domingo, 22 de septiembre de 2019
Deportes/ Creado el: 2019-08-17 02:56 - Última actualización: 2019-08-17 03:39

CHUPANDO RUEDA – III

La década del ochenta será dominada  por Lucho Herrera, ganador de las Vuelta a Colombia 1984-85-86 y 88; y la Vuelta a España en 1987. Las Vueltas a Colombia restantes serán de Fabio Parra (1981), Cristóbal Pérez (1982), Alfonso Flores Ortíz (1983), Pablo Wilches (1987) y Oliverio Rincón (1989).

Escrito por: Redacción Diario del Huila | agosto 17 de 2019

 

No podemos referirnos a esta época sin citar tres grandes equipos que internacionalizaron colombianos: Pilas Varta, Café de Colombia y Manzana Postobón. En el Tour 83, Patrocinio asistido por Varta, logra el subcampeonato de la montaña y fue tercero en algunas etapas. Edgar Corredor consiguió podio en la etapa de la Gran Boucle. En el siguiente año, Lucho gana en el mítico ascenso Alpe D´Huez, y Rafael Acevedo logra el puesto 12 en la clasificación general.

En 1985 el equipo Café de Colombia es encabezado por Lucho Herrera y Fabio Parra en el Tour de Francia. Fabio Parra había ocupado el quinto puesto en España, y llegó al Tour a ocupar el espacio del mejor joven. En esta temporada, Café de Colombia gana el Tour de L´Avenir con Antonio Agudelo, y la clasificación por equipos de la Dauphine Liberé. Se había forjado ganando la Vuelta a Antioquia, la de Cundinamarca y la Vuelta a Colombia.

En 1986 participó por primera vez el equipo Postobón, llamado despues Manzana Postobón; sin embargo Café de Colombia siguió dominando en el exterior, fue 21 en el Tour con “el Viejo Patro” y octavo en España con Fabio Parra. El Manzana Postobón 15 en Francia con Reynel Montoya y 13 en España con Omar Hernández.

Año despues, como ya lo anoté, Lucho Herrera -Café de Colombia-, gana la Vuelta a España, vuelve a triunfar en la Montaña del Tour de Francia y se ubica en el quinto puesto de la Clasificación General. Entre tanto, el equipo de Manzana Postobón logra la casilla 24 con Omar Hernández. En 1988, ninguno de los dos conjuntos figuró en puestos de honor, Parra había pasado al Kelme ubicándose de tercero en el Tour de Francia y quinto en la Vuelta a España. Valga anotar que el equipo español KELME estuvo fuertemente asociado con Colombia. Por ello en dos oportunidades (1989-1992) su licencia fue colombiana. 

En 1989, Lucho Herrera vuelve a sacar la cara por Colombia, ganó dos etapas en el Giro de Italia y general en premios de montaña. Manzana Postobón no participa este año en el Tour, pero logra el tercer puesto en la de España con Oscar de Jesús Arias. Ya en el 90, Café de Colombia desaparece por la crisis económica del grano que afecta fuertemente la Federación Nacional, motivo por el cual Manzana Postobón ficha a Lucho Herrera a pesar de no haber sido invitado al Tour por falta de resultados el año anterior. El jardinerito se desquita ganando etapa y montaña en la Vuelta a España y la Dauphiné Liberé, y una etapa en la de Cataluña. Solo se buscaba retornar a Francia, sueño que logró por dichos resultados. Sin embargo el balance posterior no fue muy bueno, solo Alberto Camargo y Álvaro “El cometa” Mejía, terminaron dentro de los 20 mejores.

Manzana Postobón actúa por última vez en Europa en 1992. Lucho Herrera fue octavo en el Giro de Italia y ganó la Vuelta a Aragón. El lituano Arunas Cepele fue 32 en el Tour; Álvaro Mejía alzó los brazos en la Vuelta a Murcia, y Alberto Camargo se impuso en la de los Valles Mineros y logró puesto 14 en la Vuelta a España. Se centrarían en la programación nacional y en pruebas sudamericanas. Por ello ganan el Clásico RCN y la Vuelta Colombia en 1994, los Campeonatos Nacionales de Ciclismo de Ruta en 1995, y la Vuelta a Boyacá 1993 y 1996. Valga anotar que la Vuelta a Colombia ya no tiene en esta década la importancia de años anteriores. Gustavo Wilches, Álvaro Sierra, Fabio Parra, Carlos Mario Jaramillo, José Jaime González 19994-95), Miguel Sanabria, José Castelblanco (1997-98), y Carlos Alberto Contreras, son los ganadores de la Vuelta a Colombia en la década del 90.

El año dorado del cundinamarqués Gustavo Wilches fue 1990, no solo ganó la Vuelta a Colombia citada, sino el Clásico RCN. Pertenecía a una familia de ciclistas –hermano de Pablo y Marcos-, se retiró en 1998. Hizo parte del equipo Postobón, actuó con poco éxito en las vueltas a España 90, 91 y 92. Participó en las máximas competencias de Costa Rica y México en 1994, año en que se retiró de pruebas europeas; lo patrocinaba Bicicletas Haisa y Tiendas El Globo. Gustavo fue detenido en el 2001 en el muelle internacional del aeropuerto Eldorado cuando pretendía viajar a Ciudad de México con heroína en su estómago. Lo delataron los nervios, fue llevado de inmediato a la Clínica Puente Aranda donde le tomaron una radiografía que mostró 40 bolsas de heroína que llevaba en el estómago.

Entre 1997 y 1998, actuó en Europa el equipo Avianca-Telecóm. Su principal resultado fueron los títulos de José “Chepe” Castelblanco en la Vuelta a Colombia. En la Vuelta a España no figuró entre las grandes ligas. Ya en 1989, consiguió el segundo puesto en la Vuelta a España con Fabio Parra y el puesto 17 con Hernán Buenahora. Parra, Santiago Botero, Feliz Cárdenas, Buenahora y Martín Farfán, hicieron parte de esta escuadra.

Libardo Niño y José Castelblanco son los amos de la Vuelta a Colombia en la primera década del 2000. Héctor Iván Palacios, Hernán Buenahora, Castelblanco (2002 y 2006), Niño (2003- 04-05), Santiago Botero -2007-, Giovanni Báez -2008-, y el venezolano José Rujano -2009-. En la segunda década del siglo que estamos finalizando, ganaron la Vuelta a Colombia, Sergio Luis Henao, Félix Cárdenas (2011-12), Oscar Sevilla (13, 14 y 15), Mauricio Ortega (16), Aristóbulo Cala (17), el ecuatoriano Jonathan Caicedo (2018), y Fabio Duarte (2029). Duarte nació en Facatativá y pertenece al Team Medellín, quienes conquistaron los tres primeros puestos. Así llegó a la versión 65, hoy semillero mundial.

Faltaría mucho espacio para referirnos a los triunfos en las principales pruebas del mundo de Egan Bernal, Nairo Quintana, Rigoberto Urán, Lucho Herrera, y Fabio Parra, entre otros, que por recientes permanecen frescas sus imágenes en nuestra memoria y los principales medios de comunicación del mundo; verdaderas páginas de oro, gracias a la confianza, trabajo y dedicación de muchos que en su entorno tienen que ver con sus triunfos que son los de Colombia también. Nos une tanto el deporte, que en todos los eventos mundiales vemos flamear nuestra bandera con emoción y dignidad.