jueves, 15 de noviembre de 2018
Neiva/ Creado el: 2018-02-01 10:14 - Última actualización: 2018-02-01 10:15

“No hay limitaciones cuando tenemos sueños y queremos algo en la vida”

La primera pareja invidente en crear una fundación para personas con condición de discapacidad, habla acerca de cómo ha sido su formación académica y profesional.

Escrito por: Caterine Manchola | febrero 01 de 2018

Karen Lorena Lesmes Medina, educadora especial de niños en condición de discapacidad visual y Andrés García, especialista en derecho constitucional, son novios desde hace cuatro años y ambos son la primera pareja de invidentes en crear una fundación en Neiva.  

“Hay que ver la discapacidad como una oportunidad”

Lesmes Medina ha sido una mujer guerrera desde antes de nacer. Su madre la dio a luz  con solo siete meses de gestación y fue diagnosticada con retinopatía prematura. Ha sido ciega toda su vida.

Andrés García, por su parte, cuenta que es invidente a causa de una bala perdida que lo sorprendió el día se sus cumpleaños. «Mis familiares solo escucharon un disparo y luego yo caí tendido al suelo. Cuando desperté en el hospital me informaron lo que había sucedido. El médico dijo –va a vivir, pero quedará ciego el resto de su vida-. Pero también perdí el olfato».

«Eso fue hace 18 años, duré un año haciendo el duelo porque creí que no iba a poder vivir así, creía que era imposible. Después fue prácticamente volver a comenzar de cero».

“No hay límites para los sueños”

Karen Lesmes, dijo que la base para salir adelante es fruto de la buena educación que le ha dado su familia.

«Me ayudaron a aceptar que tenía una discapacidad y debía salir adelante, desde muy pequeña me enseñaron que no era una limitación y debía prepararme para ser alguien en la vida. Siempre ocupé el primer puesto de rendimiento académico en el salón, era la mejor estudiante entonces mis compañeros más que sentir lástima o rechazo por mi discapacidad, me admiraban, apoyaban y me convertí en un ejemplo a seguir.

La educadora estudió, entre otras cosas, Licenciatura de Lengua Castellana en la Universidad Surcolombiana y Licenciatura en Lengua Extranjera Inglés.

 

“Sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos”

Karen y Andrés, quien estudió derecho después de haber perdido la visión, se conocieron en Neiva cuando él la contactó para que ejerciera como profesora en su fundación ‘Ojos del Alma’.

«Yo estaba estudiando en Bogotá y a unas pocas horas de venirme para Neiva, pues ya había culminado los estudios,  recibí la llamada por parte de Andrés. Alguien le había hablado de mí; me comentó del trabajo y su proyecto de crear la fundación en la cual yo apoyaría. Estábamos en alguna clase de conexión porque yo también quería llegar y crear un centro de rehabilitación para personas en situación de capacidad visual», dijo la educadora.

«Llegué a su oficina y me ofreció ser instructora. Sentí mucha alegría porque fue la primera persona que creyó en mis capacidades», agregó.

«Me dieron buenas referencias de ella. Yo sentí mucha admiración, pues si una persona invidente podía hablar inglés, que es sumamente importante por ser el idioma universal, podía aportar a mi proyecto de capacitar a los niños o personas con esta misma condición especial. Cuando yo estudié, también me exigieron tres niveles de inglés, ahora son cuatro, por ende la profesora es imprescindible», explicó el abogado.

«Quise pensar en los chicos, además de ser docente, es un buen ejemplo para los niños, niñas y adolescentes con discapacidad visual», sostuvo.

El amor entre Andrés y Karen nació por una profunda admiración mutua, «yo pensaba que tenía esposa o hijos. –El doctor debe estar casado-, decía, jamás me imaginé estar con él, lo veía como inalcanzable. Pero a medida que pasaba en tiempo fuimos más amigos, resultamos enamorados y una vez, hablando por teléfono, me propuso que fuéramos novios».

«Me dio miedo decírselo de frente, y eso que no me ve», comentó alegremente Andrés.

Los dos comentaron cómo se sueñan e imaginan. Él dice que la recrea por medio de su voz, «uno aprende a diferenciar la verdad y la mentira, conoce a la persona». Lorena, por su parte cuenta que «uno escucha voces, y si hay pasos los escucha. Todo es por medio de los sonidos.  Los lugares, si son amplios o reducidos,  se aprenden a conocer por medio de los ecos de las ondas del sonido. Con el tiempo se va desarrollando más el odio».

Ojos del Alma

Los planes de la pareja son continuar con su fundación Ojos del Alma, encaminada a contribuir en la formación académica de personas que se encuentran en su misma situación.

«No hay limitaciones, cuando tenemos sueños y queremos realmente algo en la vida, estas no existen. La sobreprotección no es la manera de evitar los obstáculos. ¡Hay que luchar! Una discapacidad no es impedimento para lograr todo lo que nos proponemos».

Mensaje de Karen.

Teléfono de contacto 3208494524