miércoles, 24 de abril de 2019
Economía/ Creado el: 2015-05-01 08:06

Llenado de El Quimbo continúa “represado”

El Tribunal Administrativo del Huila nuevamente le dio la razón a los piscicultores agremiados a Fedeacua y denegó la solicitud de la multinacional Emgesa de levantar la medida cautelar de suspensión del llenado de El Quimbo a causa de la mortalidad de peces en Betania. EXCLUSIVO.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | mayo 01 de 2015

La Sala Cuarta de Oralidad del Tribunal Administrativo del Huila resolvió una petición de la firma Emgesa que pedía el levantamiento de la medida cautelar de suspensión del llenado de la Central Hidroeléctrica El Quimbo debido a la muerte de peces en la represa de Betania en las últimas semanas.

El alto organismo judicial, a través de un auto interlocutorio, les dio nuevamente la razón a los piscicultores afiliados de Fedeacua que presentaron a finales del año pasado una acción popular contra Emgesa y el Ministerio de Ambiente porque consideraban que su actividad en Betania se pondría en riesgo con el llenado de El Quimbo.

En ese momento solicitaron como medida cautelar la suspensión del llenado del embalse hasta que se garantizara la calidad del agua y buenas condiciones para que los empresarios del sector que tienen sus proyectos piscícolas en Betania se mantuvieran en su actividad.

Inicialmente el Tribunal aceptó la acción popular pero no la medida cautelar, pero este año resolvió otorgarla y frenar el llenado de El Quimbo. Emgesa, por su parte, ofreció una caución representada en una póliza para levantar la medida cautelar.

 width= 

Aprovecharon la mortandad

Sin embargo, debido a la mortandad de peces que empezó desde marzo de este año en el embalse de Betania debido, aparentemente, a una bacteria denominada aeromona, la multinacional volvió a la carga y pidió al organismo judicial que levantara la medida cautelar porque la mortandad de peces ya se estaba dando y no era producto del llenado de El Quimbo.

Un documento en poder de DIARIO DEL HUILA indica que Emgesa se basó en una Resolución del ICA (la 118) donde se prohibió la siembra de alevinos hasta que “… se controle la presentación de enfermedades en los peces cultivados, se recuperen las condiciones normalmente aceptadas de mortalidad y los valores mínimos de los parámetros fisicoquímicos del agua de cultivo requeridos por estas especies”.

La compañía también citó al Procurador Once Judicial Ambiental y Agrario del Huila, quien sugirió suspender la comercialización de tilapia, la extracción de la biomasa contaminada y la suspensión de las actividades de explotación y pesca; “hasta que se verifique la restauración de las condiciones físico-químicas del agua. Resaltando que la calidad del agua del embalse ha sido afectada por la producción piscícola sin contar con la debida vigilancia de la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap)”.

Emgesa pidió modificar el caudal mínimo en época de aguas altas (fijado en la medida entre 300 y 400 metros cúbicos por segundo) y reducirlo a 160 metros cúbicos por segundo; además de una caución otorgada por una compañía de seguros por el monto de $29.699,9 millones a fin de garantizar los eventuales perjuicios.

 width= 

Argumentos de los piscicultores

Sin embargo, los apoderados de los piscicultores agremiados a Fedeacua, sostuvieron que no habían variado las condiciones ambientales; “por lo tanto, no se justifica levantar la medida cautelar. Destacando que la mortandad de peces se generó por infección de la bacteria aeromonas sp. y que ello es producto de un episodio de ‘estrés’ causado por la drástica reducción del caudal del río el pasado 16 de marzo”.

Por otra parte, presentaron un dictamen pericial estimando que los perjuicios que se causarían a las piscícolas ascenderían a la suma de $278.340,9 millones, incluyendo el daño emergente, el lucro cesante y la limpieza de las aguas contaminadas.

Al final el magistrado Ramiro Aponte Pino, de la Sala Cuarta de Oralidad del Tribunal Administrativo del Huila, resolvió el pasado 29 de abril de 2015 denegar la solicitud formulada por el apoderado de Emgesa S. A. E. S. P., en el “sentido de levantar o modificar la medida cautelar”.

Esto quiere decir que el llenado de la represa El Quimbo continúa embolatado. Lo que el Tribunal ordenó “es que éste proceso se realice garantizando el volumen y calidad del agua recomendado en los estudios de la Autoridad Nacional Ambiental de Acuicultura y Pesca”.

Además, en el auto interlocutorio se reconoce a más coadyuvantes del proceso: al señor Alirio Perdomo en su condición de representante legal de la Asociación de Pescadores Calandreros del Río Magdalena, a las empresas Distribuciones Sarga S. A. S., Bonafish S. A. S., Alan Uriel Sarmiento Galindo “Piscícola bonanza”, Mojacol Ltda., Canadá E. U., Fish Co. S. A. S., Expotpez S. A. S. y a Eduardo Ramírez Ramírez.