jueves, 15 de noviembre de 2018
Economía/ Creado el: 2018-02-04 08:59 - Última actualización: 2018-02-04 09:02

Actividad inmobiliaria percibe leves signos de recuperación en Neiva

De acuerdo con Guillermo Buriticá Rocha, gerente de la Inmobiliaria Buriticá y presidente de la Lonja de propiedad raíz del Huila y Caquetá, Fedelonjas, en el segundo semestre del año anterior se empezó a percibir una leve recuperación en la demanda de inmuebles domiciliarios en arriendos, por su parte el arrendamiento de locales comerciales presentó una dinámica más lenta.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | febrero 04 de 2018

El dirigente gremial precisó que estos signos positivos se presentan en momentos en que la crisis en varios sectores económicos del Huila, -entre estos el inmobiliario- toma un respiro, tras la frenética caída en el precio del barril de petróleo a nivel internacional que tuvo lugar a inicios de agosto de 2014.

«La crisis del ‘oro negro’ ocasionada por el desplome de los precios del crudo a nivel mundial está golpeando con fuerza la región en materia económica», sentenció en su momento la Cámara de Comercio de Neiva luego de realizar una radiografía de la crisis reflejada en el «despido de trabajadores, caída en adquisición de vivienda, limitación de créditos, desocupación hotelera y muchos aspectos más que fueron impactados».

‘Devolviendo apartamentos’

En materia de vivienda en Neiva, el informe de la Cámara de Comercio precisaba que el sector también resultó perjudicado por el precio del petróleo «puesto que sus principales clientes son los trabajadores petroleros». El estudio informaba que se estaban devolviendo apartamentos y viviendas que ya se habían adquirido. «Una reconocida inmobiliaria reportó que en uno de sus proyectos del norte de la ciudad, diez trabajadores del sector petrolero devolvieron los apartamentos de entre doscientos y trescientos millones de pesos cada uno, recibiendo como castigo el pago de indemnizaciones por el incumplimiento de los acuerdos comerciales realizados», indicaba.

Según Buriticá, para estos años, los precios de los arrendamientos sufrieron una disminución en relación a la abundante oferta que se presentaba, esto por dos motivos: porque muchos proyectos que se construyeron entre los años 2010 y 2015 se entregaron en el año 2016, lo cual coincidió con el periodo en el que personas estaban entregando los inmuebles porque no podían pagar los arrendamientos.

«En el segundo semestre de 2017 empezamos a notar que esa tendencia cambia, comienza a disminuir un poco la oferta de inmuebles en arrendamiento en vivienda, sin embargo en locales comerciales todavía hay una oferta grande, pues el comercio se ha tardado un poco más en recibir la mejoría que se debe», agregó el dirigente gremial.

Y es que la oferta de locales comerciales se amplió en la ciudad con la construcción de los centros comerciales, además que se han generado zonas a lo largo de las avenidas, en sectores como Buganviles, Cándido, Timanco, entre otras; dinámicas que han suscitado la pérdida del atractivo comercial para los negociantes en el centro, lo que se refleja en una amplia oferta de arrendamientos en locales.

«La expectativa para el primer semestre de este año es que se acentué la recuperación y en el segundo semestre tengamos una tendencia creciente en la demanda de inmuebles tanto para locales comerciales como para vivienda en la ciudad de Neiva», comentó Buriticá.

Construcción

Respecto al sector de la construcción, el presidente de la Lonja Huila – Caquetá, aseguró que en la ciudad la dinámica de proyectos nuevos está muy incipiente, la tarea que están desarrollando los constructores es vender las unidades que se construyeron en el año 2014, 2015 y 2016, las cuales terminaron pero no pudieron vender ante la crisis que llevó a los compradores a abandonar los negocios por incapacidad de pago. «Sin embargo, hay dos o tres constructoras que están en proceso de construir nuevos proyectos», explicó.

El cambio de tendencia que se viene presentando en el segundo semestre de 2017, el cual además de percibirse en una ligera reactivación en solicitud de arrendamientos, también se presenta en el interés de comprar vivienda en estrato 4 y 5. «En el 2014 y 2015 cualquier empresa que construyera viviendas de interés social podía vender 20 apartamentos mensuales, cuando bajó la dinámica llegó a vender cuatro mensuales, hoy pueden estar vendiendo nuevamente de 10 a 12 mensuales», finalmente argumentó el Presidente.

Burbuja inmobiliaria y sobreoferta

La burbuja inmobiliaria hace referencia cuando hay una demanda excesiva por un bien, en este caso de los inmuebles, cuando se presenta esta dinámica los precios empiezan a presionar hacía arriba. Es decir, que ese bien alcanza un alza desorbitante en determinado tiempo ligado a la demanda.

La sobreoferta es cuando hay demasiados bienes construidos y las personas no tienen como comprarlos pero su costo de venta en el tiempo siempre se mantuvo, si se presenta un ajuste es acorde a aumento de los precios de vida.

«En Neiva no existe burbuja inmobiliaria, desde la perspectiva de La Lonja Huila- Caquetá, los precios por metro cuadrado que se están pidiendo en la mayoría de los condominios en venta, se ajustan a lo que el mercado ha venido manejando durante los últimos años, se ha presentado un ajuste hacia abajo pero ese lo hacen los propietarios».