jueves, 22 de octubre de 2020
Neiva/ Creado el: 2020-06-17 09:37 - Última actualización: 2020-06-17 09:38

¡Menos plantones y más festejos por la vida!

Indignación, rechazo y dolor por los últimos feminicidios registrados en medio del confinamiento, unió tanto a organizaciones como a sociedad en general a un plantón y marcha. Los manifestantes expresaron que las instituciones deben comprometerse a atender y brindar justicia a las mujeres víctimas de este flagelo, con el fin de prevenir las violencias de cualquier tipo.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | junio 17 de 2020

Ayer con motivo de rechazar los feminicidios registrados durante la cuarentena, especialmente al último registrado, el de Yudi Fernanda Pérez, secuestrada, abusada y cruelmente golpeada por su pareja sentimental, Mario Alberto Trujillo Bernal; se realizó un plantón frente a las instalaciones del Palacio de Justicia de Neiva con el fin de exigir contundentes medidas contra este hombre y a su vez rechazar los actos violentos que reciben las mujeres diariamente.

El plantón y marcha

Organizaciones de mujeres, ciudadanía, Personería de Neiva, Administración Municipal, entre otras entidades, acompañaron a familiares de Yudi Fernanda y alzaron su voz de rechazo por los tres feminicidios registrados durante el confinamiento obligatorio decretado a nivel nacional, debido a la pandemia covid-19.

El plantón pasó a ser una marcha pacífica, armonizada con cantos, carteles y velas, la cual llegó hasta las instalaciones de la URI de la Fiscalía General de la Nación, donde se especulaba que allí se encontraba Mario Bernal.

“Una vez más, la violencia contra las mujeres se ensaña en el Huila. Una vez más, los medios de comunicación registran la vida de mujeres que fueron arrebatadas por feminicidas. Y una vez más, desde las calles alzamos nuestra voz denunciando con repudio, las muertes sistemáticas de una pandemia más letal que el covid, la pandemia de las violencias de género”, expresaron las organizaciones de mujeres en medio del repudio y el dolor.

Familiares de Judy exigen justicia



La madre de Yudi, Paola Uribe Cardozo, expresó su indignación y dolor por la forma tan vil como le fue cegada la vida a su hija y exige a las autoridades actuar con celeridad, para que este caso no quede como muchos otros, en la impunidad.  

“Estamos reclamando hoy para que haya justicia y que caiga todo el peso de la ley sobre esta persona. Él no tenía que hacerle esto a mi hija, ella estuvo con Mario para que dejara las drogas y le paga con esto. ¡No es justo!”, manifestó Paola.

Asimismo, pidió a las autoridades involucrar en el proceso judicial que se adelanta por el caso de su hija, a la familia de Mario Beltrán.

“Son unas personas sin corazón y sin sentimientos, porque de no ser así, no hubieran permitido que su propio integrante de la familia hiciera esto con una niña, que de verdad hizo todo por ayudarlo; lo prefirió por encima de mi”, expresó la madre de Yudi.

Cifras disparadas

Esta manifestación también se realizó para exigir justicia por los dos casos de mujeres asesinadas en medio del confinamiento; en San Agustín, Elida Amanda Pérez Irua de 39 años y en Neiva, Cindy Vanessa Piña Oyola, de 23 años.

“Las cifras se han disparado, las autoridades reportan que a la línea de atención para denunciar hechos de violencia doméstica creció hasta 140%, situación que debió prender todas las alarmas institucionales, ante el riesgo inminente al que están expuestas en estos momentos decenas de mujeres en el departamento y el país”, indican.

Celeridad

Las activistas y defensoras de los derechos humanos de las mujeres de Neiva exigieron celeridad en las investigaciones y para que los asesinos sean imputados bajo el delito de feminicidio, que de acuerdo con la Ley 1761 de 2015 no tendrían ninguna posibilidad de rebaja en la pena.

“Así mismo, en los casos donde se hayan involucrado terceros, que por acción u omisión permitieron el asesinato, sean también investigados y en caso de probarse su responsabilidad sancionados por la ley. Sabemos que actualmente integrantes de la familia de Yudi están sufriendo de amenazas por hacer público el caso en medios de comunicación, por lo cual, las autoridades deben brindar todas las medidas de protección para garantizar su derecho a exigir justicia”, afirman.

¿Acciones?

A su vez, expresaron que, cada vez que ocurre un hecho como estos, las voces de rechazo no se hacen faltar, sin embargo, las estadísticas demuestran que hasta que no se tomen medidas efectivas el panorama de violencia sistemática contra las mujeres seguirá presente.

“Nos preguntamos, ¿qué acciones quedaron priorizadas para el cumplimiento de la Política Pública Departamental (Acuerdo 013 de 2013) y Municipal de mujeres de Neiva (Acuerdo 024 del 2017)? ¿Cuál es el presupuesto que quedó destinado para atacar esta pandemia en sus planes de desarrollo? ¿Por qué siendo uno de los departamentos con más víctimas a nivel nacional seguimos sin una casa de atención a las mujeres víctimas? ¿Por qué persisten las fallas en la ruta de atención institucional?  Éstas y otras muchas acciones contempladas para su obligatorio cumplimiento, siguen siendo postergadas por los gobiernos de turno, que como instituciones que representan el Estado colombiano, tienen la responsabilidad principal de proteger los derechos de todas las mujeres”.

Exigen justicia por las tres mujeres asesinadas en medio del confinamiento.


Las mujeres opinan

Mujeres activistas que diariamente luchan por los derechos de las mujeres, manifestaron su indignación, pero a su vez, pidieron a las autoridades actuar y hacerle frente al flagelo de la violencia de género.

Nataly Quintero

“Yudi no solamente fue un feminicidio, ella previamente sufrió secuestro, tortura, violencia sexual, y no es el único caso. Desafortunadamente en el Departamento del Huila, después de tantos años de lucha, seguimos registrando las cifras más altas de violencia contra las mujeres en el país. Necesitamos que más allá de las palabras, las instituciones se comprometan con presupuesto y tengan la capacidad de atender a las mujeres, así como también brindar justicia, para que no solamente estemos llorando a las mujeres sino para que se prevengan las violencias”.

Sandra Arrieta

“No podemos permitir ningún tipo de violencia y mucho menos contra las mujeres, porque somos seres de paz, de luz, de amor, nosotras damos vida y no es justo que este tipo de actos se estén presentando en las ciudades y en nuestro departamento, de manera repetitiva. La sociedad sigue de manera pasiva, esquiva, haciéndose como lo que no es conmigo y resulta que esto es un problema que a todos nos atañe y duele. La recomendación que hago a las personas es que, si ven o escuchan actos violentos, denunciemos, perdamos el miedo, quítense ese abrigo. No tememos que estar haciendo plantones cuando debemos estar festejando por la vida”.