domingo, 22 de septiembre de 2019
Economía/ Creado el: 2019-07-17 12:06 - Última actualización: 2019-07-17 12:06

“Huila fue de los primeros productores de crudo en el país”

Luis Miguel Morelli, presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), estuvo recientemente en Neiva participando en un Comité Regional para la Gestión Sostenible del Sector de Hidrocarburos. Después de la jornada habló de los pormenores que se trataron y también del impulso que el presidente Duque desea darle al sector.

Luis Miguel Morelli, presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH).

Escrito por: Redacción Diario del Huila | julio 17 de 2019

Fausto Manrique
Diario del Huila, Neiva

¿Cómo ha cambiado el proceso de asignación de áreas?

Este es un proceso en donde nosotros hemos cambiado. El proceso de asignación de áreas ahora es permanente. Antes se ofrecían unas áreas por cuencas y bloques específicos. Aquí estamos abriendo el mapa de tierras, que autorizamos el año pasado, diciéndole a las empresas que presenten sus solicitudes de incorporación de áreas de manera libre. Nosotros depuramos esas áreas y ya recibimos 38 solicitudes de incorporación de áreas de las cuales, en estos momentos, identificamos 27 bloques que queremos ofrecer y que estamos en el cumplimiento del procedimiento de coordinación y concurrencia que ordenó la Corte Constitucional en la sentencia SU095.

¿Qué dijo la Corte Constitucional?

La Corte dijo  que no procedían las consultas populares pero hay que hacer una coordinación y concurrencia nación-territorio y es lo que hicimos en el Huila la semana pasada: le presentamos los bloques al gobierno departamental y a los gobiernos municipales de Neiva y Tello.

Vale la pena recordar que este es un bloque no muy grande, es de más o menos 10.00 hectáreas de superficie (muy pequeño para la media petrolera), está ubicado entre los municipios de Tello y Neiva. Nosotros les presentamos la ficha técnica, social y ambiental al señor gobernador del Huila y a su equipo de trabajo.

¿Estas reuniones de coordinación y concurrencia no hacen lento el proceso de exploración y producción?

Ese trabajo, específicamente va por un lado pero ya nosotros reactivamos la industria petrolera mediante la celebración de, primero, cinco contratos de exploración y producción costa afuera que van a permitir una inversión muy importante en pozos de aguas profundas y ultraprofundas.

¿Qué empresas se interesaron por la exploración off shore?

Pudimos traer empresas de talla mundial, las más importantes del mundo en exploración costa afuera. Estas inversiones son muy cuantiosas. En los cinco contratos hay comprometidos 900 millones de dólares en inversión. Eso sólo para off shore y sólo cinco contratos. De manera que es un monto muy alto y el riesgo también es muy alto. Son empresas como Exxon Mobil, Shell, Repsol y Ecopetrol los que firmaron los contratos y esas compañías entrarán ya a hacer las inversiones en exploración, que son muy importantes.

¿De qué otra manera están reactivando el sector de hidrocarburos?

Con esos cinco contratos abrimos la línea exploratoria costa afuera. Esa fue una línea que abrimos pero también ofrecimos a comienzos de año, en febrero, 20 bloques de los cuales recibimos 19 ofertas para 11 de ellos, que fueron adjudicados en días pasados y los medios registraron la noticia de los primeros cuatro contratos que hemos firmado de esos 11 bloques, uno con Hocol y tres con la unión temporal Hocol-Geopark que son los que van a trabajar en Cordillera 9, que es un contrato que tiene jurisdicción en el departamento de Tolima y tres más que están en los Llanos Orientales (Llanos 86, Llanos 87 y Llanos 104) que son los primeros de ese proceso permanente de asignación de áreas. Firmaremos el resto de esos 11 contratos en el transcurso del mes hasta completar 16 y en septiembre estaremos ofreciendo 50 nuevos bloques para completar 70 de oferta este año.

¿Por qué en el gobierno anterior no hubo esta dinámica?

Esperamos que de estos 70 bloques que estamos ofreciendo podamos firmar unos 40 contratos y podamos consolidar la reactivación de la industria petrolera puesto que por más de cinco años el gobierno colombiano no ofreció áreas, ni bloques, ni hubo procesos. Es una situación difícil de explicar pero es un tema relacionado con el gobierno anterior y nosotros sabemos que es necesario revertir esa situación porque las reservas en el país se han venido consumiendo, las de crudo y gas, pero no fueron incorporadas más reservas porque no hubo contratos de exploración y producción que puedan reponer esas reservas que nos estamos consumiendo.

¿A cuánto ascendían las reservar de crudo el año pasado?

El año pasado terminamos con 1958 millones de barriles de reservas y la nueva forma de adjudicación de áreas del gobierno del presidente Duque apunta a que podamos nosotros comprometer 3000 millones de dólares en inversión, tanto costa afuera como continental y podamos, teniendo éxito estos proyectos en el margen que normalmente tiene Colombia (30 %), incorporar unos 2000 millones de barriles de nuevas reservas.

Si ahora mismo son 6,2 años de autonomía con 1958 millones de barriles, adicionaríamos siete años más a las reservas del país. Eso, desde luego, es un proceso porque apenas estamos firmando los contratos, hay que esperar que se hagan los trabajos exploratorios y que tengan éxito pero había que revertir esa tendencia firmando nuevos contratos y asegurando inversión de las empresas, que es un capital de riesgo muy alto.

Sobre la subasta en donde participaría el bloque ubicado entre Tello y Neiva, ¿qué características tiene?

Habría que ver si corresponde al crudo típico que se produce en el Huila pero se espera que sea un crudo mediano que pueda ser transportado en los oleoductos. Esa es la esperanza que se tiene pero apenas estamos sometiéndolo al procedimiento de coordinación y concurrencia que ordenó la Corte Constitucional. Después lo ofreceríamos y no sabemos si finalmente a los inversionistas les atrae el bloque y deciden competir por él.

¿Cuántas empresas hay hasta el momento interesadas en participar en la subasta de septiembre?

En este momento hay 23, entre empresas y grupos económicos, registrados y habilitados para participar en la subasta, que ya se hizo en la primera fase con los 20 bloques y faltan los otros 50 que entregaremos en septiembre.

¿Por qué el Huila ya no es importante en la producción de petróleo?

En el Huila se redujo la inversión en exploración y en el desarrollo de los campos. Son campos muy maduros, Huila fue de los primeros productores de crudo en el país, entonces los campos que hay son muy antiguos de los que se han extraído todas las reservas.

¿Hay forma de reactivar la industria en la región?

Sería importante analizar si se puede hacer una recuperación secundaria que se lleva a cabo con cierta tecnología y con inversión importante pero depende mucho del apetito de los inversionistas y de que Ecopetrol, que es la empresa que tiene todos estos campos, permita que otros inversionistas vengan a acompañarla en esos proyectos.

Hay grupos ambientalistas y candidatos a corporaciones públicas que han enfilado baterías contra la industria de hidrocarburos como eslogan de campaña, ¿cómo contrarrestan esto?

En ese aspecto nosotros estamos trabajando con la estrategia territorial de hidrocarburos de la ANH en donde estamos haciendo presencia en las regiones. Ya tenemos representantes de la ANH  en 11 departamentos que están sirviendo de enlace entre las empresas, las autoridades municipales y la comunidad. Así mismo estamos haciendo mucha pedagogía mostrando cuál es el real impacto de la industria petrolera.

Sabemos que hay movimientos ambientalistas extremos que se oponen a la actividad petrolera, exploración y producción; sabemos que puede haber un componente político pero también sabemos que el grueso del país entiende la necesidad que tiene de invertir este capital de riesgo que no lo invierte el Estado colombiano sino que lo arriesgan los inversionistas nacionales y extranjeros. Si no hay descubrimientos de crudo esos recursos los pierden ellos, el país no pierde nada y si se descubre las utilidades son compartidas. Es un gana-gana para el país y a su vez, nosotros estamos desde la ANH, así como la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) y el Ministerio de Ambiente haciendo un seguimiento muy estricto para que se dé cumplimiento a los más altos estándares de operación petrolera a nivel país como lo tienen las empresas en cualquier parte del mundo.

¿Qué tan estricto es el seguimiento que se hace a los proyectos de exploración y producción?

Hay un seguimiento preciso y es estricto. Las licencias son, para mi opinión, demasiado estrictas puesto que implican unas obligaciones muy onerosas pero finalmente ha sido muy bueno porque ello ha permitido que aquí se apliquen los más altos estándares de la operación petrolera mundial para que haya protección del medioambiente y respeto a las comunidades vecinas.

¿Con toda esta dinámica, cuánto aspiran a recibir en regalías, impuestos e inversión?

Por ahora no podemos hacer ese cálculo con mucha precisión porque esta es una especie de lotería donde se compra la boleta pero no se sabe si se va a ganar. En la industria petrolera colombiana el factor de éxito no supera el 30 %. Es decir, de 10 pozos que se perforan sólo tres salen productores y hay que ver qué reservas pueden descubrir y qué producción podría tener. No es fácil hacer ese cálculo.

Lo que sí podemos decir es que con los 3000 millones de dólares a los que le estamos apuntando en inversión extranjera para la industria del petróleo y gas en Colombia vamos a generar empleo, vamos a generar un circulante a las ciudades con la compra de bienes y servicios en donde se establezcan los proyectos petroleros y como son en gran parte del país se va a impactar positivamente la economía de varios departamentos. Es una distribución muy importante de recursos destinados al riesgo exploratorio pero que de dar resultado seguramente vamos a tener una capacidad muy importante de producción.

¿Somos más competitivos que los vecinos?

Yo creo que a eso es a lo que le estamos apuntando: a esa reactivación, a traer el dinero con el que los inversionistas juegan en el mundo como capital de riesgo y lo pongan en Colombia. Por eso queremos ser los más competitivos de la región frente a México, Perú, Argentina y Brasil. Venezuela, por su situación política, no es competencia.

En la reunión que tuvo en Neiva la semana pasada, ¿qué le dijeron los asistentes? ¿Muchas quejas de la comunidad?

Hubo manifestaciones de dificultades en la contratación del personal de mano de obra calificado y no calificado; se quejan del sistema que se está adoptando y el Ministerio del Trabajo con sus representantes ya va a intervenir de manera directa y va a acompañar esos procesos. Esta entidad hará la supervisión de la contratación de la mano de obra porque a veces cuando se confía 100 % en una junta de acción comunal a veces aparecen sorpresas en el sentido que el personal que se contrata no es de esa región. Hay que darle cumplimiento estricto a las normas del Ministerio del Trabajo y en esto es muy importante la forma como trabajamos estos comités porque aquí viene un representante del Ministerio del Trabajo y ya los estamos involucrando en estos procesos.

Antes, estas carteras no se involucraban porque se dejaba a la libre determinación de las empresas, que son privadas, pero vamos a trabajar para que se haga ese seguimiento. También hubo quejas, de las empresas, por las demoras en las licencias ambientales; dificultades en superficie; conflictos sociales; estamos tratando de solucionar esa conflictividad social que puede surgir en las áreas de interés para los proyectos de perforación y desarrollo petrolero en esta región.

Usted decía hace un momento que Venezuela en este momento no es competencia en materia de hidrocarburos, ¿Colombia está aprovechando esa coyuntura para vender más a EE. UU.?

Hay dos aspectos muy importantes para recalcar. Uno, Venezuela tiene más de 300.000 millones de barriles de reserva, es decir, tiene petróleo para toda la vida mientras que Colombia tiene petróleo para sólo 6,2 años. Sin embargo, el mes pasado ese país tuvo una producción que no superó los 750.000 barriles diarios mientras que nosotros estamos en un promedio de 892.000 barriles diarios.

Hoy, un país como Colombia, que no tiene ni el 1 % de las reservas de Venezuela está produciendo más petróleo que ellos.

¿Qué ha sucedido?

La “dieta” de las refinerías en EE. UU. Estaba basada en el crudo pesado de Venezuela y en Colombia ese crudo lo castigaban en precio. Como hoy hay escasez de ese petróleo, entonces nos están pagando un “premium” por ese crudo que por ser pesado y por ser más difícil de tratar tenía un menor precio. Eso es producto de la disminución de la producción en Venezuela. Ellos eran un país que en 1999 estaban produciendo 3,3 millones de barriles diarios, iba camino a producir 5 millones de barriles diarios y hoy está en 750.000 barriles diarios.

Eso le da la oportunidad a Colombia no sólo de atraer el capital de inversión que no puede ir a Venezuela sino que el crudo que produce Colombia se lo paguen mejor.