lunes, 18 de noviembre de 2019
Panorama/ Creado el: 2019-10-13 11:20 - Última actualización: 2019-10-13 11:42

Guerreando contra las aguas del Río Pato

Más de 100 deportistas competirán en el río Pato, en Caquetá, durante el Campeonato Nacional de Rafting. El evento busca sentar un precedente y que los ojos de Colombia miren al sur del país como un lugar donde se ‘rema por la paz’.

Rafting en el río Pato, en San Vicente del Caguán, Caquetá. Foto de la Misión de Verificación de la ONU en Colombia.

Escrito por: Caterine Manchola | octubre 13 de 2019

 Por: Caterin Manchola
Diario del Huila, Regional

Un grupo de 17 personas nos internamos por algunas horas en el antiguo Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación, ETCR, de excombatientes de la Columna Móvil de las Farc ‘Teófilo Forero’. El helicóptero logró entrar y salir sin mayores  impases  lo que, de entrada, fue calificado como algo atípico. “El mejor aterrizaje que he tenido. Es que aquí es complicado”, dijo Mauricio Artiñano,  uno los integrantes de la Misión de Verificación de la Organización de Las Naciones Unidas, ONU, en Colombia.
 
Una de las mayores dificultades para acceder al ETCR Miravalle, en el departamento del Caquetá es, además de las vías terrestres, que se encuentran en condiciones lamentables y que siguen reclamando la gestión del Estado, el clima: ha sucedido en muchas ocasiones que los helicópteros no pueden aterrizar y deben abortar la visita, según también comentó  otros de los integrantes de la Misión.    

Este acontecimiento fue posible tras la firma del Acuerdo Final, que desarmó a más de 13 mil personas a nivel nacional. El departamento, al igual que el Huila, es conocido por la amarga incidencia que tuvo Hernán Darío Velásquez  Saldarriaga, alias ‘El paisa’;  y porque allí también inició su proceso de reintegración a la vida civil Luciano Marín Arango, alias ‘Iván Márquez’, ambos exjefes de la guerrilla, quienes decidieron abandonar el proceso para crear una “nueva Marquetalia”.

Sin embargo, los cabecillas no fueron respaldados por más del 90 por ciento de los excombatientes que, en cambio, optaron por seguirle apostando al proceso de construcción de paz. Uno de esos ejemplos de resiliencia y compromiso son las más de 300 personas que llegó a albergar dicho ETCR. Fruto de ese trabajo resultó "Remando por La  Paz", un grupo de  personas que ya han dado de qué hablar a nivel nacional e internacional. 

Desde mayo del presente año, cuando 5 ex Farc y tres campesinos representaron a Colombia en el Campeonato Mundial de Rafting, en Australia, los ojos del mundo de este deporte se fijaron en este municipio del sur de Colombia. Y comenzó a resonar el Río Pato, sus aguas cristalinas y rápidos.   

La Misión de Verificación, delegados del Gobierno Nacional y departamental, entre otras personas, llegaron hasta la apartada zona rural para ultimar detalles de lo que será el Campeonato Nacional de Rafting. El evento que está catalogado como algo histórico, tendrá  lugar en  el municipio de San Vicente del Caguán, al norte del departamento del Caquetá. 

Durante la visita, el objetivo era explorar de lleno el río practicando rafting y continuar coordinando la actividad.

Uno de los guías fue Edinson Gaviria, integrante del equipo ‘Remando por la Paz’ y excombatiente Farc. Durante el recorrido, siguiendo la imponente corriente del río Pato, enfatizó en que  dejó los fusiles por los remos.  También dijo que algunos de sus compañeros viven cerca y otros continúan en el Espacio de Transición, pero como tal ya culminó el proceso de dos años, que fue el plazo negociado para reintegrarse a la vida social. 

Sobre la idea de remar, contó que “Llevábamos apenas dos o tres meses, no habíamos hecho dejación de armas, entonces se pensó en la posibilidad de hacer turismo en el río. Esa idea no se la podemos quitar, ni negar a nadie, que fue de ‘El Paisa’ Oscar”. 

“Hoy en día no está con nosotros, pero fue él quien inició este tema. Igualmente, con los proyectos de la piscicultura, de sembrar banano y plátano (…) el hombre fue el que craneó todo ese tipo de ideas, y las pusimos en función con ayuda del gobierno y Noruega”, dijo. 

 Entre remo y remo, también señaló que el río Pato es el resultado de la unión de aguas de la quebrada Balsillas,  San Juan del Oso, y río San Jorge, cerca de la inspección El Guayabal.  

Y que le han  puesto nombres a los sectores del afluente.  “Cuando comenzamos a recorrerlo, dijimos: bueno, hay que ponerle un nombre a cada trayecto y rápido, porque, antes, nosotros no habíamos pensado en hacer un campeonato, nos formaron fue como guías  para bajar solamente con turistas. Entonces, ahí dijimos: a este rápido pongámosle ‘La Pilosa’; porque es de alto riesgo, pero también porque había una muchacha que fue combatiente que le decíamos así, ella murió en un bombardeo que hizo la Fuerza Aérea, así que ahí la recordamos”.

Y lamentó que “Si hubiera estado viva, aquí estaría con nosotros en el proceso, pero no se dio esa oportunidad”. 

También, está identificado el rápido Del Puente,  Muro, Hidrotornillo, “y al de la llegada le llamamos La Evaluación”. Risas. 

La experiencia de Australia los marcó, les “fue muy bien”, dijo; aunque no quedaron entre los 10 primeros lugares. Las Farc era el equipo más nuevo y asistieron como “novatos”, porque realmente fue poco el entrenamiento que tuvieron. Compitieron con países que llevaban hasta 15 años, y con campeones mundiales de hasta ocho veces, como Brasil. Ocuparon el puesto 13, pero recibieron un reconocimiento y fueron portadas en medios nacionales e internacionales. Fruto de ello, a su regreso  “ya mucha gente quería venir para las vacaciones”,  dijo.

 A Australia fueron en mayo, y su pensado era que para la Semana Santa  muchas personas llegarían, pero no fue así. 

“Para esa fecha aquí estábamos en invierno, entonces se aumenta el nivel del río y eso es un riesgo para bajar con turistas, no se pudo” explicó. 

Sin embargo, sí han recibido visitas para conocer de cerca la iniciativa, de su pasado en la guerra, la reincorporación y quiénes los están apoyando, entre otras curiosidades. 

“La gente viene, tal vez se demoran dos o tres meses, pero cuando lo hacen llegan grupos de 20 personas, están dos días y luego se van”. Y para lograr mayores visitas, considera que sí es necesario mayor apoyo de los medios de comunicación para darse a conocer. 

Edinson Gaviria, es del Caquetá, pero estuvo siempre militando en el departamento del Huila, en mayor medida el municipio de Algeciras. Antes de firmarse el Acuerdo Final, llegó con los demás miembros de la Teófilo a Miravalle, donde se produjo el desarme. 

Por conocer el área, el río y las características de la región, el proyecto del turismo se perfila como una buena apuesta. “Esta área es muy grande, se le llama El Pato, pero es inmensa”, dijo mientras señalaba las enormes montañas a lado y lado del afluente. Y con conocimiento de causa, agregó: “estamos muy lejos de Florencia, de aquí a San Vicente hay media hora, y de ahí a Florencia por ahí tres horas y media, podríamos estar a cinco o seis horas, dependiendo…”. Se refiere a las condiciones de las vías y del clima. 

Sostuvo que muchas veces han sufrido retrasos en los vuelos de los turistas por el clima, “dicen: tenemos un viaje listo, pero si el tema atmosférico no da, se cancela. Y también las vías, yo pienso que deben arreglarlas, porque si uno va a un sitio se supone que las vías son transitables, que usted sin ningún inconveniente pueda llegar al destino”. 

Cuando estuvo en Bogotá, tras su regreso del campeonato mundial, ese fue uno de los temas que más se comentaban, el acceso para llegar al río Pato. “Nos decían, ‘qué tan buena es la vía de San Vicente a Miravalle’. Porque ellos llegan en avión hasta San Vicente, y aquí hay algo pavimentado, pero sí tiene sus baches”. Aunque, con todo el revuelo que tuvo en los medios, el acceso a esta área se ha mejorado, máxime cuando están ad portas de realizar el campeonato. 

No es como lo pintan 

Contrario a lo que muchas personas pueden imaginarse, este grupo de excombatientes aún no genera un importante rubro económico del rafting, “ni del turismo como tal”, aclaró el excombatiente, a razón de lo antes expuesto. 

Pero sí tienen como objetivo hacer turismo sostenible, para lo que se están capacitando también en el trabajo comunitario. En el marco del proceso de paz, les fue asignada una renta básica y con eso, sumado a lo que ganan en otros trabajos en el campo, logran sostener a sus familias. 

“Tampoco estamos dedicados al deporte, sino en gran parte a la agricultura. Aquí nosotros remamos pero también trabajamos…”, dijo alegremente. 

Tienen cultivos de banano, aproximadamente 1.500 matas; pero las tierras no les pertenecen. Incluso la zona donde está ubicado el ETCR, está en arrendamiento. “Así estamos todos, aunque nos comprometimos con el proceso en trabajar y cumplir, y eso estamos haciendo”, aseguró. 

“Leyendo el agua” 

Los guías han aprendido a conocer el caudal del río,  qué zonas transitar y si es factible o no dependiendo de si están en temporada de lluvias o verano; percibir las líneas, o dónde están las rocas. Eso será puesto a prueba en el próximo campeonato.

La idea de ‘leer el agua’, conocer más sobre este deporte y luego devengar  el sustento de esa actividad, fue de alias ‘El Paisa’, que ya no los acompaña.  Aunque para Edinson Gaviria, quien sí le apostó a la legalidad, “la idea de ellos es muy respetable, yo no puedo decir nada porque cada uno es libre de hacer lo que mida que es conveniente”. 

Finalmente, comentó que no siente miedo del rearme, pero si “no veo garantías, pues no me voy a coger un arma, pero sí me voy porque no me puedo dejar matar”.

“Me imagino que él, que fue uno de los que impulsó esto, debe sentirse orgulloso de que nosotros estamos cumpliendo. Yo me imagino que debe ponerse contento, alguien le dará la noticia, le dirá   ´Paisa, se va a hacer un campeonato donde usted estuvo’…”. 

Un campeonato sin precedentes 

Los excombatientes que se acogieron a la legalidad se sienten orgullosos de hacer posible el Campeonato Nacional de Rafting, quieren que la gente conozca su espacio, que no sientan miedo, eso quedó claro tras la visita. Todos están trabajando  para lograrlo, según comentaron.

Expresan esperanzadamente que “nos vamos a quitar un poco de estigmatización, es que hay mucha gente que aún le da miedo venir”, comentó uno de los integrantes del equipo de ‘Remando por la Paz’.

No es para menos, a esta zona del país en otrora no ingresaba la fuerza pública porque estaba completamente dominada por las Farc. “Pero ya nosotros no tenemos armas, estamos en un proceso de reincorporación, entonces, ¿cuál es el miedo?, ahora tenemos seguridad que es el mismo ejército y la policía”, comentó un integrante del partido Farc. 

Durante la visita también salió a relucir que el campeonato, a realizarse entre 1 al 4 de noviembre próximo, en el Río Pato en San Vicente del Caguán, Caquetá, fue idea principalmente de César Díaz, representante de la Federación Internacional de Rafting y empresario en este deporte en Colombia. Al saber que se estaba desarrollando rafting en esta zona del sur del país, le llamó la atención porque “es un lugar novedoso, hay unos paisajes y ríos increíbles, es majestuoso. Porque es un proyecto de los reincorporados y es una forma también de apoyar a que el lugar se pueda dar a conocer”, resaltó.

Informó César Díaz, que durante muchos años el evento se había realizado prácticamente en los mismos lugares, en San Gil - Santander, o Tobia. Por ende, este escenario es nuevo para todos los atletas, y en el marco del proceso de paz, beneficia a los operadores turísticos del país. 

Pero sobretodo, el río cumple con las características para realizar un encuentro de talla nacional.

El Pato, está categorizado en clase tres, con un gradiente bueno, presenta rápidos consecutivos y se presta para realizar las diferentes pruebas como Sprint, Head-to-head,   y Slalom. 

A nivel mundial los rápidos están categorizados de uno a seis; donde uno es agua plana, tranquila, y el seis es el máximo nivel, en el que se incluyen cascadas de 10 o 15 metros, y que no se practica comercialmente. En turismo se llega hasta el nivel 5, no obstante se requiere de mucha seguridad, experiencia y logística. 

En ese sentido, el afluente donde se realizará el campeonato está entre nivel uno y tres, lo que permite que acceda cualquier persona para desarrollar el deporte. Se requiere del equipo básico. En temporada de lluvias puede llegar a un 3+. Eso facilita que puedan participar las diferentes categorías Sub-19, Sub-23, equipos Master, y en categoría abierta. 

“Este evento será un precedente, nunca antes se había tenido una participación tan grande como la de ahora”, dijo Díaz. Y es que el máximo de equipos que se habían inscrito en campeonatos anteriores ha sido de 15, mientras que en el de Miravalle se han inscrito 21  de seis departamentos; Caquetá, Meta, Huila, Santander, Antioquia y Cundinamarca,  para un total de 102 deportistas.  Estos incluyen uno de mujeres, uno Sub-19, uno Sub-23, dos  Master, y 15 equipos en categoría abierta.

“Eso es una participación muy grande, se puede decir que casi el cien por ciento de los lugares donde se hace rafting en Colombia”, destacó. 

En el Campeonato serán seleccionados los equipos que representarán a Colombia en el Campeonato Mundial de Rafting R4 en Ziyuan, China 2020. El Gobierno, Naciones Unidas y la Federación de Canotaje y Remo, entre otros, están al frente del proyecto.  

Y culminado el evento, se tiene previsto realizar reuniones entre las diferentes entidades con el objetivo de tener más respaldo desde el Ministerio del Deporte.



ETCR Miravalle en el Caquetá, a mínimo cuatro horas de Florencia.


Edinson Gaviria, integrante del equipo ‘Remando por la Paz’ y excombatiente Farc.


César Díaz, representante de la Federación Internacional de Rafting en Colombia.

Comentarios