jueves, 22 de febrero de 2018
Neiva/ Creado el: 2018-02-07 08:34 - Última actualización: 2018-02-08 01:22

Las penurias educativas del Rodrigo Lara Bonilla

Debido a las manifestaciones de la comunidad educativa por la problemática con la planta docente y material estudiantil, la Secretaría de Educación de Neiva invitó a «tener más paciencia pues este colegio arrancó un nuevo proceso que requiere planes de contingencia».

Escrito por: Caterine Manchola | febrero 07 de 2018


Ayer en horas de la mañana se presentó una manifestación frente a las instalaciones de la Alcaldía de Neiva por parte de algunos estudiantes de la Institución Educativa Rodrigo Lara Bonilla, en rechazo a la falta de cuerpo docente y material escolar para recibir clases.

Linda Dayana Sánchez, personera estudiantil, informó que el plantel ubicado en el barrio Cuarto Centenario, carece de tableros, y de 67 profesores que necesitan, solo hay 12.

«Ningún grado está recibiendo clases como debe, porque al solo haber esta cantidad de maestros, no se logra la cobertura para los 24 salones. Yo soy del grado 11 y este año debemos presentar las pruebas del Estado, pero ya hemos perdido tres semanas porque no nos han dado clase», indicó la Personera.
Las materias puntualmente, según Sánchez, son matemáticas, educación física, informática y química.

«Ni siquiera están los implementos de química. No hay nada para el laboratorio y faltan computadores para la sala de sistemas», aseveró.
Los alumnos manifestantes informaron que el panorama es similar para los demás grados.
«En el colegio recibimos clases un día de por medio desde el 22 que iniciamos. Lunes, miércoles y viernes es para segundaria. Y el resto de días, primaria», la planta debe turnarse para suplir las necesidades.

 
“Se están gestionando prontas soluciones”

Por su parte, Luz Marina Aldana, rectora de la I.E., confirmó que sí es cierta la carencia de profesores, «pero ya se está trabajando con la Secretaría de Educación Municipal para completar la planta de maestros».
«Efectivamente necesitamos 44 docentes, tenemos 22 actualmente. Es bastante complejo tenerlos todos de manera inmediata pues de los  que se trasladan, muchos no se van inmediatamente. Para mitigar esto, la  Secretaría autorizó la contratación por horas extras para salir  del problema y se comprometió a que en un mes todo estará en orden», aclaró la rectora.  
En ese sentido, el secretario de Educación de Neiva, Alfredo Vargas Ortiz, hizo un llamado a la paciencia a la comunidad del colegio Rodrigo Lara Bonilla, reiterando que este colegio arrancó un nuevo proceso que requiere planes de contingencia.
«Hace más de 23 años Neiva no tenía un nuevo colegio y es lógico que se presenten novedades pero ya tenemos toda la logística, ya se compraron los tableros y se hizo el traslado de 22 maestros, y estamos en el proceso de traslado de 20 más», indicó el servidor público.
No obstante, la rectora de la institución fue autorizada para contratar por hora cátedra para suplir las clases, mientras llegan los demás que están en proceso de traslado.
Lo que exigen los educadores
«Obviamente los docentes tienen su derecho a decir que no quieren ir, a presentar recursos, pero todo eso tiene unos tiempos prudenciales y ya está resuelto. En lo que tiene que ver con el cerramiento, Findeter y el contratista ya se comprometieron a iniciar obra esta semana», señaló Vargas Ortiz.
Asimismo, está por iniciar la tercera fase del proyecto con una inversión de más de $1.000 millones para terminar el restaurante escolar y el auditorio.

«Pero ya hemos comprado sillas, mesas y carpas porque este colegio será jornada única y los 1.400 niños recibirán alimentación escolar. Además, se pondrá en funcionamiento dos centros de educación física y se priorizará el colegio para comprar instrumento para las bandas marciales», precisó.

 

“Colegio 10” de la capital opita

La Institución Rodrigo Lara Bonilla tuvo una inversión superior a los $20.000 millones de pesos y fue terminada finalizando el 2017.
Para ese tiempo se dijo que contaría con aulas de clase equipadas, laboratorios de física, química, ciencias naturales y bilingüismo, laboratorios de tecnología, innovación y multimedia con conectividad, biblioteca escolar, comedor, cocina, zona administrativa, sala de maestros, áreas recreativas y canchas deportivas, baterías sanitarias y servicios generales.
Y que también tendría aulas para la primera infancia integradas, donde existirían espacios complementarios e infraestructura adecuada para la atención integral, con las mejores condiciones de seguridad, salubridad y dotación.




Comentarios