miércoles, 19 de febrero de 2020
Opinión/ Creado el: 2020-01-18 10:53

Agua para riego

Escrito por: Álvaro Hernando Cardona González
 | enero 18 de 2020

El recurso hídrico no solo es fundamental para la vida, sobre todo la humana, sino para otras formas de vida en la naturaleza. Incluso, necesaria para garantizar las condiciones de calidad humana vía alimentos. Debemos proteger y recuperar los recursos hídricos también para el riego de pastos y cultivos, entre otras cosas, para generar un menor impacto sobre el ambiente natural y al mismo tiempo cumplir con algunos  de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que ha propuesto las Naciones Unidas a todos los países.

Por eso es importante el anuncio que recién hizo el Ministerio de Agricultura sobre inversiones cuantiosas durante los años 2020-2021 como parte del que ha llamado Plan Nacional de Riego que pretende que los productores usen de manera más eficiente el agua.

Este Gobierno Nacional aspira incorporar 744.000 hectáreas adicionales a las ya irrigadas, lo que supone un aumento del 10% del total existente. Apuesta por aumentar la tierra productiva, aumentar los rendimientos pero también busca, con un componente especial aumentar el rendimiento en el uso del agua.

De acuerdo con datos incluidos en el comunicado del Ministerio de Agricultura, la cobertura de riegos en el país apenas llega a ser del 6% de las hectáreas aptas para la irrigación. Mientras que en economías como la de México el dato llega hasta el 66%, en Chile y Perú también es mucho más alto: 44% y 40%, respectivamente. Hay mucho por lograr en este sector.

En el año 2019 la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura-FAO, exhortó a los países de Suramérica para que adoptaran el riego como método sustancial para la producción agrícola. Uno de sus argumentos estriba en que de acuerdo con sus investigaciones, los costos de producción estimados en bultos de 50kg por hectárea fueron de 30.271 pesos cuando la producción fue sin riego, y de 18.769 pesos cuando hubo riego. Eso, según sus estimaciones, quiere decir que mientras que la rentabilidad fue de -1% para el sistema convencional sin riego y de 86% en el sistema con riego y aplicación de las recomendaciones de la tecnología.

Los programas que anuncia el Ministerio de Agricultura colombiano son buenas noticias además porque los costos de derivar agua de corrientes hídricas, almacenarlas, controlar sus caudales, conducirlas y aprovecharlas son inmensos y requieren cuantiosas inversiones. Eso no lo pueden hacer los agricultores. Mucho mejor si es en el marco de verdadero Desarrollo Sostenible. Desde este humilde espacio, recomendamos que en diseños se piense también en ahorros por evaporación, en crear zonas de recarga artificiales para acuíferos y en contemplar en líneas de conducción, protección arbórea.