lunes, 17 de febrero de 2020
Judicial/ Creado el: 2015-02-15 05:29

Santa María marchó en rechazo a ‘falso positivo’ del Ejército

Pobladores del municipio del noroccidente del Huila, alzaron su voz de rechazo por la muerte, a manos de hombres de la Quinta División, del joven piscicultor Anderson Daza Hernández, a quien presentaron como terrorista de las FARC. Los oscuros hechos ocurrieron en límites con el Tolima.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | febrero 15 de 2015

En el municipio de Santa María, Huila, hay repudio y dolor por la muerte del joven de 29 años de edad Anderson Daza Hernández, ocurrida en confusos hechos con soldados orgánicos de la Brigada Móvil No. 8adscrita a la Quinta División del Ejército. Ayer la familia y demás habitantes del municipio, sepultaron al joven en medio de una manifestación de protesta por lo que consideran un acto de barbarie por parte de esa tropa del Ejército Nacional.

La muerte del joven quien se dedicaba a las labores de la piscicultura, acaeció el pasado martes 10 de febrero en la vereda Puerto Tolima, en límites entre Santa María (Huila) y el departamento del Tolima. Cerca de este lugar, Anderson tenía una pequeña finca en la que residía con su esposa y su hija, y donde había construido  dos lagos artesanales para el cultivo y crianza de truchas. Sin embargo en los últimos días había tenido dificultades para que le llegara el agua de la bocatoma que surte del líquido a esa zona rural, y los peces se estaban perdiendo por falta de oxígeno.

Antes esto, ese martes hacia las 11:00 a. m. el joven campesino se desplazó hacia la bocatoma para tratar de destaparla. María del Carmen Hernández, madre de Anderson, habló con DIARIO DEL HUILA y narró detalles de lo sucedido.

“Mi hijo convidó a un vecino a que lo acompañara. Él no vio ningún riesgo en desplazarse y realizar el trabajo. Cada uno llevaba un palín para destapar la bocatoma. Más tarde desde las fincas escucharon solo el ruido de los helicópteros y luego de ráfagas”, dijo la señora.

Y continuó: “Cuando algunos vecinos se acercaron al sitio para saber lo que había sucedido, el ejército tenia acordonado y estaban haciendo un levantamiento, pero no los dejaron pasar ni les dieron ninguna explicación a la comunidad. Lo confuso es que al señor que iba con mi hijo se lo llevaron los soldados detenido, diciendo que él se había entregado de manera voluntaria, y luego lo soltaron, pero a mi hijo sí lo desaparecieron”.

¿Guerrillero de las FARC?

Al día después de estos hechos, la Fuerza de Tarea Zeus reportó la muerte en desarrollo de operaciones militares de un guerrillero de la FARC y otro más rendido. En el reporte oficial consta explícitamente: “como resultado de una operación conjunta y coordinada entre Ejército, Fuerza Aérea y Policía Nacional se logró en las últimas horas neutralizar una acción delictiva que planeabaN realizar las FARC contra pobladores del Sur del Tolima y occidente del Huila”.

“Soldados orgánicos de la Brigada Móvil No. 8 sostuvieron enfrentamiento armado en área general de Planadas, Tolima, contra terroristas de las FARC, resultando muerto un integrante de la columna móvil Héroes de Marquetalia y otro más fue rendido en combate”, dice la publicación militar.

En otros apartes del comunicado oficial se lee: “En el marco de la operación militar fue recuperado material de guerra, intendencia de uso privativo de las Fuerzas Militares y elementos de la estructura logística de esta organización terrorista”. “Durante los combates resultó herido levemente el sargento segundo Jefeth Jair Perea Parra quien fue evacuado a un centro hospitalario de la jurisdicción donde se recupera favorablemente”.

Sin explicación

Desde aquel martes,Anderson Daza estaba desaparecido. Su familia abrigaba la esperanza de que estuviera vivo, pese a que le marcaban al celular pero estaba apagado. Nadie les dio razón en Planadas ni en Chaparral (Tolima) sobre el paradero del joven piscicultor. Solo hasta el jueves confirmaron con la Policía de Santa María, que estaba muerto y que el cuerpo lo habían trasladado a la ciudad de Ibagué.

“Nadie del Ejército me ha dado la cara, ellos, los de la Brigada 8 me hicieron un daño irremediable, me tienen el alma hecha pedazos, no sé porque le hicieron eso a una criatura que ni siquiera cargaba un arma”, expresó la acongojada madre del joven muerto.

Manifestó que Anderson además de cultivar pescado era un gran deportista. “Se había dedicado al pique de motos, había realizado una válida ahí en la finquita y estaba pensando en otros proyectos más grandes. Otro de los sueños que él tenía era montar en helicóptero y mire como lo hicieron, para matármelo”

Al tiempo pidió a las autoridades que se investigue y se haga justicia con lo sucedido con Anderson. “Exijo que se aclare la muerte de mi hijo, y que ese sargento Perea me diga mirándome a los ojos que mi hijo es guerrillero, voy a luchar porque el nombre de mi hijo quede limpio”, dijo la señora María del Carmen Hernández.