lunes, 15 de octubre de 2018
Primer Plano/ Creado el: 2018-05-20 10:14 - Última actualización: 2018-05-20 02:14

Emergencia en Hidroituango pone en la ‘lupa’ a El Quimbo

DIARIO DEL HUILA consultó algunos expertos para conocer de cerca por qué las inconsistencias  en el proyecto hidroeléctrico  más grande del país, prende también las alertas en otros embalses como El Quimbo.

Escrito por: Caterine Manchola | mayo 20 de 2018

La emergencia que actualmente se presenta en plena construcción de la central hidroeléctrica de Ituango en Antioquia,  obedece según  expertos a que carece de estudios de georeferenciación, sismicidad inducida, y de caracterización de fallas geotécnicas; misma situación que según Miller Armín Dussán Calderón, ocurre en El Quimbo.

De acuerdo con el docente e investigador de la Universidad Surcolombiana, la Contraloría General de la República realizó una investigación y advirtió que no se realizaron dichos estudios, y por ende no dio su aval a la construcción de Hidroituango, sin embargo Empresa Públicas de Medellín – EPM, hizo caso omiso.

“Yo conocí esos estudios desde 1980, donde se advertía que no se hiciera la represa, y tengo también las investigaciones de la Contraloría  donde determinan que no es viable  El Quimbo. Pues, el órgano de control hizo la advertencia de que los mismos rasgos evidenciados en Hidroituango están presentes en dicha central; este proyecto también se va a reventar”, Aseveró.

Muchas fallas

Sostiene Dussán Calderón, que como consecuencia de la omisión por parte de la multinacional Emgesa, “El Quimbo presenta una filtración que surgió después de la construcción”; además de eso, la International Rivers, también determinó “no certificar la central como Mecanismo de Desarrollo Limpio por los altos riesgos de fallas geotécnicas, tales como los deslizamientos de tierra y terremotos”.

Por su parte la  Contraloría General de la República,  explicó que no se incluyó dentro de sus requerimientos el análisis de sismicidad inducida por el llenado del embalse; y hubo  tres tipos de omisiones frente a las amenazas que fueron analizadas:

“La ausencia de una zonificación, por amenaza volcánica relacionada con la presencia y actividades del Volcán Nevado del Huila y el Volcán Sotará. La ausencia de un modelamiento morfo-dinámico relativo a las amenazas provenientes de avenidas torrenciales, flujos de lodos, generadas por crecientes en el sector de los Ríos Páez y La Plata y el sector Río Magdalena y Río Suaza”.

 Y, tercero,   la ausencia de una “caracterización geométrica, (estudio de las propiedades de las figuras en el plano o el espacio), cinemática (descripción del movimiento de los objetos sólidos sin considerar las causas que lo originan) y sismológica que permita establecer bajo un modelo determinístico o probabilístico la ocurrencia de sismos generados” por las 10 fallas geológicas, identificadas por el EIA, entre ellas, las activas de Algeciras y Tesalia.

¿En qué afecta esto al Huila?

Lo grave del asunto es que el Huila está zonificado como una localidad de alta amenaza sísmica, según explicó Carlos Roa, geólogo de la Oficina de Gestión de Riesgo del departamento, debido  las fallas geológicas que este presenta. 

“Al occidente del departamento está el límite entre  el Valle Alto del Mágdalena y  la cordillera central, donde está el sistema de fallas de chusmas; y al oriente, con la cordillera oriental está el sistema de fallas de Algeciras. Son fallas regionales que atraviesan todo el país”.

También explicó que estas se encuentran activas y  en constantes movimientos sísmicos leves,  “que si lo vemos desde el punto de vista técnico no está mal, porque mientras haya movimiento, hay relajación de esfuerzos”.

La situación, según el investigador de la USCO es alarmante, pues el segundo informe de la  Contraloría General de la República, halló que “no se realizó la caracterización de fallas geológicas y su relación con la sismicidad, ni tampoco abordó de manera amplia y suficiente la sismicidad natural instrumentada ni la histórica”.

Advierte que esto “puede haber llevado a subestimaciones en cuanto a las aceleraciones a las que podrían ser sometidas las estructuras. En cuanto a sismicidad inducida no se cumplieron las obligaciones de instrumentación previas al llenado del embalse y que fueron exigidas por la ANLA. Por ende,  la licencia ambiental de este proyecto presenta insuficiencias técnicas que permitan la caracterización ambiental en el componente físico, lo cual hace de su ejecución un verdadero peligro dado que puede producirse una catástrofe de  gran magnitud”.

Con respecto a  la filtración que según el docente tiene el embalse, el informe indica que estas “presentan riesgo inminente sobre el proyecto. Lo cual pudo tener origen en deficiencias en la fase de evaluación técnica de los estudios realizados para la obtención de la licencia ambiental del proyecto, específicamente, sobre la evaluación del Plan de Contingencia”.

“Betania no tendría capacidad”

Finalizó expresando Miller Dussan que con relación a ¿Qué pasaría en caso de la eventual ruptura  de la represa?, con relación a la falla funcional, la Contraloría, halló que Betania no tendría capacidad para este caudal por lo tanto rebosaría la presa y generaría inundaciones aguas abajo.

Por último, respecto a la falla estructural señala que es necesario evaluar la estabilidad de la central considerando el impacto que generaría esta onda a Betania.

Los daños pueden compensarse:  ANLA

Ante  estos duros cuestionamientos, la directora de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales  - ANLA, Claudia Victoria González, sostuvo que el haberle otorgado la licencia ambiental a dicho proyecto, se debe a que luego de ser evaluados sus impactos sobre el medioambiente, se halló que sí se podrían mitigar o prevenir.

“Cuando se evalúa una licencia ambiental también se analizan los impactos ambientales, si estos se pueden prevenir, controlar y mitigar se otorga. Si por el contrario no se pueden prevenir o mitigar de manera eficiente no. Ellos tienen que mantener un caudal ecológico, garantizar el nivel de oxígeno en el agua, y también tienen obligaciones específicas sobre las personas que se vieron impactadas por el proyecto”.   

¿Qué dice Emgesa?

“Lo primero que hay que aclarar es que la situación de HidroItuango se presentó en la etapa de construcción de la Central, a diferencia del momento en que se encuentra la Central de El Quimbo, que lleva más de dos años en operación.

Para la construcción de la Central se realizaron todos los estudios necesarios y requeridos, entre los que se incluyen análisis de geología, geotecnia, hidrología, amenazas sísmicas, entre otros, los cuales permitieron realizar los diseños de las obras civiles de la central, cumpliendo las normas internacionales”. 

¿Qué monitoreos realizan y con qué periodicidad? 

“Tanto la presa como el dique auxiliar cuentan con más de 400 instrumentos para monitorear el comportamiento de la presa. Esta instrumentación de última tecnología incluye piezómetros, celdas de asentamiento, acelerógrafos, monolitos, entre otros, que permiten no solo monitorear de manera confiable, permanente y en tiempo real el comportamiento de toda la presa, sino también generar alertas tempranas”.

“Adicionalmente, EMGESA cuenta con una red de alertas compuesta por 10 estaciones hidrometeorológicas automáticas que hacen seguimiento a lluvias y caudales del río Magdalena, así como de principales afluentes en la zona de influencia de El Quimbo y Betania, las cuales suministran información que permiten hacer un adecuado  manejo, control y regulación de las posibles crecientes”.

De llegarse a presentar una eventualidad adversa, ¿Cuál es el plan de contingencia?   

“EMGESA siempre ha contado con un plan de contingencia que da las pautas de prevención y atención de los diferentes escenarios, con los protocolos exigidos respecto a amenazas, vulnerabilidades, riesgos, acciones de actuación y canales de comunicación que se deben tener frente a una emergencia o contingencia”.

“Este plan se encuentra actualizado  con los cambios normativos de Gestión del Riesgo de Desastres que se han venido presentado desde su construcción (Ley 1523 de 2012 o Ley de Gestión del Riesgo de Desastres)”.

“El Plan de Contingencia ha sido divulgado y socializado con las autoridades tanto de la Gobernación del Huila (Comité Departamental de Gestión del Riesgo de Desastres) y los municipios de la zona de influencia (Consejos de Gestión del Riesgo de Desastres) quienes serán los responsables de activar las alertas y actuaciones frente a la emergencia. Esta divulgación se realizó durante el mes de julio de 2017”.

Bitcoin Exchange CEX.IO

Comentarios