<ins data-revive-zoneid="2" data-revive-id="e0f695b1b9e71c7e090345072026c701"></ins>
martes, 25 de julio de 2017
 
OPINIÓN/ 1970-01-01 12:00

¿Hasta cuándo?

Escrito por: Editorial | julio 17 de 2017

La sociedad huilense se encuentra bastante preocupada por la cantidad de obras inconclusas y de mala calidad, que se encuentran a lo largo y ancho del territorio, donde se han ejecutado millonarias inversiones del presupuesto nacional, que se nutre de los impuestos que pagamos con mucho esfuerzo al erario los colombianos y que se han despilfarrado por algunos ordenadores de gasto, que no les interesa el bienestar de las comunidades, sino, fortalecer sus intereses económicos y politiqueros en el momento que ocupan dichos cargos. En los despachos judiciales se encuentran todos los expedientes relacionados con las investigaciones que han adelantado los organismos de control y de las quejas formuladas por las personas que se han atrevido a formular denuncias y que ejercen el verdadero control social ciudadano. Pero que tristeza y que decepción se percibe en el común de la opinión pública. Hasta la fecha no se conoce el primer resultado de dichas denuncias. En algunas ocasiones, esperan que se venzan los términos y en otras esperan que sucedan otra clase de situaciones, que buscan ocultar y sepultar las investigaciones, para dejar en limpio a dichos servidores públicos, quienes burlonamente y con un cinismo descarado, salen a expresar a la opinión pública que son inocentes y que no tuvieron responsabilidades, de tales esperpentos de obras que se encuentran sin terminar.
Uno de los mayores problemas que presenta la contratación estatal, para desarrollar las obras de infraestructura, es la corrupción administrativa que se ha entronizado en la mayoría de los actos contractuales. La población ha venido sufriendo el impacto negativo por la demora y por la mala calidad de las mismas y que en muchas ocasiones se convierten en elefantes blancos, creando una imagen negativa en la gestión de sus gobernantes, que se ven envueltos en las investigaciones que adelantan los organismos de control. Somos testigos los colombianos, de grandes iniciativas de desarrollo de infraestructura, que han quedado sin terminar y que no encuentran una respuesta sensata y responsable de los servidores públicos, que han tenido la responsabilidad de firmar dichos contratos. En una excelente crónica realizada por el periodista de esta Casa Editorial, César Escallón, el día anterior en la edición dominical, desarrolló una crónica sobre “La corrupción en el Huila y sus Elefantes Blancos”. Se hace una radiografía al detalle, de todos los casos de corrupción que se han venido presentando en el departamento, durante las últimas dos décadas. Las comunidades han sido las afectadas y es indignante, que las obras que se han construido con recursos públicos están sin terminar y actualmente se encuentran abandonadas. Además, con sobrecostos incluidos en sus presupuestos, se niegan a desaparecer del ámbito cotidiano. Esperamos con ansiedad de los organismos de control, resultados de las investigaciones. No permitan ustedes, que se roben descaradamente los dineros públicos.     

Comentarios