martes, 01 de diciembre de 2020
Regional/ Creado el: 2020-11-21 09:16

De su madre, el maestro Santos heredó la pasión por la escritura

Santos Lavao ha sido cinco veces ganador del concurso de minicuento de Palermo, esto gracias al amor que le inculcaron sus amigos y familiares hacia la escritura.

Santos Lavao, escritor que ha ganado cinco veces el concurso del minicuento de Palermo.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | noviembre 21 de 2020

Diario del Huila – Cultura

El maestro Santos Lavao es licenciado en Ciencias Sociales de la Universidad de la Sabana, además, ha sido ganador del concurso de Minicuentos Rodrigo Díaz Castañeda, el evento de relato breve más antiguo del país.

Rodrigo Díaz, tuvo gran influencia sobre Santos, pues este último escuchó varias veces, a voz de Díaz, hablar sobre la importancia de dejar huella y escribir algo.  “No solo me motivaron a mi sino a los grupos de estudiantes que él tenía, asistían a cine foros, charlas, para que los estudiantes despertaran esas ganas de escribir” contó el escritor Santos Lavao Polanía, refiriéndose al maestro por el que el concurso lleva ese nombre.

El maestro Ernesto Lasso le hizo entrega de la mención honorifica al escritor Lavao.

Santos Lavao, también contó que su madre, quien solo hizo hasta tercero de primaria, era una ferviente escritora de la vida, por esta razón, y gracias a la motivación que recibió de sus compañeros y profesores, es que Lavao logró conectarse con el arte de la escritura. “Ella hizo hasta tercero de primaria, pero le encuentro cuadernos donde ella escribe textos de la vida y lo que le ha pasado, y eso lo va motivando a uno para hacerlo”, dijo el maestro.

En el marco de la trigésima versión del concurso Rodrigo Díaz Castañeda, Díaz Lavao dio a conocer lo que, para él, significa la realización de este concurso. “Este concurso ha tenido momentos muy difíciles, sobre todo con la parte económica, a veces por la voluntad política de los mandatarios de turno, han salido personas para no hacerlo desaparecer; en estos treinta años se ha realizado. Es importante rendir un homenaje tanto a Rodrigo como a toda la comunidad palermuna y del Huila sobre esto que es escribir”, destacó Santos Lavao.

El concurso

Varios escritores de la región, concuerdan en que este concurso tiene gran importancia no solo a nivel regional, sino también nacional, para ellos, este se ha venido posesionando como uno de los únicos espacios para la narración breve y del que participan niños, jóvenes y adultos.

El maestro Santos Lavao es tambien licenciado en Ciencias Sociales.

“El concurso se inicia gracias al profesor Rodrigo Díaz Castañeda en la Institución Educativa San Juan Bosco de Palermo, él era docente de literatura y castellano y fue quien motivó a los estudiantes; como parte de su currículo incluía que tenían que escribir cuentos o relatos cortos, después se inicia a nivel municipal el concurso que termina volviéndose departamental y en esta ocasión es nacional. Ha sido importante en la medida en que los muchachos han empezado a escribir historias, a relatar situaciones de la vida real, de lo que pasa en el municipio, departamento y nación”, recordó Lavao.

Cultura en torno a la escritura en la región

Pocos eventos de escritura se realizan en el país, y la región surcolombiana no es la excepción, a esto, se suma el desinterés que tienen las nuevas generaciones por escribir, sin embargo, conocedores del tema apuntan que en las instituciones se están llevando a cabo talleres, motivando a que los estudiantes escriban.  “Lo que falta, es que estos concurso le llegue a todos, que convoquen en los barrios, que se expanda a toda la comunidad educativa porque hay muchas personas que no están vinculadas al sector académico pero les gusta escribir, muchas veces no tienen esa oportunidad, hay muy pocas partes donde existe concurso de minicuentos y es un valor muy grande que tenemos los palermunos”.

El maestro Santos Lavao Polanía, quizo compartir varias recomendaciones para facilitar el ejercicio de la escritura cuando de relatos cortos se trata. “Un minicuento lo que tiene es que cuenta una historia pero de una forma muy corta, como el lugar de hacer una gran jarra de café hacemos una taza pero que cuente con las mismas características y cualidades que tiene la grande, son como extraer palabras y buscar las palabras más precisas para cada momento y ahorrarlas. El minicuento debe contar una historia que valga la pena leerla y debe tener un final sorprendente”.

Por esta razón, el palermuno compartió uno de sus escritos más significativos:

EL   LLAMADO A LISTA

El cura del pueblo empezó a llamar lista para repartir la comida entre los asilados que tenía en su parroquia.

A José Antonio, siempre le había gustado los llamados de lista, “es como si le invocaran el alma a uno”, decía. Recordaba el disfrute que le provocaba ser llamado por la profesora en la escuela rural, escuchaba con agrado el nombre de todos los señores grandes en las reuniones de la Junta Comunal. En diciembre, cuando subía el alcalde a su vereda y llamaba a todos los niños para darles regalos, su corazón se llenaba de alegría saltando de la dicha.

Jamás pensó que, por un llamado a lista, se quedaría solo y su vida cambiaría por completo.