domingo, 22 de septiembre de 2019
Especiales/ Creado el: 2017-10-02 09:03 - Última actualización: 2017-10-02 05:38

Hasta siempre… Maestro Ulises Charry

El aporte a la cultura del Huila por medio de sus letras hechas música hace que viva por siempre en la mente de los opitas; por medio de ritmos con “olelo lelo Laila” luchó por preservar el folclor de la región y por dejar un legado cultural a las nuevas generaciones.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | octubre 02 de 2017

Por: Caterin Manchola
Diario del Huila, Especial

El ícono del folclor huilense, Ulises Charry Dussan, defensor de las costumbres y tradiciones del pueblo opita y virtuoso intérprete del tiple y requinto, y además fundador del grupo rajaleñero “Aires de Peñablanca”; murió a los 76 años en el Hospital Universitario Hernando Moncaleano Perdomo de Neiva en la madrugada del domingo. El aporte a la cultura del Huila, por medio de sus letras hechas música hace que viva por siempre en la mente de los opitas, pues el legado de sus ritmos con “olelo lelo Laila” contagia de alegría e incentivan a vivir y disfrutar las festividades de San Juan y San Pedro.

Por ende, el mayor homenaje que pueden brindarle los opitas ha de ser recordarlo con alegría y propender por continuar con la conservación del folclor.


El maestro

Ulises Charry, Nació en Vegalarga, corregimiento del municipio de Neiva, el 17 de mayo de 1941. A temprana edad fue llevado por sus padres a la región de Peñablanca, donde aprendió oficios varios de los campesinos y de su música, esto hizo que desde niño tuviera inclinaciones por los ritmos típicos de la región.

Su anhelo por preservar la cultura se hizo visible desde los 10 años con la creación del grupo rajaleñero ‘Aires de Peñablanca’, donde estuvo acompañado de Otoniel Mecías Cabrera y Hernando y Libardo Pascuas. Es sin duda alguna la mayor representación del folclor huilense a nivel nacional e internacional y un ejemplo a seguir para las futuras generaciones, pues su mayor legado es que nunca se es muy joven para comenzar a dejar huella.   

El folclorista supo aprovechar la sabiduría de Cuncia Pascuas, Elías Cabrera, Antonio Olarte y Misael Dusán; personajes de quienes aprendió la tradición y raíces del folclor huilense, pero más que eso la picardía del rajaleña y la audacia de la trova para sus composiciones musicales. En las noches de Sanjuán y en las parrandas sampedrinas, aprendió el rasgueo del tiple, a puntear la guitarra y a valorar la raza de su pueblo.

El 28 de enero de 1959 contrajo matrimonio con Celina Olarte formando una familia con tres hijos. En su vida familiar se destacó por haber impartido una formación digna a sus hijos Gonzalo, Omar, Víctor y Juan Carlos Charry Olarte, dado que enviudó justo en la etapa formativa de sus hijos;  como empresario incursionó en la rama de restaurantes. Fue el fundador del restaurante Avenida y luego de La Casa del Folclor.

Los huilenses lo recuerdan como alguien bondadoso y afable, con un espíritu jocoso y lleno de folclor que emanaba por medio de sus rajaleñas y hacía que los visitantes del Huila, vivieran como propia la cultura del territorio, por tanto, su partida pone el luto a todo el departamento.

“Para nosotros es la pérdida de un gran compositor de rajaleñas y un excelente Tiplista. Lamentamos profundamente su muerte ya que fue precursor de las tradiciones opitas y un empresario ejemplar, su restaurante identifica la cultura huilense en todos los aspectos. Ofrecemos desde el Gobierno Departamental y en especial desde la Secretaría de Cultura el más sentido pésame para la familia, amigos y seguidores del señor Charry”; expresó Diana Marcela Argote, secretaria de Cultura y Turismo departamental.  


Legado musical

Grabó dos discos donde se incluyen paseos, merengues, rajaleñas y ritmos criollos. Su mayor preocupación siempre fue preservar las tradiciones del Huila y la belleza del patrimonio cultural.

Canciones tan creativas y llenas de vida como:

“Los calzones de mi novia
un chulo se los llevó
un chulo se los llevó
olelo lelo laila, un chulo se los llevó;
encontraron los calzones
pero el chulo se murió
olelo lelo laila, pero el chulo se murió" "La mujer que vive sola
en el centro e' la montaña
olelo lelo laila, en el centro e' la montaña;
El pan se le pone tieso
Y se llena e´ telaraña
Olelo lelo laila, y se llena e' telaraña" "Ojitos de mis ojitos
recuerde en lo que quedamos;
Olelo lelo laila recuerde en lo que quedamos
Que mañana muy temprano
Cojo la yegua y nos vamos".

Ponen de manifiesto la pasión que el maestro tenía por el folclor. Sus composiciones fueron galardonadas a nivel regional y nacional, esto permitió que todo el país sintiera la tradición opita, hizo que la cultura del departamento fuera más conocida en los diferentes eventos y reuniones a los cuales llevaba el sabor regional.

El folclorista interpretó con su grupo musical canciones de otros grandes íconos de la cultura huilense como Jorge Augusto Villamil Cordovez, su tema ‘El Embajador’, ritmos que cuentan la historia de la región de forma amena y muestran las cotidianidades del Huila para las futuras generaciones.

Desde el Gobierno Departamental en cabeza del mandatario Carlos Julio González Villa, se lamentó la partida del maestro que fue un referente de la cultura del Huila en el plano nacional.

“Ulises Charry, permitió no solo desde la gastronomía sino desde la rajaleña, hacer de este un ritmo especial y es por ello que desde la Secretaria de Cultura del Huila, se ha repontealizado la enseñanza del rajaleña en los niños”

Por su parte, el burgomaestre de los neivanos sostuvo que ha partido una persona que vivió y sintió el folclor huilense en su máxima expresión.

“Como municipio de Neiva y departamento del Huila, lamentamos la partida del maestro Ulises, es un evento desafortunado. Pues con su tesón y dedicación nos hizo vibrar por medio de la belleza de nuestro folclor. A su familia le expresamos el profundo pesar que sentimos todos los opitas por la pérdida de este gran ser humano, como lo fue Ulises Charry. Paz en su tumba”; expresó el alcalde de Neiva, Rodrigo Lara Bonilla.


Homenaje

La Alcaldía de Neiva, hará un homenaje póstumo con la entrega de un Decreto de Reconocimiento que será otorgado a su familia. Y una delegación cultural de la Administración Municipal estará presente en sus honras fúnebres.

Así mismo, dentro del IX Encuentro Departamental de Cultura, que se desarrolla por estos días se rendirá un sentido homenaje para exaltar su nombre, motivando a los jóvenes y niños a seguir este legado que identifica a los opitas como personas capaces de cantar con un buen verso picaresco los acontecimientos cotidianos de la región.

La Casa del Folclor

El restaurante fue una iniciativa que arrancó con paso firme el 8 de junio de 1996. Él, en su calidad de folclorista y de gran gestor cultural de renombre en el departamento del Huila, siempre tuvo la idea de tener un negocio en donde la gastronomía y cultura opita convergieran; ahí se puede decir que se cimentaron las bases de lo que hoy es La Casa del Folclor.

El nombre del conocido restaurante que es visitado a diario por propios y extraños, surge del amor que siempre la familia Charry a expresado por la cultura, no en vano en todas estas décadas de funcionamiento, el sitio es un referente cultural en donde predomina la decoración típica de los elementos más representativos del terruño opita, ha sido epicentro de eventos culturales que mantienen viva esa riqueza folclórica, gastronómica y cultural de la región.


Video: Edgar Donosso. 

Comentarios