martes, 22 de mayo de 2018
Opinión/ Creado el: 2018-02-09 08:04 - Última actualización: 2018-02-09 08:05

Día del periodista

Escrito por: José Israel Charry
 | febrero 09 de 2018

“Hoy necesitamos personas que con ética y responsabilidad nos acerquen a la verdad”. Con esta frase, la Federación Nacional de Comerciantes –Fenalco- ha ilustrado el mensaje de saludo al Día del periodista. Su autora es la diseñadora de la seccional Antioquia, Lina Orozco, quien agregó el siguiente mensaje para definir el ejercicio del periodismo: “El arte de retratar el mundo con las palabras es su especialidad”. Estos asertos resultan apropiados para acercarnos a la visión que tenemos con algunos colegas sobre la gran responsabilidad, el compromiso, la exigencia que conlleva nuestro oficio, el más bello del mundo según algunos, pero, igual, muy honroso y dignificante.

Otrora, maestros como Darío Silva Silva nos enseñaron a ser respetuosos y a la vez exigentes de un buen tratamiento por parte de nuestras fuentes informativas; aprendimos a ser ajenos a la adulación, el servilismo, la lambonería, la mentira. Con él, con Juan Gossaín, Yamit  Amad, Héctor Mora, Augusto Calderón, Óscar Dominguez, que nos privilegiaron y enaltecieron con su amistad y lecciones para ser mejores periodistas, hemos hecho un recorrido por la radio, prensa y televisión durante cuarenta y cinco años sin dejar máculas por acciones que riñan claramente con el respeto a los protagonistas, sea cual fuere su rango social, cultural o económico. Aunque parezca pedante, y con el respeto que nos merecen los lectores, por primera vez cacareamos lo aquí escrito para decir que tenemos autoridad para hacer las siguientes observaciones respecto del periodismo de hoy.

 La diferencia es muy grande entre el hoy y el ayer. Desde luego, en el pasado también hubo hombres y mujeres que hicieron de los medios de comunicación la herramienta para llenar de dinero sus bolsillos y carteras, antes que recrearse intelectualmente con sus producciones.

La cercanía con los gobernantes  no se utilizaba para pedir coimas o contratos, y menos para extorsionarlos con la amenaza de develar debilidades o errores suyos. Tampoco se utilizaban los medios para ser jefes de debate de tal o cual candidato con base en el mayor pago de canonjías o prebendas. Se han perdido muchos principios y valores. Para completar, los dueños de las grandes cadenas de radio y televisión son los guías de los consejos de redacción para enfocar algunas informaciones que vayan sólo en provecho de sus intereses económicos, sin importarles los oyentes o televidentes.

Hay no pocas conductas y comportamientos para revisar y por ello concluimos con la frase del principio: “Hoy necesitamos personas que con ética y responsabilidad nos acerquen a la verdad”.

Por lo demás, a las nuevas generaciones decirles que la responsabilidad que llevan a su espalda es cada día mayor.

 

Comentarios