jueves, 19 de octubre de 2017
Judicial/ Creado el: 2017-09-19 11:34 - Última actualización: 2017-09-19 11:35

Estarían ofreciendo dinero a miembros del ex Bloque Sur de las FARC

Así lo denunció Ramiro Durán durante una actividad académica realizada en la Universidad Surcolombiana de Neiva. Asegura que, aprovechando el desespero de no recibir la bancarización, a muchos les han llegado “propuestas tentadoras” para vincularse a bandas delincuenciales.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | septiembre 19 de 2017

Diario del Huila
Especial 180gradospreensa.com

Muchos no han recibido ni la contraseña, mucho menos su cédula de ciudadanía, para su identificación personal. El grueso de los miembros de la ex guerrilla de las FARC tampoco se les han abierto su cuenta bancaria y, por ende, tampoco han reciban el apoyo económico del 90 por ciento del salario mínimo mensual, tal como se estipuló en el Acuerdo de Paz. Así lo confirmó Ronald Rojas Ramos, o conocido como Ramiro Durán en ese grupo recién incorporado a la legalidad, quien alertó de los riesgos a los que están siendo sometidos algunos de sus compañeros en el desmantelado Bloque Sur.

La denuncia fue conocida durante el lanzamiento del Cuadernillo No. 8 del Taller Cultural José Eustasio Rivera, dirigido por el maestro Luis Ernesto Lasso, profesor de la Universidad Surcolombiana. Al espacio académico fue invitado el excomandante Ramiro, quien rememoró las cerca de 25 almas que fueron torturadas, desaparecidas y asesinadas durante las últimas cuatro décadas en el Huila, a razón de sus ideas políticas y revolucionarias. Luego de la movilización de esta organización, de ejercito irregular a partido político legal y sin armas, muchos de sus comandantes, hoy líderes políticos, son invitados a este tipo de actos de memoria.

Sin plata y sin cédula

El panorama no es muy alentador para quienes hoy ya no están en armas y buscan hoy ser aceptados en la sociedad. Muchos ex combatientes no tienen su cédula de ciudadanía, ni siquiera les ha llegado su contraseña, señaló Durán. Esta situación ha generado para ellos, entre otras cosas, que no les llegue la bancarización, que es ese auxilio que les dará el Estado (633.000 pesos mensuales) mientras hacen su tránsito a la vida civil. “La gente está entonces un poco preocupada y ha motivado abandonar a algunos estos lugares que antes eran Zonas Veredales y que ahora son Espacios Transitorios de Capacitación y Reincorporación”, subrayó el dirigente político.

Este panorama contrasta con lo evidenciado por el Observatorio de Seguimiento a la Implementación del Acuerdo de Paz, institución que aseguró que el cumplimiento a lo pactado “avanza a un ritmo lento y diferenciado entre el fin del conflicto y las reformas sociales pactadas”. Como para poner un dato, hasta la fecha, la Registradora Nacional a cedulado a 5.126 excombatientes, de los más de 7.000 que reportó tener las FARC. De esos, solo han logrado bancarizarse cerca de 2.200. Y con todo, esto representaría el 33,80 por ciento de implementación en el área de reincorporación política y socio-económica.

Los números por este lado entonces han avanzado lento, pero no así los asesinatos selectivos. Ya son 24 personas, 10 familiares de guerrilleros y 14 integrantes de las FARC, que han resultado asesinadas a manos de fuerzas oscuras. 

Las propuestas tentadoras de la guerra

Esta situación ha repercutido en otras situaciones al interior del hoy partido político FARC. La incertidumbre a la que hoy están expuestos los excombatientes, tanto por la sostenibilidad económica a cuenta de la no bancarización y pago del auxilio económico, así como por el miedo que trae el sistemático asesinato de sus compañeros, ha generado en muchos la tentación de volver a la clandestinidad. Así lo ha confirmado Ramiro Durán, al conocer que muchos le han confesado esa posibilidad al interior del desaparecido Bloque Sur de las FARC.  

 “Sí ha pasado, y me lo han manifestado compañeros de armas anteriormente, que ellos no han recibido ni la primera bancarización. Ya el gobierno está mandando alimentos a esas zonas; tienen que comer, tienen que vestirse, pero ante esa incertidumbre llegan propuestas muy tentadoras. ‘Que venga, que aquí les vamos a resolver lo necesario para vivir’, etc; incluso algunas bandas delincuenciales están ofreciendo dinero como salario a nuestros antiguos combatientes para que se vinculen”, denunció.

El panorama que hay de demoras en la implementación de varios de los aspectos que planea el acuerdo por parte del Gobierno Nacional, viene haciendo su juego en el futuro mismo de la paz en Colombia. Lo sucedido hace unos días con Édgar Mesías Salgado Aragón, alias Rodrigo Cadete, comandante durante los años de la guerra del 27 Frente de las FARC, podría interpretarse como un posible resultado de la tensión al interior de la organización.

 “Entonces, ojalá sean prontas las medidas a tomar para poder revertir esto. De lo contario, como lo dijo Henry Acosta, un empresario del Valle quien fue facilitador en los Acuerdos, ‘es un acto de perfidia firmar un acuerdo, desarmar una guerrilla para luego incumplirles’. No podemos repetir esa historia amarga. Ni podemos permitir que mil hombres de ocho mil regresen a las armas, porque sería una paz incompleta”, resaltó Ramiro.

¿Hay división al interior de la FARC?

Las diferentes disertaciones al interior del movimiento político recién conformado han generado que algunos medios de comunicación lo interpreten como una presunta división. Sobre ello, Ramiro Durán aseguró que no hay tal división. “Nosotros lo que realizamos hace poco en Bogotá fue un ejercicio político, en donde un partido tiene que dar discusiones internas. Todo partido las da. Las hacen los liberales, los conservadores, lo hizo el Centro Democrático en su convención. Si en un partido político existe el unanimismo, ¿entonces para qué realizar un congreso?”, cuestionó.

Es decir, el congreso se debe debatir, se debe discutir, tiene que confrontar, obviamente en el marco de la ideología del proyecto político. Entonces, yo no hablaría de divisiones sino de discusiones que había que dar en el congreso, y si no había que darlas en ese espacio, ¿en dónde era? No era en un corrillo, no era en un artículo en redes sociales, no; era en el congreso que teníamos que compartir la diversidad de apreciaciones sobre nuestro futuro político, sobre el nombre, nuestra plataforma”, resaltó.

Hoy ninguna autoridad reporta disidencia de esa estructura organizativa que tuvo presencia en el sur colombiano. Pese a la difícil situación, sus miembros aseguran igualmente que internamente no hay divisiones de ningún tipo, salvo las diferencias de tipo político, propias de la dinámica de cualquier partido político, dicen. Sin embargo, sí es necesario que el Gobierno Nacional agilice sus acciones de cara a la garantía de los derechos a los que los excombatientes tienen derecho por cuenta de la implementación de lo discutido durante los seis años en la capital cubana. 

Comentarios