domingo, 19 de enero de 2020
Contexto/ Creado el: 2019-12-05 11:20

El último adiós al sacerdote Diego Omar Peña Navia 

Tras soportar un doloroso cáncer durante más de seis años, el religioso ordenado antes  de terminar sus estudios clericales murió la madrugada del pasado viernes en Saladoblanco, su tierra natal. 

Escrito por: Redacción Diario del Huila | diciembre 05 de 2019

A tres meses y doce de días de haberse ordenado  de manera atípica por el cáncer que padecía,  el sacerdote Diego Omar Peña Navia, falleció el pasado viernes rodeado de su familia en  la vereda la Esperanza del municipio de Saladoblanco.

El padre Peña Navia, había regresado el sábado anterior de Bogotá, donde permaneció varios días en una clínica de la capital de la Republica, donde recibía tratamiento especializado. 

“El sábado anterior a petición del Padre Diego,  su familia decidió regresarlo en un vuelo de Satena a Pitalito, donde posteriormente fue trasladado a la vereda la Esperanza de Saladoblanco, donde murió acompañado por sus padres Omar  Alfonso   y  Hortensia  y su demás familiares que estaban en la finca,   como fue la voluntad expresa de este Santo Varón” señaló la alcaldesa de Saladoblanco Zuleima Peña, prima del extinto sacerdote. 

El drama 

El cáncer, la enfermedad terminal que llevó a la eternidad a sus 31 años al Padre Diego Omar, le fue detectado en el 2013,  donde tras someterse a un  exhaustivo tratamiento,  al terminarlo  los médicos    diagnosticaron   que la enfermedad  había sido  superada totalmente. 

 “Desde entonces Comenzó a frecuentar y participar en las celebraciones litúrgicas que se daban en su vereda y lentamente comenzó a experimentar, lo que él reconoció como, ‘un llamado muy fuerte del Señor, manifestado de múltiples maneras’ al ministerio sacerdotal en la Iglesia situación que lo llevó al seminario”, según comentó  Mons. Fabio  Duque. 

Desde hace cinco años Diego Omar, había decidido acercarse a la pastoral vocacional de la Diócesis de Garzón. En ese entonces los certificados médicos indicaban que no “había huella dejada por la enfermedad” y con este diagnóstico inició su carrera sacerdotal que se vio frustrada a mediados del 2017, con la reaparición del cáncer letal que finalmente lo llevó a la tumba. 

La ordenación 

 “A lo largo de los cinco años de seminario, el joven Diego Omar, ha presentado signos de crecimiento en la fe, y desde hace año y medio, cuando reapareció la enfermedad, se ha distinguido por enfrentar este momento tan difícil desde una profunda unión de su sufrimiento con la pasión de Cristo y haciendo palpable una serenidad envidiable frente a la realidad de la muerte”, afirmó el Obispo en una reciente entrevista.   

Debido a estos signos de madurez, Mons. Duque lo consideró apto para ser ordenado diácono y posteriormente sacerdote, por lo que realizó la consulta a la Santa Sede, que fue aprobada y el 21 de agosto de 2019, sin haber terminado la carrera clerical el seminarista Diego Omar Peña Navia fue ordenado como sacerdote. 

“Quiero morir con la casulla puesta, porque morir siendo sacerdote vale todo, tal como murió el padre polaco Michel” señaló el Padre Peña al Canal San TV, días antes de su ordenación sacerdotal. 

El sepelio 

La hora y fecha del sepelio del padre Diego Omar Peña Navia, aún no está definida. “Estamos esperando el regreso del Padre Ervin Peña, hermano de Diego Omar, quien oficia en España, para definir junto con la Diócesis de Garzón, la hora del entierro de nuestro sacerdote” manifestó la alcaldesa de Saladoblanco. 

Entre tanto el cadáver del padre es velado en la vereda la Esperanza, de Saladoblanco en la finca donde vivió con su familia la mayoría de su vida, este Santo Varón.