miércoles, 13 de diciembre de 2017
Dominical/ Creado el: 2017-08-13 12:41 - Última actualización: 2017-08-13 03:25

El ruido ambiental y sus impactos en la salud

Los altos niveles de ruido pueden generar diversos problemas de salud. Millones de personas conviven con ruidos que sobrepasan los 65 decibelios (dB), el umbral diurno establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Escrito por: Redacción Diario del Huila | agosto 13 de 2017

Redacción Diario del Huila
Lucía Sánchez

«El ruido es un factor estresante que nos puede llegar a enfermar», indican estudios de la (OMS). Especialistas alertan de la relación entre la exposición al ruido y la aparición de enfermedades como el estrés, la ansiedad, insomnio, problemas cardiovasculares y en el peor de los casos hipoacusia  (disminución de la sensibilidad auditiva), así lo indico en diálogo  con DIARIO DEL HUILA, Ángela Pérez Lemus otorrinolaringóloga egresada de la Universidad de Ciencias Médicas de la Habana.

El panorama es preocupante si sabemos que los neivanos conviven a diario con ruidos que sobrepasan los 65 decibelios del umbral diurno establecido por la OMS y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible MADS con la Resolución 627 de 2010, que establece los límites permitidos, así quedó evidenciado en el Mapa de Ruido de Neiva que presentó este viernes la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena-CAM.

Enfermedades causadas por el ruido

De acuerdo Pérez Lemus otorrinolaringóloga «Desde hace mucho años es conocida la relación que existe entre la exposición a los ruidos intensos y la hipoacusia (disminución de la sensibilidad auditiva. El hombre está constantemente inmerso en un mar de ruidos de todo tipo, antes se pensaba que el principal productor de ruido era la ciudad por la industria y las avenidas, desafortunadamente ahora en el campo se está usando maquinaria pesada para las diferentes actividades agrícolas que también generan daño a nivel auditivo, la exposición constante a los diferentes ruidos como el de las discotecas, el tráfico, los audífonos pueden generar hipoacusia», enfatizó la especialista.

Además agregó, «el oído humano puede tolerar 65 decibeles sin generar ningún daño a nivel auditivo, dependiendo del nivel de ruido mayor a este límite se puede provocar malestar físico. Si nos exponemos constantemente a ruidos mayores de 90 decibeles se genera trauma a nivel del oído interno o la disminución de audición irreversible.

»En los casos de exposición prolongada a los ruidos nocivos, en principio el paciente ni las personas que lo rodean perciben la disminución de la audición. Los síntomas que se presentan posterior a la reducción de audición son el agotamiento, disminución  de concentración, baja en la capacidad de atención conllevando problemas laborales y  de rendimiento laboral o escolar, el principal síntoma que lleva a consultar al paciente es acúfenos o pitos (zumbidos en el oído), es importante tener en cuenta que cuando se ha instaurado un problema auditivo es casi irreversible», puntualizó Pérez Lemus.

Por su parte el Doctor Eduar Alberto Polonia Jácome otorrinolaringólogo de la Universidad Militar indicó en entrevista con esta Casa Editorial, que «cada persona tiene su nivel de tolerancia, hay umbral funcional que va desde los 10 decibles hasta los 60 decibeles. Es como el margen de confort de la persona, si se supera esto se genera un proceso de irritación de oído interno que puede terminar en hipoacusia o trastornos del equilibrio por transmisión de fuertes o intensas olas de energía a nivel de oído interno y medio», dijo el especialista.

Además manifestó: «La sensibilidad auditiva que suele deberse a una irritación en alguna parte de la vía auditiva)  el paciente cree que escucha más pero está percibiendo una pérdida auditiva en frecuencias agudas, donde el cerebro sensibiliza las frecuencias que aún están buenas, este proceso es doloroso, ya que la Algiacusia (dolor causado por el ruido) a intensidades bajas, en algún tipo de pacientes  que han perdido frecuencias agudas, en algunas oportunidades según las persona puede ser mucho más lesivo que en otras».

Las recomendaciones de los médicos son principalmente evitar ruidos por encima de los niveles permitidos o usar protectores de auditivos.

Panorama del ruido en Neiva

De acuerdo al Mapa de Ruido de Neiva que presentó este viernes la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena-CAM, el excesivo uso del pito y la utilización de equipos de amplificación de sonido en residencias y vehículos, son las principales causas del ruido ambiental en Neiva. Los niveles de ruido permisibles están entre los 55 y 65 decibeles y los escenarios de ruido en algunas zonas y horarios están llegando a los 80 y 90 decibeles.

Según el estudio, hay unas situaciones generadoras de ruido en la noche como los equipos de sonido a altos niveles en zonas residenciales y en vehículos. Otra de las causas por las que los niveles de ruido de disparan en algunos sectores de la ciudad,  son el uso de automotores y motocicletas sin sistemas de silenciador.  «En la noche sucede algo particular y es que en este horario la ciudad no está cumpliendo con los estándares mínimos indicados por la norma ambiental», precisó el directivo.

En cuanto al horario diurno, el principal factor del ruido ambiental está asociado a la utilización excesiva de bocinas (pitos) de automotores en las zonas de mayor confluencia vehicular, generando que las condiciones de ruido se disparen. Se encontró además que asociado al ruido automotor, se registra la utilización de bocina en sectores donde normalmente la gente ubica mal sus vehículos, generando trancones y provocando niveles de ruido elevados.

Si bien es cierto en los últimos años se ha logrado una importante reducción del ruido ambiental en Neiva, actualmente se registran niveles de ruido por encima de los máximos permisibles por la norma en algunas zonas de la ciudad.

Comentarios