martes, 22 de septiembre de 2020
Panorama/ Creado el: 2020-05-31 11:16 - Última actualización: 2020-05-31 12:14

Loable labor de los guardaparques para preservar el Parque Nevado del Huila

Estas labores de preservación y sensibilización no ha sido nada fácil para los guardaparques que están inmersos día a día en la conservación de este entorno natural, que para el caso del Parque Nevado del Huila abastece a dos cuencas: el río Magdalena y el río Cauca.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | mayo 31 de 2020

Por Linda Vargas

Por estos días el Parque Natural Nevado del Huila, declarado por la Unesco como reserva de la biósfera, se encuentra en cuarentena, sin embargo, esta situación ha permitido que la fauna y flora vuelva a tomar su lugar.  

Esta zona abastece a las dos cuencas más importantes del país: el río Magdalena y el río Cauca, catalogándola como una estrella hídrica del macizo colombiano, que aporta bienes y servicios ambientales representados en ecosistemas de páramo, subpáramo, bosque andino y altoandino, favoreciendo así la viabilidad de especies de flora y fauna. De ahí su importancia para la preservación.

Loable labor

Por ello, el parque cuenta con guardaparques que se dedican día y noche a la preservación del entorno y llevan un mensaje sensibilizador a las comunidades para cuidar el medio que abastece de agua a los ríos más importantes de Colombia.

Antonio Andrade, de 62 años de edad, por 39 años ha hecho de su proyecto de vida la conservación de los parques nacionales.

“En el año 1979 hubo un concurso cuando era el Inderena, posteriormente, en el 1981 salieron los resultados y pasé para ser funcionario de Parques Nacionales. A mi me ha gustado mucho la conservación, entonces, empecé a trabajar en el cuidado del bosque, de los animales, del suelo y las aguas, y se convirtió en un reto”.

Indicó que su día empieza a las 5:00 a.m., luego se dirige al bosque para realizar controles a los cazadores y a las personas que talan los árboles de la zona, incluso, verifica la razón por la cual un animal ha muerto o un árbol está caído.

“Todo eso lo va planteando en un informe para ver el estado actual del área protegida y si encontramos a una persona llamamos a la autoridad ambiental o muchas veces dialogamos con ellos”.

También, desarrolla con las comunidades la socialización de proyectos que se adelantarán al interior del parque. “A veces nos desplazamos de uno o tres días por el Parque Nacional Nevado del Huila debido a que tiene tres sectores entres departamentos: Huila, Tolima y Cauca. Entonces, esos son los recorridos de un funcionario, conservar y luchar diariamente”.

Explicó que es importante preservar el Parque Natural Nevado del Huila porque es la principal producción hídrica del departamento. “Lo otro es por la cantidad de animales, tenemos osos de anteojos, danta, venados, familias de cóndores, águilas, entre otras. Y en bosque tenemos el roble, cedro negro, el pino colombiano, frailejones y hay muchos páramos”.

La lucha: concientizar

Además, sostuvo que las personas ya están tomando conciencia con la preservación de este entorno natural, sin embargo, “no deja de haber un desadaptado que se encuentra talando o cazando en la zona, especialmente a la danta. No es fácil, porque algunas personas no han entendido que tenemos que conservar”.



Los guardaparques cumplen un rol importante en la preservación del parque.

Anécdotas

Contó que la fecha que nunca olvidará fue el 6 de junio de 1994, día en el que ocurrió la avalancha del río Páez, desastre natural que dejó centenares de víctimas mortales y miles de damnificados. En las labores de rescate estuvo apoyando la búsqueda de las personas desaparecidas.

“Eso fue impresionante. Nosotros en el momento había un compañero en la cabaña, la cual fue arrasada. Ayudamos a sacar a muchas personas que perdieron sus viviendas y fincas, y también perdieron a sus familias; entonces eso fue muy doloroso, porque éramos amigos de los lugareños. Recogimos a niños que habían perdido a sus papas y los llevamos a los albergues”.  

Recordó que afortunadamente ese día se encontraba en Neiva, no obstante, requirieron su apoyo porque él conocía muy bien la zona.

“Yo que conocía muy bien el área, quedó irreconocible, no sabíamos dónde estábamos porque los pueblos que nos guiaban desaparecieron. La sede de nosotros se la llevó la avalancha, la única fortuna es que no estábamos allá, donde estuviéramos el río nos hubiese llevado”, recordó nostálgicamente aquellos momentos en el que dejó de realizar sus labores para rescatar cuerpos, sin embargo, contribuyó sus esfuerzos en la búsqueda de desaparecidos.

Preservado el Parque Nevado del Huila

Manifestó que el Parque Nevado del Huila se ha preservado gracias a los funcionarios que día a día trabajan inalcanzablemente para sensibilizar y conservar este templo de la naturaleza.

“Esos 43 años han sido muy luchados, pero pues, nosotros siempre hemos estado ahí. El área ha permanecido intacta, la extensión es bastante grande, se han podido conservar las 63.200 hectáreas”. 

Amenazados por su labor

De otro lado, el jefe del Parque Nacional Natural Nevado del Huila, Carlos Páez, en diálogo con Diario del Huila nos cuenta cómo nació la preservación del parque, la lucha diaria de los guardaparques y los tipos de animales que se han logrado avistar en medio del confinamiento.




El Parque Nevado del Huila se ha preservado por 43 años.

¿Cuentéennos la historia del Parque Nevado del Huila?

El Parque Nevado del Huila fue creado mediante Acuerdo 13 de 2 de mayo 1977 y aprobado por la Resolución 149 del 6 de junio de 1977, cuyo objeto era preservar y alinderar unas áreas que tienen un objeto común y es conservar ecosistemas de alta importancia y valor.

En 1995, Parque Nacionales tenía una política de defensa a ultranza, es decir, el sistema de parques tenía a guardaparques armados.  En esa defensa hubo bastantes muertos, porque era una cuestión de no dejar entrar a nadie al área de conservación y mucha gente agredió a los guardaparques.

Yo llegué al Parque Nevado del Huila en el momento en el que se dio el salto a la Política de Participación.

En el Municipio de Santa María comenzamos a realizar gestiones con las administraciones municipales para que conocieran el área y trabajamos con los campesinos que hacían uso de los recursos naturales debido a la extrema pobreza.

En ese bosque andino, la gente vivía de explotar el roble y el pino colombiano, que son maderas que prácticamente están en proceso de extinción, sin embargo, logramos hacer un acuerdo con la CAM y logramos darle un giro a la explotación maderera y se establecieron algunas líneas productivas.



El Parque Nevado del Huila abastece de agua a los ríos: Magdalena y Cauca.

¿Cómo ha sido esa lucha para preservar esta área protegida?

Para el parque ha sido una lucha por las zonas que son muy alejadas, porque de alguna manera el conflicto armado ha incidido en esto; además por el narcontráfico, la minería, incluso de la presión que ejerce el desarrollo agrícola y pecuaria de los municipios.

No han entendido la importancia que significa tener un área, en este caso el Nevado del Huila que produce agua para tres departamentos y es una lucha que quizás, ha sido malentendida por las administraciones municipales, porque no han entendido la importancia de conservar esta área protegida, que es la que produce el agua, genera energía y suministra a los acueductos veredales y municipales, en sí, para todo.

¿Se han avistado animales luego del confinamiento?

El confinamiento nos ha demostrado que nosotros los seres humanos hemos invadido los espacios de estos animales.

Se han visto osos, datas, pumas, de diferentes clases de animales que habitan en esa extensión, sobre todo, en el área protegida. Eso nos ha mostrado que nosotros debemos ser consecuentes, que no fueron ellos los que invadieron el hábitat, sino que, nosotros estamos invadiéndolo y agrediéndolo, porque le estamos quintando la base de su alimentación y del desarrollo normal de la fauna.

¿Cuánta extensión de bosque se ha perdido, porque las personas no se han concientizado?

El Nevado del Huila es una de las áreas del país que tiene menor intervención, pero sí, hay una gran cantidad de presiones que, de no disminuirlas, el parque sería intervenido y de igual manera, no tendríamos chance del desarrollo, que es lo que no han tenido en cuenta los que administran el territorio.

¿A qué tipo de situaciones se han enfrentado los guardaparques?

Hay muchas situaciones a las que nos hemos enfrentado, por ser zonas tan alejadas la labor nuestra se ha realizado en medio del conflicto armado. En medio de nuestras labores hemos sido amenazados y hemos tenido en algún momento la soledad institucional, pero nosotros hemos salido adelante.



El Parque Nevado del Huila fue creado mediante Acuerdo 13 de 2 de mayo 1977 y aprobado por la Resolución 149 del 6 de junio de 1977.

Para finalizar, ¿cuéntenos sobre anécdotas en medio de su labor?

De esas cuestiones negativas salen algo positivo. Nosotros cuando empezamos a trabajar en Chiribiquete, los actores armados estaban encima nuestro, y alguna vez, me citaron y fui con dos compañeros.

Entonces, nos sentamos y hablamos con el guerrillero, pero comencé a responderle de forma tranquila y acertada; esa fue una situación negativa porque aguantarse a un tipo que solo piensa en cuestiones militares, pero se aserenó, nos tuvo en cuenta y pudimos dialogar.

Otra fue que me iban a matar y no sabía por qué; me llevaron y era una mujer comandante, que al final todo fue una equivocación, descansé y volví.

Esas han sido en términos generales, lo que he vivido trabajando en Parques Nacionales.



 “El Parque Nevado del Huila se ha preservado gracias a los funcionarios que día a día trabajan inalcanzablemente para sensibilizar y conservar este templo de la naturaleza”.