lunes, 22 de octubre de 2018
Cultura/ Creado el: 2018-10-07 10:55 - Última actualización: 2018-10-07 10:58

El cine real y social de Víctor Gaviria en Cinexcusa

Víctor Gaviria uno de los directores de cine colombiano imprescindibles en la historia del cine nacional, será uno de los invitados al 13° Festival de Cine de Neiva Cinexcusa.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | octubre 07 de 2018

Luz Viviana Cardoso García
Prensa Cinexcusa

En entrevista con el Diario del Huila habló de su película Sumas y Restas, de las narrativas en el cine colombiano y del Narcotráfico, tema central del Festival.

Su presentación será el martes 23 de octubre a las 6:30 p.m. en el auditorio Olga Tony Vidales de la Universidad Surcolombiana. Esta y todas las actividades tendrán entrada será libre y gratuita gracias a la Gobernación del Huila, la Alcaldía de Neiva, la Universidad Surcolombiana y todos los patrocinadores del Cinexcusa.

¿En qué consistirá su presentación en Cinexcusa?

V: La invitación de Cinexcusa me pone muy contento, el saber que un documento que hicimos y salió a las salas de cine en el 2005, Sumas y Restas, tenga actualidad y vigencia todavía. Vamos a hablar entorno la investigación y cómo se fue construyendo la película, con el fin de mostrar al final que muchos fenómenos o transformaciones que después aparecieron en Medellín, como masacres en los barrios, tenían en el fondo una esencia profundamente terrorista.

¿Cómo fue el proceso de realización y concepción de la idea ‘Sumas y Restas’?

V: Nosotros habíamos vivido en Medellín durante esa década intensa y furiosa que fueron los 80´s, de alguna manera habíamos creído al comienzo que el Narcotráfico era algo positivo, jóvenes que salíamos de la universidad de procesos revolucionarios con un deseo enorme de cambiar al país, de aportar, pensado que el Narcotráfico era una resurrección, que tenía semilla de una revolución.

La intención de la película ‘Sumas y Restas’, título que se le ocurrió a mi coguionista Hugo Restrepo, era mostrar la paradoja de esa realidad social que hubo en Medellín, que de pronto mostró que el Narcotráfico fue acogido por la sociedad como si fuera una buena noticia, una forma de hacer riqueza y que de pronto reveló su cara de contrarrevolución, de brazo de sangre, de delincuencia, de mano armada, que es realmente lo que muestra la película en su segunda parte.

La película se configura realmente como ‘Sumas’ en toda esa ingenuidad que nos hicimos todos, porque como era una riqueza que estaba, se veía por todas las arterias y venas del tejido social. Todo el mundo creía que esa riqueza iba a llegar, y por lo tanto tenía la ilusión infantil que te podía llegar sin preguntarte que era una riqueza ilegal, que tarde y temprano iba a ser reprimida y por lo tanto iba a mostrar su cara feroz de la sangre.

¿Cuáles son los cambios que percibe en las narrativas del cine colombiano y su filmografía?

V: Este cine de realidad que también debe construir guiones con unidad, con conexión entre las secuencias y con impulso. Películas que tocan temas de la violencia, hechos que disparan los destinos de los personajes de un lado hacia otro de una manera vertiginosa y que por eso interesan al espectador con esos cambios de giros tan fuertes.

Las películas de realidad de todas maneras intentan mostrar el fenómeno social que hay en el fondo y por lo tanto son películas en donde hay que mostrar la evolución de los personajes, de dónde vienen, y la tentación del Narcotráfico que al final termina por asesinarlos, por borrarlos y quererlos fracasar. Es mostrar que son historias sociales.

¿Cómo se está narrando el narcotráfico en el cine colombiano?

V: Algo que tienen en común películas como ‘Matar a Jesús’ de Laura Mora; ‘Pájaros de verano’ de Ciro Guerra; ‘Tierra en la lengua’ de Rubén Mendoza; ‘La tierra y la sombra’ de César Acevedo; ‘La Sirga’ de William Vega; ‘Porfirio’ de Alejandro Landes y ‘Pariente’ de Iván Gaona, es que veces hay un predominio del argumento en detrimento del universo. En el concepto mío siempre trato que predomine el universo más que la anécdota, de lo que configura el argumento, no sé si lo logro o no.

En todas las películas que trato de hacer, y lo que hay que seguir haciendo con las de Narcotráfico, es insistir en ellas. El país no necesita ni dos ni tres películas buenas, sino obras de arte, porque es la única manera de hacer la catarsis y todo el periplo de concientización, comprensión y de conocimiento de lo que nos ha ocurrido.

Bienvenidas todas las películas de Narcotráfico, esperando que alguna de ellas nos toque el corazón profundamente, el corazón personal y social para de alguna manera escapar de ese laberinto difícil que ha trazado el Narcotráfico en todos los jóvenes en este país.

¿Cómo es hacer cine con actores naturales?

V: El trabajo con actores naturales es una cosa que he hecho desde siempre, hace parte de mi propuesta cinematográfica. Mi deseo de hacer cine hizo que buscara un concepto del actor natural en Medellín y de ahí surgieron estas películas, estos cortos que fueron afinando el concepto de actor natural.

El trabajo con actores naturales es una búsqueda de escapar del maniqueísmo, sobre todo en un tema como el Narcotráfico que es el tema de la hipocresía de los periodistas, que siempre te dicen que tus películas son buenas o malas, no, tú tienes que hacer unas películas que el maniqueísmo quede afuera. Hacer cine es una tarea monstruosamente grande, difícil y hermosa que no la vamos a simplificar. Tiene que ser cosas mucho más profundas y cuando el actor natural penetra en esos ámbitos de la delincuencia, de lo ilegal, ese límite de lo bueno y malo socialmente es donde realmente tienes que pegarte de los actores naturales para escapar de esas reducciones y para hacer películas donde haya esas enunciaciones trágicas de lo que nos ha ocurrido en la realidad de este país.

El minuto a minuto lo podrán encontrar en todas las redes sociales.

Página Web: www.cinexcusa.com

Facebook: FESTIVAL DE CINE DE NEIVA CINEXCUSA

Instagram: festivalcinexcusa

Twitter: @cinexcusa

Comentarios