jueves, 22 de octubre de 2020
Economía/ Creado el: 2020-09-19 09:49 - Última actualización: 2020-09-19 09:51

Así se desempeñó el sector de la construcción en el segundo trimestre

El DANE reportó que el PIB del sector de construcción se contrajo 31.7% anual durante el segundo trimestre de 2020 (vs. 0.8% un año atrás). Este mal desempeño se explica por la marcada caída en sus tres componentes: edificaciones (-38.7% vs. -5.4%), actividades relacionadas (-32.8% vs. 0.3%) y obras civiles (-18.8% vs. 14.1%).

Escrito por: Redacción Diario del Huila | septiembre 19 de 2020

El comportamiento de las edificaciones es consistente con el menor dinamismo tanto del área causada (-41.6% anual en el segundo trimestre de 2020 vs. -4.7% ISSN 1794-3256 un año atrás) como de las licencias otorgadas (-13.6% vs. -5.3%). Al interior del área causada, se registraron caídas en las áreas culminadas (-43.5%) y en proceso (-37.1%), mientras que el área paralizada aumentó (106.8%).

En las obras civiles, las menores iniciaciones se encontraron en: (i) otras obras de ingeniería (-40.8% en el segundo trimestre de 2020 vs. 35.4% un año atrás); (ii) carreteras y calles (-26.3% vs. 17.7%); y (iii) vías de agua, puertos y represas (-25.8% vs. 4.2%). Este comportamiento responde a la suspensión temporal las obras a lo largo del país, como respuesta a las medidas de aislamiento obligatorio implementadas para la mitigación del contagio del SARS-CoV-2. De tal forma, el único componente que registró crecimientos fue la construcción de tuberías para minería (1.2% vs. 6.8%), como resultado de la urgencia que demanda la reparación de oleoductos.

En el año corrido a junio de 2020, el sector de construcción se contrajo 21% (vs. -2.3% un año atrás). A nivel de subsectores, se observaron caídas en totdos los rubros: edificaciones (-27.5% vs. -7.8%), actividades relacionadas (-20.7% vs. -2%) y obras civiles (-7.7% vs. 12%).

Indicadores de oferta

Según el más reciente Censo de Edificaciones, el área causada (uno de los componentes más representativos del PIB edificador) se contrajo 41.6% anual durante el segundo trimestre de 2020 frente al -4.7% observado un año atrás, completando dos años en terreno negativo. Este comportamiento se explica por las caídas en los metros causados tanto en el área residencial (-39.8% vs. -5%, con una participación de 78% en el total) como no residencial (-47.2% vs. -4%, 22% del total).

Los metros cuadrados licenciados mostraron una caída de 13.6% en el acumulado anual a julio de 2020 frente al -5.3% observado un año atrás. Eso obedeció a las contracciones registradas en las licencias residenciales (-17.8% vs. -3.5%) y en las no residenciales (-0.1% vs. -10.8%). De esta manera, el área licenciada total fue de 16.1 millones de m2 en el acumulado anual a julio, destacándose la participación de las licencias de vivienda (79% del total), seguidas por las de comercio (8%) y bodegas (3%). Al interior del componente no residencial, el mayor crecimiento se observó en el destino de bodegas (3.2% vs. -13.5%), mientras que el mayor deterioro se reportó en la industria (-53.1% vs. -14%).

A nivel regional, solo se observaron expansiones en el área licenciada en Cundinamarca (6.1% en el acumulado anual a julio de 2020 vs. -9.6% un año atrás). En contraste, se registraron caídas en Atlántico (-31.9% vs. -8.7%), Valle del Cauca (-26.6% vs. -4.1%), Antioquia (-20.4% vs. 9.7%), Santander (-16% vs. 7.7%) y Bogotá (-6% vs. 10.2%).

En lo que respecta a la participación por región, se destaca Bogotá (con 22% del total del área licenciada), seguida por Antioquia (15%), Cundinamarca (14%), Valle del Cauca (9%), Atlántico (5%) y Santander (4%).

Indicadores de demanda

Las ventas de vivienda, aunque registraron un crecimiento de 2.7% en el acumulado anual a agosto de 2020 (vs. 5.9% un año atrás), los resultados del período enero-agosto muestran un marcado deterioro (-7% vs. 3.7%), por cuenta del impacto negativo que ha tenido el SARS-CoV-2 y las medidas de aislamiento implementadas para controlar su propagación, en los ingresos de los hogares y por consiguiente sobre la demanda. Este menor dinamismo obedeció principalmente a las contracciones, en el acumulado anual, observadas en el segmento No-VIS (-15.4% vs. -11.4%), pues los segmentos VIP-VIS crecieron a ritmos favorables (8.5% vs. -7%).

Precios de la vivienda

Durante 2020, los precios reales de la vivienda en Colombia se han ubicado entre 23% y 47% por encima de su promedio histórico. Por ejemplo, en el caso de la vivienda nueva, se tienen incrementos de 23% en los precios reales (por encima de su media histórica) en el índice de Galería Inmobiliaria (a agosto de 2020), 33% en el índice del DNP (a febrero de 2020) y hasta de 47% en el índice del DANE (a junio de 2020). A nivel de vivienda usada, se tienen incrementos de 46% respecto de su promedio histórico en el índice del Banco de la República-BR (a marzo de 2020).

Sin embargo, en los últimos años se ha observado una moderación en la tendencia de crecimiento de los precios. En efecto, en el caso de la vivienda nueva, se registraron incrementos promedio de 2.5% real anual en el índice del DANE en junio de 2020 y de 1.9% en el índice del DNP en febrero del mismo año (vs. incrementos de 5%-5.5% anual durante 2013-2016), e incluso contracciones de 1.1% real anual en el índice de Galería Inmobiliaria en agosto de 2020 (vs. 4.2% anual en 2013-2016). En lo que respecta a la vivienda usada, se tuvieron incrementos de 0.8% real anual en el índice del BR a marzo de 2020 (vs. 4.4% anual en 2013- 2016). Nótese cómo este comportamiento refleja la fase actual del mercado, en la que los excesos de oferta han implicado una moderación en la tasa de crecimiento de los precios.

Adquisición de la vivienda

Para determinar la adquisición de la vivienda (capacidad para adquirir vivienda de los colombianos), analizamos los resultados del Índice ANIF de Adquisición de la Vivienda (IAAV). Este Índice relaciona el ingreso de los individuos con el valor promedio de la vivienda en el país, incluyendo consideraciones del costo de los créditos hipotecarios. Así, el numerador de esta relación viene dado por los ingresos, analizando los salarios particionados por estratos: bajo (2SML), medio (10SML) y alto (20SML), mientras que el denominador es el Índice de Precios de la Vivienda Nueva (en este caso usamos aquel calculado por Galería Inmobiliaria).

Durante 2019-2020 se ha venido revirtiendo la tendencia de desfavorabilidad del IAAV, superando el límite de adquisición favorable en los hogares de ingresos bajos de 2SML con subsidio (106), medios de 10SML (114) y de ingresos altos de 20SML (101). Sin embargo, preocupa que los ingresos bajos de 2SML sin subsidio aún se encuentran muy por debajo del límite de adquisición favorable (89), ver Gráfico 10. Peor aún, los incrementos en el límite de precios al segmento VIS en ciudades “grandes” podrían estar afectando la adquisición de esta población.

La mayor adquisición de vivienda en 2019-2020 se explica por: (i) los elevados aumentos del SML de 6% en ambos años (superando en cerca de 2% lo sugerido por la suma entre inflación y Productividad Laboral); y (ii) el ciclo de política monetaria expansiva, con una tasa repo actualmente en niveles de 2% (con recortes de 225pb en 2020, luego de mantenerse en niveles ya expansivos del 4.25% por casi dos años), llevando las tasas de interés de la cartera hipotecaria al 9.4%-10.7% durante este año (vs. 10.5% promedio de la última década).