miércoles, 16 de octubre de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-04-23 08:43

Cuidemos nuestro idioma

Escrito por: Editorial | abril 23 de 2019

Hoy todos los establecimientos educativos y la sociedad colombiana le rinden homenaje a la memoria del gran escritor español Miguel de Cervantes Saavedra, considerado el mayor exponente de la lengua castellana, porque contribuyó al fortalecimiento de la lengua española, a través de su obra insigne “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”, la cual fue publicada en el año de 1.605. Se consolidó porque llegó a la cima de la gloria de la Literatura Universal, compartiendo honores con Homero, Dante y Shakespeare. Esta efeméride se viene celebrando desde el año 1.923 en el país ibérico, producto de una propuesta del escritor Vicente Clavel Andrés y que sirvió de génesis para que fuera adoptada por todos los países del habla hispana en 1.964.

Una mega tendencia mundial que se gesta en todas las organizaciones está amenazando la estabilidad del idioma español. Es la exigencia del inglés como una lengua universal, para desarrollar los intercambios comerciales y culturales en esta sociedad contemporánea. Nuestro dialecto se encuentra invadido de extranjerismos, que poco a poco los hemos adoptado para intercomunicarnos. En esta costumbre se acuñan e introducen palabras en el español que por supuesto se consideran barbarismos o espanglicismos. La penetración de programas enlatados y la invasión de mensajes a través de los medios de comunicación y las redes sociales, está desdibujando la verdadera esencia del habla castellana.

Además, la pereza de leer y escribir por los malos hábitos adquiridos en la formación recibida en las familias y la deficiente educación que están recibiendo las actuales generaciones, están creando sinergias negativas para alterar la verdadera comunicación que debe existir entre nosotros. Pero es risible, escuchar al común de la gente, una mezcla absurda e irreal de vocablos de otros idiomas, que cada día van permaneciendo en nuestro diario vivir, sin que se tenga una visión clara de establecer los mecanismos para remediar este caos que está atravesando el lenguaje español.

Podemos asegurar que es una amenaza degeneradora de la autenticidad del idioma. Así con el tiempo, sino se detiene esta tendencia, nos estamos empobreciendo idiomáticamente y puede llegar el día, en que llegaremos a ser unos pordioseros lingüísticos. La belleza de nuestro idioma nos permite ser llanos o sofisticados. Para los jóvenes y personas mayores, es una grandeza y una forma de comprender que cuando quieren renovar las palabras, con el tiempo vamos aprendiendo que no hay dulce y satisfactorio para nuestras vidas, que utilizar la escritura corriente. Estudiarlo y utilizarlo correctamente, contribuye al desarrollo de la sociedad y al fortalecimiento de la autoestima.

Comentarios