sábado, 20 de julio de 2019
Contexto/ Creado el: 2019-05-19 07:54 - Última actualización: 2019-05-19 02:58

 A más tardar octubre sería re abierto el Pigoanza

Tras no haberse materializado en reforzamiento estructural y remodelaciones los 4.600 millones de pesos por parte del Órgano Colegiado de Administración y Decisión, OCAD, actualmente se está en un proceso de licitación pública por 2.136 millones de pesos, otros recursos con los que se busca rescatar parte del emblemático lugar.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | mayo 19 de 2019

Por Caterin Manchola
Diario de Huila

El Teatro Pigoanza de antaño fue la mejor sala de cine y  teatro de la ciudad, epicentro para   disfrutar obras, temporada de ópera y jazz, y el lugar de muchas primeras citas de los opitas, quedó bajo polvo y olvido para dirigentes políticos y comunidad durante más de 14 años.

Si bien se realizaron millonarios estudios con la promesa de pronto lograr su recuperación,  esto no se vio materializado.

Los últimos recursos que se le iban a invertir estaban por el orden de los 4.600 millones de pesos por parte del Órgano Colegiado de Administración y Decisión, OCAD, pero no pudieron aprovecharse a causa de desacuerdos entre la Administración del Condominio y el gobierno local.

Según el gobierno departamental, “a raíz de la no autorización de la propiedad horizontal del condominio para sacar el documento que exigía curaduría, estos recursos fueron nuevamente recogidos por Planeación Nacional”.

El Teatro Pigoanza es un lugar emblemático del departamento del Huila, en la ciudad de Neiva, que se encuentra en una situación precaria. Tiene totalmente destruida la terraza, cielo raso, la silletería, el escenario, aires acondicionados, su dotación y mobiliario ya no existen.  

Pero ante su importancia y con el ánimo de escuchar el clamor por parte de la comunidad,  en un nuevo intento por devolverle la vida, actualmente se está en un proceso de licitación pública por 2.136 millones de pesos; son nuevos recursos que llegaron para realizar algunas adecuaciones. Aunque no en tal magnitud como lo que se tenía previsto realizar con los recursos del Ocad.

“Actualmente se encuentra publicado en la página web para que los interesados se presenten al proceso de remodelación o rescate del teatro”, dijo Francisco Javier Ruiz Ortiz, secretario general de la Gobernación del Huila.

Remodelaciones

Las remodelaciones constan de  suplir la demanda del lugar en cuanto a aires acondicionados, un nuevo proyector para transmitir filmes, sonido no solamente para cine, sino multifacético, que sirva para todo tipo de evento como discursos, bailes, danzas, estándar comedí, etc.

El lugar consta de más de mil sillas que serán remodeladas. También se anunció rescatar los baños, cambiar pisos, paredes, techos, puertas y se instalará una sala VIP, donde antiguamente estaban ubicados los proyectores que transmitían las películas. “Estos quedarán ubicados en el hall  de ingreso al escenario, como un emblema de lo histórico que fue el teatro y sus inicios”, sostuvo el funcionario.

“Estos aparatos son hermosos y muy antiguos, inmensos, que antiguamente se usaban; hoy en día la tecnología ha evolucionado”.

Destacó que las solas sillas superan los 500 millones de pesos y los aires 400 millones de pesos.

El lugar también tenía un sótano de más de 300 metros cuadrados que nunca se terminó, pero ya se está interviniendo.

A nivel general el objetivo es “que los jóvenes puedan tener este escenario no solamente como un teatro para ir a ver películas, sino también para que desarrollen sus talentos”.

“Hoy vemos que hay jóvenes haciendo danzas en la calle, en escenarios inapropiados. El conservatorio tiene unos jóvenes, pero la capacidad de cobertura de este escenario es limitada”, agregó el secretario general. 

Frente a la relación con los condóminos manifestó  Ruiz Ortiz, que  ya están más solidarios con el tema. Y que inicialmente fue porque no había claridad en el proyecto, se iba a intervenir estructura del edificio, y los residentes no estaban de acuerdo con que se interviniera la parte estructural.

“Ahora esta no se va a tocar, estamos es remodelando”.

“Ellos estaban solicitando que fuera a todo el edificio, pero entendemos que los dineros públicos no lo permiten, porque lo que es propiedad de la gobernación del Huila es el teatro, lo otro es propiedad privada”.

En ese sentido, no se hará reforzamiento estructural.

Pero habrán otras cosas que se limitan como por ejemplo el cielo raso no se cambiará en su totalidad, los baños se van a remodelar, y diferente a como se pretendía inicialmente de crear varios espacios para las personas en situación de discapacidad; se hará solo uno.

El sonido que se tenía previsto era de mayor calidad al igual que el proyector, pero serían mucho más costosos.

“Tuvimos que ajustarnos dentro del presupuesto a lo que nos alcanzaba ese recurso para poder desarrollar”, dijo el secretario.

Se espera que el contrato de remodelación sea adjudicado en junio y a más tardar octubre estar re abriendo las puertas del Teatro Pigoanza.

Como se dijo, el teatro estuvo abandonado por más de 14 años. “Se fueron descomponiendo poco a poco las cortinas, sillas, tarima… todo se deterioró al punto de que el teatro como tal se acabó”.

La real Academia de la Cinematografía ya envió una felicitación por realizar este rescate.

“Es un sitio que lo conoce a nivel nacional todo el mundo a nivel artístico y lo valoran, pero lamentablemente a veces lo huilenses no valoramos como debería de ser nuestros propiedades y nuestros inmuebles que son orgullo opita”.

Costosos intentos

En la administración del anterior gobernador, Carlos Mauricio Iriarte Barrios, el mandatario había asegurado que el objetivo  era rescatar el significado y el valor que tiene el Teatro Pigoanza para la ciudad, por ser una de las edificaciones más antiguas y representativas que tiene la región.

Por ende, con el propósito de remodelar y devolverle la vida al Teatro, fue presentado un proyecto de estudios técnicos para la restauración total de este bien de interés cultural para el departamento. El proyecto que se estimaba tendría una inversión cerca a los 4900 millones de pesos, se ejecutaría a través de tres fases que permitirían, según anuncios,  darle una imagen renovadora.

Fases del proyecto

La primera fase incluía el desmonte y la demolición, el reforzamiento estructural, proyecto hidrosanitario, obra civil, acabados arquitectónicos. En la segunda etapa se realizarían el proyecto eléctrico y energía solar, proyecto acústico, iluminación arquitectónica y proyecto de aire acondicionado, cavados acústicos.

La última fase sería dedicada a la instalación de mobiliario, sistema electroacústica y automatización, mecánica teatral e iluminación  artística.

El consultor de los diseños técnicos, Carlos Eduardo Cabrera, había asegurado que dicho proyecto ameritaba una serie de procedimientos metodológicos de acuerdo con la normatividad del Ministerio de Cultura para la conservación y análisis actual de las obras.

Detalles de la obra

Las obras estarían encaminadas  a conservar y mantener los elementos arquitectónicos y espaciales tradicionales del teatro; mejorar las condiciones y especificaciones técnicas de tipo eléctrico, hidráulico y sanitario; así como la reutilizar de los sótanos con usos apropiados a la época actual para reciclar el conjunto patrimonial.

Además se incluía mejorar las especificaciones e instalaciones acústicas, implementación del sistema robótico, que consiste en un espacio donde se irían a manejar todas las consolas, la iluminación del teatro y la intensidad del aire acondicionado. De igual forma se instalaría un sistema de paneles solares para ahorrar energía.

Estudios técnicos

En esta etapa de diseño que tuvo una inversión de 435 millones de pesos se adelantaron los estudios de vulnerabilidad sísmica y estudios de obras civiles, que incluían una mayor accesibilidad en todos los niveles del teatro. Además,  de un análisis acústico y la parte de  automatización que permitiría recuperar algunos aspectos importantes del teatro sino también proponer nuevas tecnologías.

El proyecto de restauración buscaba que el Teatro Pigoanza fuera el epicentro cultural donde se puedan realizar diferentes actividades culturales y otro tipo de eventos.

Desde el año 2015  fue emprendido el ambicioso proyecto para remodelar el  Pigoanza,  pero según Lady Ximena Bello Gutiérrez, administradora del condominio,  solo hasta octubre del año 2017 se lo dieron a conocer, no hubo antes una socialización y de ahí su total desconocimiento. 

El Pigoanza se comenzó a construir en la década de 1960 y fue inaugurado en la década de 1970.