martes, 15 de octubre de 2019
Primer Plano/ Creado el: 2019-05-21 12:51

“Me pueden dejar morir la niña ahí”

Ashley Tatiana Perdomo Jiménez, de cuatro años de edad, permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario de Neiva Hernando Moncaleano Perdomo, a la espera de un traslado a un centro médico donde le realicen una intervención quirúrgica de urgencia. El hospital no dispone de microscopio quirúrgico para la realización del procedimiento y por ende están a la espera de la autorización de su EPS Medimás.

Ashley Tatiana Perdomo Jiménez, menor de 4 años que permanece en el Hospital Universitario de Neiva.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | mayo 21 de 2019

Caterin Manchola
Diario del Huila, Neiva

Más de dos semanas ha estado esperando por un traslado “a donde sea, pero que la atiendan”, Ashley Tatiana Perdomo Jiménez, quien permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario de Neiva.

La niña de cuatro años de edad fue transportada desde su vivienda en la vereda San Miguel, en Garzón, hacia la capital del Huila, en busca de prontas soluciones y respuestas a su problema de salud. Pero con el paso de los días y sin recibir el procedimiento adecuado, ha comenzado a perder también la movilidad de su lado derecho del cuerpo y  su estado de ánimo va en declive.

Narró su madre, Narly Tatiana Giménez Artunduaga, que fue remitida al Hospital Universitario de Neiva Hernando Moncaleano Perdomo, el pasado 4 de mayo  y “es el día de hoy que estoy esperando una remisión pero no ha salido aún”.

Manejo de urgencia

El análisis que figura en la historia clínica indica que la paciente “tiene una lesión quística de tallo cerebral”, y que en palabras técnicas “impresiona posibilidad de astrocitoma quístico; en el momento sin hidrocefalia”.

Más adelante explica que una vez revisado el caso “consideramos que la paciente requiere manejo quirúrgico de urgencia”, pero el Hospital no dispone de microscopio quirúrgico para la realización del procedimiento. Y precisa que se hace necesaria la remisión “como urgencia vital, dado el riesgo de deterioro neurológico” de la pequeña Ashley Tatiana Perdomo Jiménez.

Para su madre lo anterior se traduce en que “tiene un quiste en el tallo cerebral, el cual requiere una cirugía supremamente urgente y es vital. Fue diagnosticada aquí en Neiva cundo le hicieron una resonancia”.

Se complica

Ese quiste va a ir creciendo y “ella va a quedar inmóvil o puede comenzar a convulsionar”, dijo. “No la han trasladado y eso es directamente con Medimás, porque la cirugía es muy costosa”, señaló.

“Me pueden dejar morir la niña ahí”, sostuvo. Al ver que la condición de su hija no mejora, no es tratada como debería y en cambio su patología se agrava, mencionó que ya han acudido a la Supersalud y Personería, pero aún no les ha dado resultados.

La pequeña, que nunca antes había estado enferma según su madre, solo recibe cuidados  paliativos en el Hospital.  

“Ella se encuentra muy débil. Cuando yo la entré tenía toda la parte derecha inmóvil, pero ahora está ya perdiendo la parte izquierda. O sea tiene más dificultades a causa de eso, según dicen los médicos”, dijo la mamá.

Narly Tatiana Giménez Artunduaga, madre de Ashley Tatiana.

Una niña enérgica

También mencionó  que Ashley Tatiana cursa preescolar en la vereda donde vive, que era enérgica, tiene muchos conocidos y amigos quienes le han manifestado su apoyo por medio de sus padres.  Y esperan que se recupere pronto para volver a jugar en la escuela.

Pero entre tanto siguen pasando los días y aún no se sabe a qué lugar del país sería el traslado, ni cuándo.

No obstante,  la situación de  esta familia es similar a la de muchas otras personas que están a la espera de una remisión, medicamentos o atención, según relató Giménez Artunduaga.

“No solamente yo estoy peleando, está peleando mucha gente. El veedor de salud vino el sábado por la tarde y dijeron que ayer – el domingo- la trasladaban a las tres de la tarde y aún no ha salido nada”, dijo. Al cierre de esta edición aún no se daba.

Por su parte la Personería de Neiva, informó que ayer en horas de la mañana fue radicada una acción de tutela y para hoy se espera el pronunciamiento por parte del juez.

Señaló finalmente la madre de Ashley Tatiana, que otras personas que permanecen a la espera y que “le anulan las citas, los exámenes, las cirugías, porque no hay convenio”.

Más casos

Este es el tipo de conversaciones comunes que tienen entre sí los padres de familia de la Unidad de Cuidados Intensivos. Aunque aclaran que el personal del hospital se esmera por brindar la mejor atención, pero que los procesos “no conocen de enfermedades, ellas avanzan”, dijo Fredy Amaya Barreto.

El padre de familia, que también tiene su hijo de 9 años de edad hospitalizado, manifestó que “la situación que yo veo acá es que prácticamente están jugando con la salud de los niños”.

Sostuvo que los trámites, procesos y protocolos, pueden dificultar la atención, pues “los médicos no pueden hacer un procedimiento hasta que las EPS autoricen; entonces ese lapso de tiempo la enfermedad avanza y el paciente se agrava más”. Por falta de camas o cupos deben esperar, agregó.



Por su parte la Personería de Neiva, informó que ayer en horas de la mañana fue radicada una Acción de Tutela y para hoy se espera el pronunciamiento por parte del juez.

Leucemia con acetaminofén

Sostuvo que en su caso particular, a su hijo Alejandro le fue diagnosticado leucemia, en un principio solamente le dieron una fórmula donde se le recetaba acetaminofén.

“Si los sistemas persisten tráigalo dentro de ocho días. Imagínese, que ‘dentro de ocho días tráigalo’”, dijo.

Señaló que en el Hospital, todos concluyen en que están prácticamente “dejando morir” a los niños y niñas que sufren de alguna patología.

“Simplemente por unos procesos y protocolos que supuestamente los médicos tienen que cumplir”, expresó.

Además, resaltó que dentro del Hospital hay voluntad por parte de las enfermeras y médicos, pero que son los procesos el “cuello de botella”.

Esperando quimioterapias

También mencionó el caso de un niño quien requiere unas quimioterapias, pero lleva más de 10 días esperando, “porque el medicamento que no está, que no se lo mandan”.

“¿Usted se imagina un niño que tenga que tener quimioterapia y deba esperar más de 10 días? Cuando la enfermedad comienza a hacer metástasis”, cuestionó.

En lo que va del presente año han sido interpuestas 15 acciones de tutela por parte de la Personería de Neiva, por procedimientos quirúrgicos.

“Con todas las EPS hay problemas con eso”, dijo el personero de Neiva, Óscar Zúñiga. “Hay cosas que no están en el plan de beneficios, entonces ellos  - las EPS- dilatan el proceso porque no pueden hacer un recobro. Ellos para salvaguardar su inversión lo hacen por medio de un fallo de un juez que ordene el recobro, y si la tutela no sale con recobro pues tampoco lo hacen”, agregó.



La familia reside en la vereda San Miguel, en Garzón.

Sanciones

Pero estos incumplimientos y vulneración de derechos no solo se registran en Neiva. Tras los incumplimientos de garantizar el pleno derecho a la salud, la Superintendencia de Salud ha interpuesto millonarias multas contra varias EPS.

Algunos de los nombres que con frecuencia se repiten en ese listado de sancionadas son la Nueva Empresa Promotora de Salud, Famisanar, Capitalsalud, Cruz Blanca, Caprecom, Coomeva, Servicio Occidental de Salud, Sanitas, Saludvida, Saludcoop y Cafesalud.

Los usuarios, en especial los enfermos con cáncer y las mujeres embarazadas, han sido los más damnificados por las deficiencias de las entidades que no garantizaron el servicio. El caso de Saludcoop, que acumula más de $6000 millones en multas, refleja la dramática radiografía de los pacientes colombianos que mueren esperando una cita médica o el traslado a una clínica.

Saludcoop, en liquidación por malos manejos, lidera el ranking de las multas más altas fijadas por la Supersalud.

Mal servicio

Las investigaciones de las autoridades iniciaron después de que cuarenta ciudadanos y organizaciones se quejaron por el mal servicio. Entre los casos denunciados estuvieron el de un niño con leucemia a quien le negaron medicamentos, el de un menor que murió en urgencias sin explicación alguna y el de un bebé que falleció en el parto debido a que su madre no fue atendida a tiempo.

Los médicos le ordenaron a esta mujer que se fuera a su casa y que no volviera a la clínica a menos que rompiera fuente o tuviera contracciones más seguidas. La instrucción fue dada el mismo día que supuestamente debía nacer el bebé, según las ecografías realizadas.

Después de Saludcoop, está Medimás. Investigaciones de la Supersalud han evidenciado que la entidad no responde oportunamente quejas, reclamos y denuncias de sus usuarios y no tiene una red de servicios de salud en todo el territorio nacional. Y miles de solicitudes, por ejemplo, no habían sido resueltas y representaban un riesgo para la vida de los pacientes. La EPS tampoco suministró oportunamente medicamentos e insumos a usuarios.