miércoles, 24 de abril de 2019
Economía/ Creado el: 2015-04-30 04:38

Pondrán en cintura a los piscicultores de Betania

- “Vamos a actuar con tranquilidad pero no con debilidad. No hay más plazo”, manifestó Otto Polanco Rengifo, director general de la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca -Aunap- en su visita al embalse de Betania. DIARIO DEL HUILA conversó con él.- El 13 de mayo se conocerá el plazo que tendrán los piscicultores para quitar la sobrecarga. Mientras tanto, continúa vigente la prohibición de siembra de alevinos en la represa.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | abril 30 de 2015

El olor a muerte ya no se siente con tanta intensidad. El nivel del embalse de Betania ha aumentado y la mortalidad de peces que sale del Puerto de Seboruco es mínima. Hasta este lugar estratégico para la piscicultura de la represa (entra la comida, los alevinos y sale la cosecha) llegaron los empresarios, los productores artesanales y las autoridades que pretenden que la capacidad de carga de 22.000 toneladas se cumpla.

Hicieron presencia el gerente seccional del Instituto Colombiano Agropecuario -CA-, Tito Alberto Suárez; Carlos Alberto Cuéllar, director general de la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena (CAM); Otto Polanco Rengifo, director general de la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca -Aunap- y funcionarios de estas entidades.

Todos (piscicultores, pescadores y delegados de entidades del Gobierno Nacional) estuvieron de acuerdo en que la crisis piscícola que termina con cerca de 2000 toneladas de peces muertos es un síntoma de alerta para regular la piscicultura en el embalse y se comprometieron a hacerlo. “Sabemos la causa (sobrecarga) y hay que buscar soluciones. Vamos a empezar a hacer controles y llegaremos a la capacidad de carga establecida. Hay una autoridad que nunca se debió haber perdido y aquí estoy”, comentó con seguridad Polanco Rengifo. DIARIO DEL HUILA conversó con él.  

¿Cómo observa la situación actual de Betania?

Veo una situación controlada, unos piscicultores comprometidos con generar el cambio después de esta crisis, una población que está pensando en cuidar la represa. Es un panorama distinto al que se está planteando afuera. En Bogotá se pensaba de que el embalse estaba lleno de peces muertos y que los empresarios están a punto de la quiebra, existen pérdidas pero ellos llevan las cuentas y se les ha incrementado por la irresponsabilidad de unos pocos que han sembrado alevinos aun con la resolución que lo prohíbe emanada por el ICA.

Precisamente, hay unas piscícolas reportadas como infractoras, ¿qué está haciendo la Aunap al respecto?

Hay unas denuncias que la Procuraduría ha hecho llegar sobre una empresa y dos empresas naturales y se va a hacer un seguimiento. Se le dará la sanción correspondiente, estamos estudiándolas para que sean  lo más fuerte posible para que esto se respete. La autoridad es la autoridad y tienen que respetarla. La próxima semana tendremos respuestas del área jurídica y la de control y vigilancia.

Usted ha dicho: vamos a hacer control, ¿cuál va a ser la estrategia teniendo en cuenta la magnitud del embalse y de la piscicultura allí establecida?

Creo que la lección se aprendió y paralelo a una estrategia de sanción debe haber otra de educación. Los piscicultores aprendieron que si abusan de la naturaleza, ésta te la cobra. La Aunap verificará el número de jaulones y de volúmenes adjudicados y se hará cumplir la ley. Haremos visitas relámpago para que nadie se esté pasando cuando normalicemos la capacidad de carga de la represa.

Se comenta que la Aunap no tiene recursos ni personal para hacer un verdadero control a la piscicultura del embalse, ¿en qué condiciones está ahora la institución?

Hoy en día no se puede decir que no hay recursos ni personas. Ya hay tecnología para verificar vía satélite y en tiempo real cuántos jaulones tiene cada una de las piscícolas y vamos a contratar una firma para que nos haga ese trabajo. De igual forma, pondremos unos sensores que dan la cifra exacta del volumen de cada jaulón. Ya esa no es una excusa.

¿Qué pasará con el pescado que está de más?

Ellos van a tener un periodo de tiempo para que se normalicen. A mí no me interesa cómo lo van a hacer sino que después del plazo que se les va a otorgar, las entidades de control vengan a la represa y esté lo que en el permiso se ha adjudicado. Estoy evaluando el lapso prudencial para esa labor y se va a hacer un acompañamiento.

En el momento en que se cumpla el plazo y en la revisión encuentren que siguen sobrepasando los permisos, ¿cuáles serán las sanciones?

Quitarle al piscicultor el permiso de siembra que tiene, no hay otra opción.

Una de las opciones que están planteando los empresarios piscícolas es pasar la sobrecarga a tierra, ¿cuál es la posición de la Aunap al respecto?

Esa es una estrategia que tiene que ser concertada entre la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena -CAM-, el Ministerio de Ambiente y los municipios que tienen un terreno incluido en un Plan de Ordenamiento Territorial. No tengo un pronunciamiento oficial de que pretendan hacer eso y si lo están haciendo pues es ilegal y no se le va a dar el permiso.

Los pescadores artesanales le expresaron su descontento porque también han tenido problemas en su oficio, ¿cómo será el trabajo con ellos?

Los pescadores en todo el país siempre se quejan de lo mismo: abandono gubernamental, falta de créditos, que los grandes abusan de los pequeños y demás. La estrategia de la Aunap es priorizar las necesidades puntuales respecto a las regiones y el cuerpo de agua, sustituir artes y aparejos (mecanismos para capturar los peces), generar proyectos productivos alternativos como piscicultura en tierra con una normatividad clara.

 ***

Un nuevo director de familia pescadora

“Lo único que nunca aprendí fue a pescar con atarraya. Soy de una familia de pescadores así que estamos hablando entre familia”, expresó Otto Rengifo Polanco, nuevo director de la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca, entidad adscrita al Ministerio de Agricultura. Se mostró comprometido y pidió que no le dijeran doctor.

Hace un mes inició su dirección en la Aunap, ¿qué encontró?

Encontré una entidad con una gente cansada de no poder dar respuesta oportuna. Ahora están comprometidos con la problemática pesquera y acuícola del país en  medio de una institución renovada. Asimismo, una entidad con pocos recursos porque casi todo está comprometido y este mes se ha fortalecido la casa al interior e ir saliendo a responder en todo el territorio nacional. 

¿Por qué es importante tener una Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca en Colombia?

Cuando ves que los espejos de agua y los ríos generan empleo y contribuyen sustancialmente a la seguridad alimentaria y dan riqueza a muchos colombianos, el discurso tiene que cambiar. La institucionalidad la defiende el director con todo su equipo de trabajo y los piscicultores y pescadores que dicen la necesitamos y cumplimos con lo que ella demanda.  

Ustedes están liderando la definición de una política pesquera, ¿cuál es el estado de esa construcción?

Hay un documento que se elaboró  entre el Ministerio de Agricultura y la FAO  que está siendo revisado y hay otros más entregados por otras comunidades y eso demuestra que todo el mundo hace lo que se le da la gana en pesca y acuicultura y eso no seguirá así. Hay una autoridad que quiere direccionar esos proyectos y sacar uno solo, que todos participemos en un proceso incluyente que permita definir esa política para un aprovechamiento responsable.

Los piscicultores están pendientes del permiso para cultivar pangasius, ¿cómo va ese proceso?

Estamos discutiendo en una mesa técnica y administrativa de esa posibilidad. Lo primero que hay que hacer es un estudio de impacto ambiental y como autoridad tendremos la autonomía de definir cuáles serán las mejores condiciones de producción (embalse o tierra) que salvaguarden el ecosistema.