ya que puede resultar herido y afectar a otras personas.
  • Si por alguna circunstancia un niño o adulto resultan quemados, llévelos de inmediato al centro asistencial más cercano. Lo más importante es la salud.
  • En caso de ser menor de edad, el Instituto Nacional de Salud (INS) notificará el caso a los defensores del ICBF o los comisarios de familia que, como autoridades administrativas, verificarán los derechos del afectado.
  • Si asiste a un espectáculo de juegos pirotécnico, verifique antes que es organizado por profesionales y acate las normas de seguridad.
  • Si tiene conocimiento de fabricación ilegal o transporte inadecuado de pólvora, informe a la línea 123.

Papás en alerta

Cuando se detecte vulneración de derechos del menor de edad lesionado con pólvora, el defensor de familia o comisario dará apertura al Proceso administrativo de restablecimiento de derechos y dictará las medidas a que haya lugar, Informó el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, (ICBF), tras lanzar su campaña de prevención.

Dada la situación, la autoridad administrativa podrá interponer la denuncia penal en contra de los representantes legales del menor de edad. Y en caso de fallecimiento, la autoridad administrativa deberá denunciar los hechos ante las entidades judiciales e iniciar la atención psicológica y social a la familia del menor de edad fallecido, al tiempo que realizará la verificación de derechos de los otros niños que se encuentren en el núcleo familiar, sí los hay.

Es competencia de las autoridades iniciar los procesos sancionatorios a los padres o representantes legales, que van desde una sanción civil como talleres comunitarios, tareas de prevención y atención emergencia, o una sanción pecuniaria que implica el pago de hasta 5 salarios mínimos legales vigentes.

Según INS, durante el periodo de vigilancia epidemiológica entre 1 de diciembre de 2017 y el 14 de enero de 2018, se registraron 299 niños, niñas y adolescentes lesionados con pólvora.

La mayoría de los casos se presentaron en Antioquia con 49 víctimas. Le siguen Valle del Cauca con (37) casos, Cauca (23), Bogotá (19), Caldas (16), Córdoba (14), Nariño (13), Sucre (13), Cundinamarca (12), La Guajira (12), Bolívar (11), Norte de Santander (10), Atlántico (9), Tolima (9), Cesar (8), Magdalena (7), Boyacá (5), Caquetá (5), Santander (5), Putumayo (5), Risaralda (5), Huila (4), Arauca (2), Quindío y un caso en Meta.