lunes, 16 de septiembre de 2019
Regional/ Creado el: 2019-08-06 09:19 - Última actualización: 2019-08-06 10:53

Estudian declarar en estado de cuarentena a dos cárceles del Huila

A comienzos de marzo, cuando se reportaron los primeros casos de parotiditis en la cárcel de Neiva (ubicada en Rivera), autoridades de salud emitieron alertas y acciones para controlar el brote. Sin embargo, cinco meses después se estudia la posibilidad de declarar en estado de cuarentena también a la cárcel de Garzón porque el virus se propagó de un centro penitenciario a otro y amenaza con no extinguirse. 

Cárcel de Neiva (ubicada en Rivera).

Escrito por: Caterine Manchola | agosto 06 de 2019

Caterin Manchola
Diario del Huila, Neiva

En caso de que no puedan controlar el aumento de parotiditis, las autoridades de salud optarían por someter las cárceles de Neiva, (en Rivera), y Garzón a un periodo de cuarentena, informó, luego de 5 meses de haber comenzado el brote, la Secretaría de Salud del Huila.

La medida, que afectaría a todo el departamento, aún no tiene fecha determinada y dependerá de lo que resulte de reuniones entre diferentes instituciones como Fiscalía General de la Nación, Defensoría del Pueblo, personerías municipales, directores de los centros penitenciarios y secretarías de salud; aunque se conoció que no sería en esta semana.

La declaratoria sería durante 55 días e implicaría que se restrinjan por completo las visitas por parte de los familiares y entre patios de diferentes centros de reclusión.

Pero primero,  “tenemos que hacerle un nuevo seguimiento a las cárceles esta semana”, dijo la secretaria de Salud del Huila, Gloria Esperanza Araújo Coronado, y mencionó que el 30 y 31 de julio fueron los últimos visitas que hicieron.

Histograma de frecuencia por semana epidemiológica de inicio de síntomas en cárcel de Garzón. Fuente Secretaría de Salud del Huila.

Por una visita conyugal

El caso cero de paperas para la cárcel de Garzón se reportó en la semana epidemiológica 17, es decir del 21 al 27 abril, y fue a raíz de las visitas entre presos en ambos reclusorios.

“Por ejemplo, hay parejas que están ambos en la cárcel, así fue que inició el de garzón que hizo la visita al de Neiva y allí hubo la contaminación”, explicó Araújo Coronado.

Lo principal para hacerle frente al virus es identificar los síntomas, pero las personas en proceso de resocialización no siempre dan a viso a las autoridades por temor.  El tratamiento de las paperas requiere mínimo 15 días de cuarentena para el enfermo, entonces por evitar ser sometidos a este aislamiento ocultan los síntomas.  

En Neiva el brote comenzó  en semana epidemiológica 14, es decir del 31 de marzo al 6 de abril, y ha habido varias situaciones que complicaron el panorama, según manifestó el capitán Blademir Samboni Suárez.

Histograma de frecuencia por semana epidemiológica de inicio de síntomas en cárcel de Neiva (en Rivera). Fuente Secretaría de Salud del Huila.

100 % en hacinamiento

Las instalaciones de los dos centros penitenciarios estarían en condiciones para tratar el virus, aunque hay un hacinamiento del 100 por ciento en Neiva y 49 por ciento en Garzón, sí se ha podido ejecutar el aislamiento según la secretaría de salud departamental.

Desde que comenzó el aumento inesperado de casos de personas con paperas para Garzón y Neiva, a la fecha se han reportado 32 y 94 casos respectivamente (ver gráfica 1). En Garzón 5 están en aislamiento y 27 reciben tratamiento médico y no se han reportado complicaciones. En Neiva, la situación es más compleja y ya dejó algunas personas de sexo masculino con involuciones testiculares.

Según informaron los directores de ambos centros penitenciarios, la capacidad para la cárcel de Neiva es de 950 reclusos, pero hay actualmente 1904 presos, es decir 954 más de los que deberían. Y Garzón tiene capacidad para 291 personas, pero hay 439 ciudadanos privados de su libertad, esto es 148 más.

Entre los controles que indicó la Araújo Coronado, que se han adelantado en los centros penitenciarios, se encuentra la entrega de tapabocas, manejo ambulatorio de los enfermos diagnosticados, aislamiento, protección para las mujeres en estado de gestación, restricción de visitas para los adultos mayores y gestantes, desinfección de los patios, uso del tapabocas, inmunización para los guardias,  restricción de visitas conyugales, entre otras.

Pese a ello, algunas recomendaciones no se han tenido en cuenta según manifestó la Secretaría Salud del Huila, “a raíz de todas esas dificultades es que no nos ha permitido hacer la contención del brote”.

La falta al seguimiento de las recomendaciones impartidas desde las autoridades de salud también encierra la no utilización del tabapocas por parte los visitantes a las cárceles. 

De otro lado, el capitán Blademir Samboni Suarez, manifestó que “se han llevado a cabo las recomendaciones que la Secretaría de Salud ha impartido. Hubo una falencia con el tema de lavado de manos pero se ha tratado de subsanar, especialmente los fines de semana, entre semana es complejo porque aquí tenemos la problemática del agua, eso lo hace más difícil”.

Agregó que, sin embargo, hace 12 días que no encuentran nuevos casos de paperas. Pero también, “hay unos –reclusos- que son irresponsables y no lo portan, o no todo el tiempo. Pero eso es lo que se ha tratado, de sensibilizar y hacerles caer en cuenta de la importancia del tapabocas”.

Frente a la medida de decretar el estado de cuarentena dijo que fue algo que se pensó en un comienzo, pero actualmente no se tomaría. En el año 2018 se presentó un brote pero  de tuberculosis que fue superado. 

Sin identidad

Por su parte David Felipe Bernal Romero, sociólogo de la Universidad Nacional de Colombia y docente de la Universidad Surcolombiana, explicó que “al perder sus derechos, sus condición de ciudadanos, el trato que se les da seguramente no es el más adecuado y por eso se presentan situaciones como la enfermedad. Las condiciones de salubridad y condiciones básicas para que un ser humano pueda sobrevivir: son mínimas”. 

“Una sociedad tan inequitativa, social, económica, política y culturalmente, lleva a que se vea el asunto de los internos como una situación en desventaja; es decir, desde diferentes autores de la sociología se plante cómo lo que buscan este tipo de instituciones, que podemos denominar totales, buscan cómo las personas internas pierdan la identidad”.

Explicó que esa situación conlleva a que los reclusos sean considerados como un número más. “Se ha demostrado que la cárcel no genera la resocialización de las personas precisamente por las condiciones a las que están siendo sometidos –los reclusos-, genera sí una pérdida de identidad y  aislamiento, y el temor de más aislamiento. Es decir, ya están en esa condición por el hecho de ser recluidos, entonces ellos no admiten que están con la enfermedad por temor a una doble exclusión”.  

Para  Bernal Romero, el objetivo de las cárceles es buscar que las personas se resocialicen, pero cada vez es más latente la necesidad de buscar otro tipo de medidas para evitar conductas negativas en la sociedad. 

Histograma de frecuencia por semana epidemiológica de inicio de síntomas en cárcel de Neiva (en Rivera). Fuente Secretaría de Salud del Huila.

Histograma de frecuencia por semana epidemiológica de inicio de síntomas en cárcel de Garzón. Fuente Secretaría de Salud del Huila.

***

Enfermedad viral

La Secretaría de Salud de Neiva también emitió hace poco un mensaje de alerta sobre el aumento en número de casos de  parotiditis en el municipio. En el Sistema de Vigilancia en Salud Pública figuran 186 los notificados en lo que va del presente año, que ha afectado a todos los  grupos de edad de la población. Aunque aclara que no es una alarma, “si es un llamado a la prevención”.

Cualquier persona que no sea inmune, ya sea porque no ha tenido la infección en el pasado o porque no ha sido vacunada, puede ser infectada.

El virus de las paperas se propaga muy fácilmente de persona a persona a través de gotas de saliva o moco de la boca, nariz o garganta de una persona enferma a una sana;  generalmente cuando  ésta tose, estornuda o habla, el virus puede entrar en los ojos, nariz o boca.

También puede trasmitirse al compartir alimentos, bebidas, utensilios de uso personal como vasos, cepillo, toalla, entre otros. El período de incubación de las paperas es de 16 a 18 días. Muchas personas infectadas con este virus de las paperas no tienen síntomas, por lo que es posible infectarse y propagar el virus sin saberlo.

La parotiditis es una enfermedad viral sistémica aguda contagiosa que suele causar una hipertrofia dolorosa de las glándulas salivales, con mayor frecuencia, las parótidas. Las complicaciones de la infección incluyen orquitis, meningoencefalitis y pancreatitis. El diagnóstico suele basarse en la evaluación clínica y todos los casos deben informarse rápidamente a las autoridades de salud pública. El tratamiento es sintomático. La vacunación resulta eficaz para la prevención.

Comentarios