martes, 16 de julio de 2019
Economía/ Creado el: 2019-06-10 09:02 - Última actualización: 2019-06-10 09:02

Así le fue a la economía del Huila durante el primer trimestre de 2019

El más reciente informe sobre la economía regional, elaborado por el Banco de la República, registró cambios para la Región Centro. Cundinamarca ya no está en el estudio y los análisis son realizados, como bloque (Tolima, Huila y Caquetá). En ese orden, las cifras, en su mayoría son de desaceleración.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | junio 10 de 2019

El incremento de los créditos del Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario (Finagro) tocó de manera positiva al Huila durante el primer trimestre de este año. Los tres departamentos de la Región Centro (Tolima, Huila y Caquetá) recibieron $307.000 millones, lo que representó un aumento de 5,4 % frente a igual periodo de 2018.

Así lo reveló el más reciente informe de economía regional elaborado por el Banco de la República de Colombia. En el documento se precisa que este incremento en los créditos para el campo se concentró en los departamentos de Huila (48,7 %) y Tolima (43,5 %).

En el contexto nacional, el total de los créditos aprobados por Finagro ascendió a $4,234 billones, lo que significó un crecimiento anual substancial (22,4 %). Vale la pena anotar que la participación de la zona Centro se redujo de 8,4 % a 7,3 % entre los dos períodos.

“Por líneas de crédito, las correspondientes a capital de trabajo concentraron el 56,8 %, y se direccionaron especialmente hacia el Huila, con el objeto de financiar la comercialización y los costos de adquisición de productos agrícolas, acuícolas y de pesca. Así mismo, aumentaron los empréstitos (44,7 %) para sostenimiento de cultivos, entre los que se destacaron café, frutales, ganado bovino y acuicultura”, expresó el Emisor.

Añadió que para inversión y normalización de cartera se dirigió el 43,2 % restante, y fue demandado en gran parte por el Tolima para ser destinado al grupo de comercialización, con el fin de financiar la construcción de infraestructura de producción, así como la transformación de plantas para la construcción, adquisición de bodegas o puntos de venta, así como para la dotación y reparación de maquinaria y equipo.




Construcción golpeada

El subsector de construcción de edificaciones, según la medición del estado de las obras con base en la cifras del Censo de Edificaciones, arrojó en el primer trimestre de 2019 una caída en sus indicadores.

“La superficie total en proceso de construcción disminuyó 19,6 % frente al periodo enero-marzo del año anterior, resultado con tendencia similar al registrado en el agregado nacional y acorde al decrecimiento de la actividad observado en la economía colombiana en las diversas regiones del país (sobre todo en Bogotá-Cundinamarca y la Costa Caribe)”, aseguró el Banco Central.

Al interior de la Región Centro, el descenso fue más acentuado en el área urbana de Ibagué que en la de Neiva. Adicionalmente, de acuerdo con el uso de las obras, las reducciones más destacadas se presentaron en la vivienda de tipo multifamiliar, comercio y oficinas.

“De otro lado, la superficie autorizada en años previos y que se culminó en el periodo de análisis decreció en el comparativo anual, explicado en Ibagué por la terminación de proyectos de vivienda tipo apartamento y en los destinados a no residencial en: hotelería, comercio y oficinas. Lo anterior mostró una ralentización del ciclo de la actividad respecto a los años 2016 y 2017, cuando se observó una mejor dinámica”, indica el Boletín Económico Regional.

Más despachos de cemento

El bajo progreso del subsector coincidió con la caída anual de 3,1 % en los despachos de cemento gris a la región. Resultado explicado por los decrementos en Tolima y Caquetá, mientras en el departamento del Huila creció. Según el canal de distribución, el segmento que explicó el comportamiento correspondió a las menores ventas directas a constructores y contratistas, demandantes del insumo para el adelanto de soluciones habitacionales.

En cambio, las licencias de construcción autorizadas para intervenir, las cuales reflejan las expectativas de la actividad, arrojaron en el trimestre un avance anual de 27,4 %, el cual estuvo determinado por el uso residencial para el segmento social (estratos 1, 2 y 3), con elevada concentración en los proyectos de vivienda de interés prioritario en la ciudad de Ibagué, donde sobresalen los denominados: “Jagua”, “Mana” y “San Diego”, que planean edificar alrededor de dos mil apartamentos contando con el apoyo de la administración municipal en el tema de equipamiento urbano.

Unidades no VIS

Por otra parte, la superficie aprobada con destino a unidades no VIS, así como para otros destinos presentaron caída anual con menores áreas para hotelería, bodegas y oficinas.

Con relación al Índice de Costos de Construcción de Vivienda (ICCV), según la información publicada por el DANE, arrojó al cierre de marzo de 2019 para las ciudades de Ibagué y Neiva una variación anual que se ubicó por debajo de la media nacional de 2,48 %, siendo esta última la más baja del país dentro de las quince localidades de la cobertura geográfica.

El Banco de la República afirmó que en Neiva, la inflación de los costos de construcción de vivienda presentó una variación de 1,01 %, fenómeno que está en concordancia con la menor dinámica de la actividad edificadora y que impactó el valor de los insumos.

“Por componentes de la canasta, se observó leve crecimiento en el grupo de maquinaria y equipos, explicado en la escasa demanda y la reducción de los costos relacionados con el alquiler de andamios, formaletas y retroexcavadoras; similar comportamiento registró el conjunto de materiales, donde se destacó la caída en los utilizados para la cimentación en las obras y en la carpintería de madera”, agregó.

Por su parte, el ICCV en Ibagué registró un incremento anual del 2,03 %, el cual resultó inferior en cerca de un punto porcentual al dato de marzo de 2018. Similar a lo acontecido en Neiva, los costos imputados a maquinaria y equipo fueron los de menor aumento, donde sobresalieron los reducidos precios para el arriendo de vibrocompactadores y andamios.

“Por tipo de vivienda, los avances se situaron en: 2,18 % para multifamiliar, 2,02 % interés social y 1,95 % en unifamiliar. Entre tanto, los costos de mano de obra mostraron estabilidad en el último año, en un entorno de mayor formalidad laboral acorde con las habilidades de especialización en cada fase del proceso de construcción”, dijo el Emisor.

De acuerdo con las cifras preliminares del sistema de información georreferenciado Coordenada Urbana de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), la venta y los lanzamientos de vivienda nueva para Ibagué y Neiva presentaron un comportamiento positivo, que contrasta con los resultados del agregado nacional y el resto de regiones del país. No obstante, conforme con lo mencionado en el acápite, se ha reportado un destacado desempeño en Ibagué en la venta e intensión de compra de inmuebles para vivienda, así como en los lanzamientos de proyectos de tipo social (VIS-VIP).

Turismo y transporte

Lo que refleja el informe económico regional del Banco de la República es que durante el primer trimestre de 2019 y de acuerdo con los informes de la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco), en la región Centro se evidenció una caída anual de 3,1 puntos porcentuales (pp) en el porcentaje promedio de ocupación hotelera, resultado que fue generado por la disminución de los huéspedes corporativos y los pocos eventos en los establecimientos hoteleros del Tolima (-7,9 pp), mientras que en el Huila el indicador mejoró y obtuvo una variación positiva de 1,7 pp. Por otra parte, la tarifa promedio cobrada en los hoteles de la región tuvo un incremento anual moderado (14,3 %), jalonado especialmente por Tolima (19,6 %).

En lo corrido de enero a marzo de 2019, el promedio de la tasa de ocupación hotelera en Colombia tuvo un aumento leve (0,1 pp) frente al resultado del mismo periodo del año precedente, y la tarifa cobrada a escala nacional se incrementó el 2,7 %.

“El consolidado de los tres primeros meses de 2019, del servicio de transporte intermunicipal e interdepartamental de las principales terminales terrestres de la zona Centro, registró una caída anual de 4,4 %. Comportamiento acorde a las cifras generadas por los centros logísticos establecidos en las capitales de los departamentos de Caquetá, Huila y Tolima, donde se evidenció el menor número de pasajeros salidos. Dicha situación, se explicó en buena medida porque que la Semana Santa en 2018 correspondió a marzo; también, por la restricción en la infraestructura vial ocasionada por daños en las carreteras por exceso de lluvias; además, por la limitación de la movilidad derivada de la minga indígena llevada a cabo en el sur del Huila”, analizó el Emisor en el documento.

Entre tanto, el número de pasajeros nacionales despachados desde los principales aeropuertos de la Región Centro, logró un avance en año completo de 9 %. Es de anotar que el comportamiento mencionado fue impulsado por el incremento de la frecuencia de vuelos y la oferta de precios favorables por parte de las aerolíneas de bajo costo; también influyó que marzo del año en evaluación no contó con la Semana Santa.