martes, 16 de julio de 2019
Enfoque/ Creado el: 2019-06-02 09:09

Bachillerato flexible, ¿una buena opción de estudio?

Los jóvenes de Neiva quieren adelantar sus estudios en colegios que les brinden la opción de validar, semestralizar sus estudios o sabatinos. Ingresan a estas modalidades porque son más flexibles en horarios, educación y rigor.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | junio 02 de 2019

 

Linda Vargas
Diario del Huila, Neiva

Lo que indican los expertos en educación, es que se debe buscar que los niños y jóvenes estudien su educación básica y media en instituciones de carácter formal, es decir, escuelas y colegios tradicionales o de reconocimiento. Es necesario que haya un buen nivel de exigencia para lograr la calidad de la enseñanza.

Los jóvenes hoy en día, quieren adelantar sus estudios de secundaria en instituciones o colegios que brindan a los estudiantes, modalidades como validación, semestralización o sabatinos. A partir de esto, se encontró que hay diferentes factores que inciden en esta decisión.

El primero, es que los jóvenes de escasos recursos de la ciudad de Neiva, están desertando de sus entornos escolares, debido a la presión de los padres para que inicien su etapa laboral por la crisis económica que afecta a sus familias, y por eso, recurren a estas instituciones que agilizan sus estudios.

Presión familiar

“Están siendo todo el tiempo presionados por sus familias y por su propia realidad económica, porque hay que decir que en muchas ocasiones, el niño termina yéndose de la institución educativa, ya no necesariamente por presión de la familia, sino porque no tiene otra salida, no tiene otro tipo de vida y entonces, le toca irse al ‘rebusque’ y tratar de terminar de alguna forma sus estudios”, indicó el secretario de Educación, Alfredo Vargas Ortiz.

De acuerdo con la rectora del Liceo Antonio Nariño, Károl Bibiana Herrera Tovar, la generación “millennial” acelera su estudio porque quiere las cosas de inmediato y está ligada a la tecnología. Además, ellos viven en una competencia, quieren hacer dos carreras a la vez, quieren estar estudiando su bachillerato y estar realizando su tecnología, entonces, quieren estar cada vez a la vanguardia, ser competentes y productivos. 

Un diagnostico que realizó este colegio hace 5 años, arrojó las necesidades de los jóvenes: algunos de ellos tienen problemas cognitivos, problemas de aprendizaje, sus padres les dan una segunda oportunidad para finalizar su educación secundaria y el 60 % tiene su proyecto de vida definido.

Diversas capacidades

“Encontramos personas con discapacidades cognitivas, con problemas de aprendizaje, entonces, nosotros adecuamos nuestro currículo, para atender este tipo de población. Igual sus padres, quieren que sus hijos sean bachilleres. También tienen inteligencias múltiples. Algunos colegios de Neiva son de nivel superior, alto, muy exigentes y hay chicos que tienen problemas con el área de matemáticas, por lo que se sienten muy frustrados y pierden el año. Los jóvenes buscan este tipo de educación y vemos que avanzan en lo académico”, explicó Herrera Tovar.

Añadió que la “población vulnerable que ha perdido 3 veces el año, sus padres le dan la última oportunidad educativa y ellos, al ser la última oportunidad, aprovechan bien el espacio y el 60 % ya tiene su proyecto de vida definido, simplemente necesitan su bachillerato. Entonces, este tipo de educación es muy práctico, es semestralizado, súper rápido”.  

Asimismo, es que algunos de los estudiantes indisciplinados, no han podido soportar el ritmo de exigencia de los colegios, por lo cual, ven una opción en estas instituciones que brindan estas modalidades, porque son más flexibles en horarios, educación y rigor.

¿De calidad?

La gran pregunta de muchas de las personas interesadas es: ¿realmente los adolescentes están recibiendo educación de calidad en estas instituciones o colegios?

“Nosotros como Secretaría de Educación realizamos los respectivos controles, obviamente, no es lo mismo estudiar un año que estudiar seis meses. Usted sabe que seis meses se convierten en realmente cuatro. No es lo mismo tener la variedad de docentes que tiene un estudiante en una actividad académica en la modalidad básica y media con un estudiante que esté validando; no son las mismas horas porque está en un año electivo, a veces seis o cuatro meses que implican estos cursos. Entonces es muy difícil evaluar la calidad académica de estos estudiantes”, indicó el secretario de Educación.

Por su parte, la rectora del Liceo Antonio Nariño, afirmó que para que este tipo de educación sea de calidad, se han proyectado en algunos puntos referentes para avanzar en este proyecto, porque quieren ser uno de los mejores colegios de la ciudad de Neiva; por eso, tienen unos enfoques por competencias, los cuales forman y actualizan constantemente a los docentes con modelos de enseñanza, evaluación y valoración, orientación para la vida, tutorías y mediación escolar.

“Este es un sistema que se centra en el trabajo académico, que realizan nuestros estudiantes a partir de sus propios procesos de aprendizaje. Es un trabajo académico que incluye el estudio independiente, autónomo, el trabajo colaborativo y las horas de acompañamiento tutorial, que ya lo hacemos en nuestro colegio, lo que llamamos aulas virtuales”, sostuvo Herrera Tovar.

Fortalecer la educación

La Secretaría de Educación, identificó que el tema está relacionado con la necesidad de fortalecer la educación, mediante técnicas académicas para que los jóvenes tengan una opción laboral cuando terminen su secundaria.

Por consiguiente, están realizando 16 modalidades técnicas en instituciones educativas, por medio del SENA, la Universidad Surcolombiana y Corhuila con el propósito de que los jóvenes salgan con el título de bachiller, y además, que tengan la posibilidad de trabajar.

“Nosotros tenemos 28 instituciones educativas de las 37, que tienen una modalidad técnica, ya sea en inglés, turismo, contabilidad, sistemas, diseño de software, tenemos distintas alternativas y la más reciente, la de energías alternativas, que es la que estamos haciendo con el colegio Nacional Santa Librada; eso es una modalidad que asume la institución educativa en convenio con el Sena, para que ellos salgan bachilleres académicos con su respectiva técnica”, sostuvo Vargas Ortiz.

En cuanto a las instituciones o colegios que brindan semestralización, validación o sabatinos, están siendo reguladas con evaluaciones, permanentemente por la Secretaría de Educación, y las que no cumplen con los perfiles o requisitos necesarios, son cerradas.