lunes, 20 de agosto de 2018
Economía/ Creado el: 2017-11-05 06:37 - Última actualización: 2018-01-10 10:28

Bacteria HLB, el ̒coco’ de la citricultura

En el país se tienen 8,6 millones de hectáreas en uso agrícola. De ellas, 83.000 hectáreas están dedicadas a las siembras de naranja, mandarina, pomelo y limón, es decir, el 9,7%. Sin embargo, la citricultura tiene un feroz enemigo que ha hecho estragos en todos los países productores del mundo: el vector Diaphorina Citri y la enfermedad Huanglongbing, HLB.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | noviembre 05 de 2017

Lucía Sánchez
Redacción Diario del Huila, Economía

La enfermedad del HLB (Huanglongbing o dragón amarillo), que afecta a los cultivos de cítricos, se está convirtiendo en una enorme preocupación para el sector agrícola y, en especial, para los productores de naranja, mandarina, limón y pomelo.

Desde diciembre del 2016 el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) declaró una emergencia sanitaria por el incremento del insecto transmisor de la bacteria que mata este tipo de plantaciones, situación que ya afecta a los departamentos de La Guajira, Magdalena, Atlántico, Bolívar y Cesar, según la entidad. 

Es un sector generador de empleo, ya que por cada hectárea establecida se requieren dos empleos directos y tres indirectos. Según cifras del III Censo Nacional Agropecuario, en Colombia se tienen 8,6 millones de hectáreas en uso agrícola. De ellas, 83.000 hectáreas están dedicadas a las siembras de naranja, mandarina, pomelo y limón, es decir, el 9,7 %.

No obstante, la citricultura tiene un feroz enemigo que ha hecho estragos en todos los países productores del mundo: el vector Diaphorina Citri y la enfermedad Huanglongbing, HLB.

Con el propósito de disminuir el riesgo de la presencia y potencial dispersión del  vector en el país, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural a través de la Agencia de Desarrollo Rural, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y la Asociación de Productores Hortofrutícolas de Colombia (Asohofrucol), se unieron para desarrollar un Programa Nacional de Asistencia  Agropecuaria con enfoque territorial.

Lo anterior mediante convenio suscrito el 30 de mayo del presente año a través del cual se destinan recursos  por  $6.363 millones, para adelantar el Programa que busca llegar a 178 municipios de 13 departamentos identificados como los que concentran  la mayor área sembrada en cítricos de cada departamento.

«Este Plan beneficiará a 5.016 productores que cultivan cítricos en 91.000 hectáreas en el país. Desde la Agencia hemos destinado $5.000 millones para implementar este plan que se basa en las buenas prácticas agrícolas y en este sentido contamos con importantes aliados como el ICA en su calidad de autoridad sanitaria y Asohofrucol que articulará a los productores», sostuvo Carlos Eduardo Gechem, presidente de la ADR.

El HLB es considerada la enfermedad más destructiva para los cítricos en el mundo debido a que causa la muerte del árbol de forma inevitable. En Colombia, de acuerdo con el ICA, se ha detectado la presencia de HLB en La Guajira, Magdalena, Atlántico, Bolívar y Cesar, lo que evidencia la necesidad de fortalecer el sector productor en el país tanto en materia de prevención como de control.

«En Colombia tenemos en riesgo la pérdida de más de 91.000 hectáreas, 67.000 empleos directos y el patrimonio de más de 12.000 productores que aportan al desarrollo económico de los municipios del área de influencia. Con este convenio llegaremos a los departamentos de Magdalena, Cesar, La Guajira, Atlántico, Bolívar, Norte de Santander, Santander, Antioquia, Risaralda, Caldas, Quindío, Valle y Tolima», explicó Gechem Sarmiento.

El HLB es transmitido por un insecto denominado Psílido asiático de los cítricos (Diaphorina citri kuw) en climas calientes y por Psílido Trioza erytreae en climas más fríos. La enfermedad recibió su nombre en la China, en alusión a los síntomas de brotes amarillos en algunos sectores de la planta y es considerada la enfermedad más devastadora de estas especies a nivel mundial, por la disminución en la calidad de la fruta y por la muerte del árbol.

«Nuestro compromiso como ICA es preservar el estatus sanitario y fitosanitario del país por eso es oportuno este convenio suscrito de forma conjunta con el respaldo del Ministerio de Agricultura. Vamos a atender no menos de 5.000 productores con asistencia técnica, buenas prácticas, manejo fitosanitario, controles en laboratorio, es todo un proceso que busca mejorar la productividad, detener y controlar la presencia de la enfermedad», afirmó el director del ICA, Luis Humberto Martínez.

A su vez, el gerente General de Asohofrucol, Álvaro Ernesto Palacio señaló que  «la citricultura no la podemos dejar sola, nosotros desde la Asociación estamos en todo el territorio nacional y con estos recursos podemos ampliar más nuestra acción para limitar el impacto, porque sí se puede controlar si lo hacemos mancomunadamente».

La enfermedad ha afectado gravemente la producción de cítricos en diferentes países de  Asia, África, Subcontinente Indio y en la Península Arábiga. En el continente  americano fue descubierta en Brasil (2004), en USA (2005), Cuba (2007),  República Dominicana (2008) y  recientemente detectada en Bélice y México  (2009). Es importante mencionar que no existen métodos curativos para  la enfermedad.

Fase temprana

La iniciativa de prevención incluye el conocimiento necesario sobre el vector Diaphorina Citri y la enfermedad Huan-glongbing, HLB, así como la generación de estrategias tempranas para proteger la cosecha de estas amenazas. La HLB es destructiva, pues no permite el transporte de nutrientes, afecta la calidad y genera la caída de los frutos hasta la muerte del árbol.

Así se reconoce un árbol enfermo

Según los expertos, la enfermedad de HLB, que hoy tiene en alerta la comunidad científica y agrícola del país, se reconoce por los siguientes signos:

  • Reducción del tamaño y peso de los frutos.
  • Hojas con manchas amarillas por falta de nutrientes.
  • Árbol debilitado.
  • Frutos malformados y con poco jugo.
  • Caída de frutos maduros.

«En la actualidad, la enfermedad de HLB no tiene control y para su manejo es importante establecer un programa basado en la erradicación de la planta afectada, control del vector (insecto) y uso de material vegetal libre de la enfermedad», dice un análisis de la Universidad Nacional de Colombia, sede Palmira.

Comentarios