domingo, 27 de septiembre de 2020
Farándula/ Creado el: 2020-09-16 12:14

“Toda mi vida soñé con hacer música”

Luego de tantos años de espera y de tropiezos, Eliana por fin decidió retomar su mundo de hacer música; escribir canciones y cantarlas siempre ha sido su sueño pero quizás nunca se enfrentó a realizarlo, hoy en día toca puertas a nivel regional y nacional para que todo el mundo conozca su música.

Luego de tantos años de espera y de tropiezos, Eliana por fin decidió retomar su mundo de hacer música.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | septiembre 16 de 2020

Catalina Durán Vásquez

“Soy una mujer que tiene claro que está loca; de las que corre descalza tras sus sueños y disfruta motivar a los demás a ir tras los suyos, que se asombra ante las simples cosas, y ama reírse a viva voz de lo más absurdo de la vida con quien tiene a su lado”. 

Eliana Rocío Charry Mosquera, una mujer de 32 años oriunda de la ciudad de Neiva toda su vida ha llevado la música en sus venas pues desde muy pequeña soñaba con hacer música, sus primeros 17 años los vivió en Neiva y los otros años de vida, los ha distribuido entre Ibagué, Santiago de Chile y Facatativá, la ciudad donde actualmente reside, aunque inicio estudiante Derecho, en segundo semestre supo que eso no era para ella, que de alguna u otra manera quería enfocarse en la música por eso ahora es licenciada en música, y espera iniciar con su carrera musical.

Eliana Rocío Charry Mosquera, una mujer de 32 años oriunda de la ciudad de Neiva toda su vida ha llevado la música en sus venas pues desde muy pequeña soñaba con hacer música.

“Inicié cantando en la salita de mi casa desde muy pequeña cuando hacía tareas y ayudaba a mi mamá con el oficio, pero cuando todos se iban porque me daba pena; luego, mis papás me regalaron una guitarra de cumpleaños a los 14, mi hermano me regaló unas clases para aprender a tocarla y empecé a cantar en el andén de mi casa como hobbies y ya, después del cole, cuando viví mi primer amor y tusa mundial respectiva, incertidumbres y sueños, a mis 17, empecé  a escribir canciones”, contó Eliana.

En el 2006, fue seleccionada como uno de los 4 actos que representaban al Huila en el Factor X; en este mismo año, ganó un concurso en Caracol Radio como locutora y al siguiente, se fue a estudiar música en el Conservatorio del Tolima. En el 2008, se presentó a ‘Se Busca Intérprete’,  un reality musical presentado en RCN, y fue seleccionada como representante del Pop Rock por Naty Botero; en el 2009, sacó su primera canción (Mentiras Perfectas) y ahí detuvo su carrera artística.

Ella más allá de encasillarse en un género musical, busca es aportar a la felicidad de las personas que la rodean.

“No me sentía preparada, me sentía muy insegura y con poca experiencia; los miedos, mi cabeza me decía “si no sabe, para qué lo hace, no se arriesgue, estudie” sentía que primero debía terminar mi carrera… y bueno, sucedió que el tema lo fui aplazando porque primero debía terminar esto, luego lo otro, y así fue que una vez terminé mi licenciatura, hice una especialización, después me fui a Chile a hacer una maestría, regresé porque pasé el concurso docente y de repente ya de profe, cumpliendo el sueño de la estabilidad llegó el 2019 y en el municipio donde trabajo convocan a un concurso intercolegiado para celebrar el día del agua, teníamos pocos días, no encontraba una canción que representara lo que queríamos decir, así que retomé lo que había dejado de hacer hacía muchos años, volví a escribir una canción; se las mostré a mis estudiantes les encantó, así que nos presentamos con ésta y ganamos, y finalizando ese año, les comparto una canción mía a las niñas de once, y ellas mismas deciden cantarla para finalizar el año escolar porque se sentían representadas y así fue como con varios, “uff, profe, usted debería sacar su música, usted canta y escribe muy bien” de mis estudiantes me animo a desempolvar de nuevo mis canciones , a escribir otras y digo… pues, si… hagámosle! Y aquí estoy… aún no se mucho, sigo con la misma inexperiencia de la cancha artística, pero con una certeza que los años me han regalado: la vida es un largo aprendizaje, y que siempre, lo mejor está por venir”, indicó la artista huilense.

Su pasión

“Yo interpreto varios géneros y los amo todos porque la variedad siempre estuvo presente en mi vida; en las emisoras incluso donde trabajé y en los concursos donde me presentaba… sin embargo los géneros que más han influido en mi vida serian: el rock en español con los Aterciopelados, de los que supongo he heredado un poco de espontaneidad; el pop con Shakira, con su romanticismo pero sin sus caderas jejeje, la música social, con Mercedes Sosa, a quien le atribuyo gran parte de mi sensibilidad por lo importante y el abrigo a mis soledades; la modernita así como con flow, porque se me hace inevitable no gozarla y el último y no menos importante, de las tradicionales rajaleñas, el humor, (la herencia opita) porque si algo he aprendido en esta vida es a reír incluso en la adversidad, para sobrevivir a las pesadillas que también trae este mundo, como una pandemia por ejemplo. Así que hace parte de mi hacer chistes en medio de mis presentaciones, clases o en la letra misma de las canciones porque me gusta, me gusta mucho que la gente que está a mi lado esté contenta, y una sonrisa bien plantada, para mí, es un buen síntoma de bienestar”.

Ella más allá de encasillarse en un género musical, busca es aportar a la felicidad de las personas que la rodean, a los mundos que se cruzan en su camino, “ya sea cantando, dando clases o en una charla, porque si no qué sentido tendría la vida”, enfatizó.

Su familia

Su mamá y su pareja son el principal soporte para continuar en la lucha de este sueño que estuvo ‘estancado’ por tantos años, pero, en sí su familia entera, así como amigos, colegas y sus propios estudiantes no se quedan atrás. “Es invaluable el apoyo que estoy recibiendo de todos”.

Para ella ser una artista huilense representa un ‘tremendo’ privilegio, porque ser opita le ha permitido llevar la vida con alegría y amabilidad con los demás, en medio de rutinas que pueden ser un poco más estresantes para otras culturas; “lo  que me ha dado la fuerza suficiente para seguir construyendo sueños aun cuando todo parecía estar dicho y hecho”.