jueves, 15 de noviembre de 2018
Economía/ Creado el: 2018-02-05 10:36

Desacelerada: así fue la dinámica inmobiliaria colombiana en 2017

Factores como la sobreoferta de la vivienda, desempleo, caída del Índice de Precios del Consumidor (IPC) de más de tres puntos, cambios en las normas de uso y escases de suelo, causaron estragos negativos en el comportamiento del sector en el país durante el año anterior.

La ciudad con mejor dinámica inmobiliaria fue Cúcuta.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | febrero 05 de 2018

Redacción Diario del Huila, Economía

Por: Lucía Sánchez

Así lo revelaron el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), el Departamento Nacional de Planeación (DNP) y el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), luego de analizar más de 2,7 millones de predios residenciales en 22 ciudades capitales colombianas, estudio que no incluyó a Bogotá.

El análisis indicó un marcado desaceleramiento en el Índice de Valor Predial (IVP) nacional, que pasó de 5,48 en 2016 a 5,21 en 2017. Este comportamiento a la baja es mucho más evidente si se compara con periodos como 2011 y 2012, en donde los valores superaban los seis puntos.

De 22 ciudades capitales analizadas (sin contar Bogotá), solo 7 registraron incrementos conservadores en su Índice de Valor Predial: Cúcuta, Popayán, Cali, Pereira, Villavicencio y Medellín. “Las demás, a pesar de contar con mejoras como en sus infraestructuras y servicios, estuvieron marcadas por valores inferiores a los de la vigencia 2016”, aseguró Juan Antonio Nieto Escalante, Director General del IGAC.

Cúcuta, mejor dinámica inmobiliaria



La ciudad con mejor dinámica inmobiliaria fue Cúcuta. Pasó de un IVP de 5,71 a 7,22, cifra que le permitió escalar de la posición número 13 en 2016 a liderar el ranking actual. Le siguieron en su orden Popayán, Riohacha, Cali, Quibdó, Valledupar, Pasto, Tunja, Pereira, Villavicencio, Bucaramanga, Ibagué, Medellín, Florencia, Sincelejo, Barranquilla, Santa Marta, Montería, Cartagena, Neiva, Manizales y Armenia.

“La situación en Cúcuta es que existen zonas consolidadas con incrementos razonables, influenciados por la construcción de nuevos proyectos que generan un aumento en los predios adyacentes”, explica el estudio que, incluso, considera que el panorama hubiera sido mejor sin los problemas fronterizos con Venezuela que afectan la economía de la ciudad.

Y agrega que hay muchos vendedores informales venezolanos, que ocasionan problemas de seguridad y disminución de oferta de empleo para residentes por la mano de obra del país vecino. “A la vez, la inversión extranjera ha generado escasez de vivienda y alta demanda, lo que, obviamente, incrementa los precios independientemente de las políticas económicas del país. Preocupa, por lo tanto, la situación de inestabilidad en el futuro”, enfatiza.

Montería tuvo el mayor descenso y Manizales el menor valor

“Montería fue la ciudad con el descenso más relevante en el estudio, ya que pasó de tener un IVP de 8,61 en 2016 a 3,43 en 2017. Por esta razón descendió del primer puesto al 18. Sin embargo, la capital con menor índice fue Armenia, con apenas 2,63”, apuntó Juan Antonio Nieto Escalante, Director General del IGAC.

Por su parte, Cali fue la ciudad que más subió de posición en el ranking de las 22 ciudades, ya que logró escalar del puesto 17 al 4.  Mientras tanto, Medellín reporta un alza en el indicador de 4,66 a 5,11 por ciento, a pesar de que la economía de la región cayó cerca de 3 por ciento. “La disminución en la inversión extranjera y el efecto de la reforma tributaria en el país se reflejaron en la ciudad, con un crecimiento moderado en los sectores de la construcción e inmobiliario”.

Otras capitales analizadas y en las cuales el IVP bajó fueron Florencia, Sincelejo, Barranquilla, Santa Marta, Cartagena, Neiva y Manizales.

´A pique´ IVP en Neiva

La capital del Huila bajó 11 puestos en el ranking IVP, pasando del puesto 9 en 2016 al 20 en 2017, quedando solo por encima de las capitales, Manizales y Armenia.

El estudio indica “La desaceleración del valor de la vivienda en Neiva puede estar relacionada con la gran cantidad que se están construyendo a precios cómodos y a la incertidumbre del proceso de desmovilización, aun así, se observa un crecimiento en las zonas donde el entorno inmediato está siendo influenciado por la construcción de centros comerciales, el desarrollo de vivienda VIS y VIP.”

El informe agrega, sin embargo, “en la parte oriental y sur oriental aún existen zonas marginales que se encuentran rezagadas en cuanto a equipamientos y amueblamiento urbanístico, vías y servicios públicos, en estos lugares prima la inseguridad y el riesgo ante un desastre natural, lo cual se convierte en un fuerte factor que frena la dinámica inmobiliaria de estas áreas de la ciudad”, finaliza.

¿Qué mide el Índice de Valor Predial (IVP)?

El estudio –que no incluye a Bogotá, porque esta ciudad maneja su índice independientemente– permite medir los incrementos en los avalúos de predios con uso residencial, es decir, vivienda.

El objetivo principal de este análisis anual es encontrar un índice que permita incrementar año a año las bases catastrales de los municipios que no fueron objeto de actualización. “Sin embargo, la ley determina que ese aumento no podrá superar la meta de inflación que, vale recordar, para el 2018 es de 3 por ciento”, explica el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac).

Panorama para el sector inmobiliario este año

A pesar de la desaceleración de la economía colombiana en algunos sectores como el inmobiliario, lo cierto es que en el mercado hay inventario para elegir su próxima vivienda.

De acuerdo a Coordenada Urbana (sistema de información georreferenciada de la Cámara Colombiana de la Construcción – Camacol-) los estratos medio y alto son los que mayor participación tienen con más de 100 mil unidades; mientras que hay más de 29.000 viviendas de interés social disponibles.

Si bien, la gran oferta que existe actualmente, los expertos aseguran que el primer semestre del 2018 será de ajustes por las elecciones presidenciales que se avecinan en el país. Debido a esto las predicciones desde julio el país muestra que el país, y específicamente el sector, se estará consolidando.

Este será un año en el que se recogerán los frutos de las acciones que tomó el gobierno en el 2017. La disminución de las tasas de interés, la política de subsidios del gobierno con el programa Mi Casa Ya, la reducción en la inflación y la posibilidad que tienen los compradores de pagar la cuota inicial a en plazos de hasta 30 de meses.

La economía del país, según el Gobierno, crecerá 2.5% en 2018, lo que sin lugar a dudas se transmitiría en mayor confianza para los que busquen invertir en el sector inmobiliario. En diciembre de 2017, el sector de la construcción aportó el 10% de los empleos en el país durante el año pasado.

Asimismo, el 2018 será un año electoral y que se prevé un crecimiento económico por encima del 2.5%, se puede decir que el empleo que aportará el sector de la construcción será importante.