martes, 01 de diciembre de 2020
Regional/ Creado el: 2020-11-21 05:12

Diseñador y maestro de la creatividad

“Aquí me quedo”. Frase premonitoria de un afiche diseñado por el maestro Dicken Castro. Hombre creativo y excepcional cuyo legado forma parte del imaginario colectivo.

El Edificio los Eucaliptos de Dicken Castro obtuvo en 1979, el Premio Latinoamericano de Arquitectura. Fue autor de múltiples diseños, sellos, logos y símbolos, gracias a su enorme creatividad.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | noviembre 21 de 2020

Rafael Hernando Yepes Blanco

[email protected]

Se cumplen en el día hoy dos años del fallecimiento del arquitecto, investigador, diseñador y artista excepcional. Un enamorado de la guadua y el ladrillo, padre de los diseñadores gráficos en Colombia.  Dicken Castro nació en Medellín en septiembre de 1922, realizó estudios de Arquitectura en la Universidad Nacional de Bogotá donde fue alumno de profesores de alto nivel como Bruno Violi y Leopoldo Rother. Adelanto estudios de posgrado en la Universidad de Obregón en los EEUU, y Planificación Urbana en el Bouwcentrum de Róterdam (Países Bajos). En su regreso a Colombia se vinculó en la Facultad de Arquitectura de la Nacional.  Conformo   empresas y uniones con diferentes arquitectos como Manuel Samper, Hans Drews y Arturo Robledo entre otros. Culminada esta etapa laboral, inició su trabajo como profesional independiente, conformando uniones temporales según la necesidad.

En 1966 publicó un libro con el apoyo del Banco República sobre la Guadua, impresionado por las edificaciones de bahareque con guadua y esterilla en el Quindío. Se muestran las múltiples posibilidades que ofrece este noble material para la construcción. Permitiéndole ser merecedor de una mención de honor en la II Bienal Colombiana de Arquitectura por el valioso y pionero trabajo de investigación. Posteriormente en 1984 bajo el patrocinio de la fundación FES, se publicó una nueva versión.  Le sorprendía la forma de resolver la población los retos constructivos sin un apoyo o dirección técnica. Pero le daba tristeza que, en las nuevas construcciones, se abandonara esta técnica por nuevos materiales en las ciudades y poblados del eje cafetero.

La plaza de Paloquemao en Bogotá. Fue diseñada en 1967 por los arquitectos Dicken Castro y Jacques Mosseri.  Se destacan las formas de las cubiertas y el correcto manejo de la volumetría. proporcionalidad y calidad de los espacios. Donde la forma sigue a la función mediante una   fachada de gran envergadura.

El maestro se conocía por ser pausado y firme en sus conceptos.  El primero en ver y opinar sobre las posibilidades de la guadua. Gracias a los viajes por el eje cafetero, rescató su imagen. La dignificó y la convirtió en ese material versátil y atractivo que es hoy en día para los arquitectos. Lo mismo hizo con el ladrillo, teniendo en cuenta los colores y texturas que en otras épocas solo era utilizado en exteriores, incorporándolo   en el interior de los espacios.

Quedaran para nuestra memora la cantidad de proyectos de vivienda unifamiliar y multifamiliar como el Edificio los Eucaliptos en Bogotá que obtuvo en 1979, el Premio Latinoamericano de Arquitectura, el Centro de Convenciones de Paipa diseñado en compañía de Alberto Saldarriaga, el Teatro y Refugio Infantil del Club Los Lagartos (1955) y las Plazas de Mercado de Paloquemao diseñada (1960) en compañía de Jacques Mosseri y la el Restrepo en Bogotá (1967), y el Centro de exposiciones y bodegas de Alpopular en Ipiales (1976). Autor de los diseños originales del Parque Nacional del Café en el Quindío, donde fue decisiva su participación para la selección del lote en el parque.

El legado para el diseño gráfico fue muy grande, se le reconoce la autoría de 400 logotipos de las empresas más importantes del país como Artesanías de Colombia, el Instituto de Seguros Sociales, Colsubsidio, Vecol, Acerías Paz del Rio, la Cámara de Comercio de Bogotá y el XXXIX Congreso Eucarístico Internacional, entre otros. Un estudioso de nuestras raíces precolombinas, lo que le permitió darles sentido a los diseños haciendo gala de su extraordinaria capacidad de síntesis y de interpretación, creando infinidad de diseños, sellos, símbolos y logotipos.

Dicken Castro realizo los diseños originales del Parque Nacional de la Cultura Cafetera. El 10 de noviembre de 1986, Dicken presentó las planchas arquitectónicas del anteproyecto con sus costos y tiempo aproximado de ejecución. Lo que le permitió ser contratado para dirigir el proyecto. 

Se destaca igualmente en su obra, el diseño de las monedas de doscientos y mil pesos. Los gráficos, dibujos y fotografías, ofrecen un mundo de posibilidades que hoy en día hacen de este legado, una base para el diseño de las nuevas generaciones.

Fue un estudioso de la técnica constructiva precolombina aplicada en la antigüedad.  Esta experiencia le permitió avanzar en el conocimiento de estas culturas para aplicarlos en las propuestas que siempre se recordaran por su particularidad e identidad gráfica. Como en la imagen y elaboración de algunas estampillas en Colombia.  El interés por el tema, lo llevó a iniciar una colección particular de piezas cerámicas, la cual fue donada al Museo Arqueológico, MUSA, en la casa del Marqués de San Jorge en Bogotá.

En el ejercicio del diseño gráfico se destacó por la creatividad y originalidad. Recordar sus dibujos, nos permite comprobar la increíble habilidad en el manejo de las diferentes técnicas de expresión como medio de comunicación.

Por su aporte a la arquitectura se creó en el 2004, el Premio Nacional de Arquitectura de Interiores que lleva su nombre. En 1966 fue el encargado de diseñar el logo de la Bienal Colombiana de Arquitectura que se encentra vigente. En asocio con Enrique Triana creó y promovió cursos de Diseño Básico o Expresión para los estudiantes de Arquitectura que aún siguen vigentes. Fue Decano del Programa de Arquitectura de Interiores en la Universidad Jorge Tadeo lozano en Bogotá en los años 1992- 2005 y de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de los Andes. Se le recordara como un profesional excepcional, leal y firme en sus ideales.