lunes, 20 de agosto de 2018
Regional/ Creado el: 2018-02-05 10:09 - Última actualización: 2018-02-05 10:10

Cerca de dos hectáreas fueron taladas en Pitalito con fines comerciales

Según informó la Secretaría de Medio Ambiente del Municipio, la tala de árboles para la producción de carbón está provocando un impacto ambiental severo, por ende se instalarán guardias que vigilen lo Gestión s bosques del Valle de Laboyos.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | febrero 05 de 2018

Faiver Cruz Correa, director de la Oficina de Ambiente y Gestión del Riesgo, dijo que tras una denuncia ciudadana se procedió a verificar la tala de especies forestales en la vereda Resinas del corregimiento de Charguayaco constatando la presencia de varias personas que con herramientas manuales había derribado un importante número de árboles para producir carbón.

«Tras notar la presencia de la Policía los implicados en este grave hecho de impacto al medio ambiente huyeron del lugar», dijo Cruz Correa.    De acuerdo con el reporte entregado,  cerca de dos hectáreas fueron afectadas por la mano depredadora de personas que sin mediar las graves consecuencias están talando los árboles para luego quemarlos y venderlos por carbón. 

«El impacto negativo se ve reflejado en la contaminación ambiental por la quema de árboles, por la falta de oxígeno, por la pérdida del habitad de algunas especies, por la erosión del suelo que hace improductiva la tierra y por la afectación de las fuentes hídricas», explicó el secretario.

Medias contra la tala de árboles

Para velar por el bienestar de los recursos naturales, se ha dispuesto de un grupo de personas que se encargarán de custodiar las zonas para de esta manera lograr disminuir la tala de bosques.

El director de la Oficina de Ambiente y Gestión del Riesgo informó que en coordinación con la Policía y los corregidores se fortalecerán los controles en la zona rural para prevenir este tipo de situaciones de aprovechamiento ilegal de los recursos naturales. 

El operativo fue adelantado por unidades de Policía rural en compañía de funcionarios de la Oficina de Ambiente y Gestión del Riesgo.



Comentarios