domingo, 25 de agosto de 2019
Regional/ Creado el: 2019-05-03 09:50 - Última actualización: 2019-05-03 10:05

La 4G Neiva – Santana – Mocoa, ¿fin al viacrucis vial del sur del Huila?

A la fecha el proyecto de vía 4G a cargo de Aliadas Para el Progreso debería tener un avance superior al 50 %, pero no supera el 5 %. Pérdidas económicas, accidentes fatales, traumatismos viales e incertidumbres para el Huila han sido una constante desde que esta concesión pisó suelo opita.

Escrito por: Caterine Manchola | mayo 03 de 2019

 

Por: Caterin Manchola

Casi cuatro años después llueven nuevamente aplausos en el Huila para la vía 4G Neiva-Santana-Mocoa. Con la misma esperanza que fue firmada el acta de inicio el 23 septiembre del año 2015, ayer en horas de tarde fue constituida la veeduría ciudadana que vigilará de cerca este proyecto, que ya debería tener un avance superior al 50 %, pero registra solo un 5 %.

Después de que no se diera la declaración de caducidad de esta concesión, llegó un salvavidas para este proyecto controlado por la familia Solarte, a través de las firmas Cass Constructores S. A. S. y Carlos Alberto Solarte S. A. S.; ayer se anunció que en un mes estarían reiniciando las obras, cuando esté concluida la sesión del contrato. El proyecto estará ahora a cargo del Grupo Ethus, de propiedad del empresario antioqueño William Vélez, y otra firma antioqueña; aunque se desconoce el porcentaje de participación de cada una.

El plan remedial será presentado el próximo lunes 5 de mayo en el que la concesionaria ofrecerá las condiciones para la toma del proyecto. “Estará bajo los términos inicialmente previstos en el contrato de concesión, en el entendido que tenemos que dar un plazo adicional para poder concluir las obras inicialmente previstas, esto es un plazo de 1080 días”, sostuvo el viceministro de Infraestructura, Manuel Felipe Gutiérrez.

Anunció el viceministro que como prioridades estará el viaducto que se planea construir en el sector Pericongo, entre Altamira y Timaná, donde hay una falla geológica que ya ha cobrado vidas humanas. Que ya están los estudios y diseños para la obra de 1,5 kilómetros.

Y realizar mantenimiento a esta la ruta nacional 45 que se encuentra en precarias condiciones, dificultando la comunicación terrestre desde  y hacia el sur del país, por lo que las comunidades han optado por hacer mingas en pro de la rehabilitación provisional y de manera artesanal. También se anunció la pronta rehabilitación de la vía Pitalito – San Agustín.

La vía 4G comprende 447 kilómetros de longitud y su costo supera los $2,9 billones. Aunque se prevé esto incremente a $3,1 billones.

“Vale la pena decir que no hay recursos del Estado perdidos en esta sesión y están los dineros para que una vez inicie la nueva empresa, pueda acometer el mantenimiento total de la vía en los términos en los que lo estamos solicitando”, informó el gobernador del Huila, Carlos Julio González Villa.

Veeduría

El 21 de mayo sesionará en Pitalito la veeduría que está compuesta por cámaras de comercio, la Universidad Surcolombiana, diputados del Huila y la personera del Valle de Laboyos, María Eugenia Herrera Gutiérrez, entre otros. Durante esta primera reunión se revisará el Plan Remedial.

La veeduría estará vigilando el cumplimiento de los tres años y la posibilidad de la adición del 20 % de la concesión.  Además se está evaluando el poder incorporar la Circunvalar del Oriente de Neiva, dentro del alcance de esta concesión.

La personera de Pitalito, manifestó que el retomar nuevamente las obras y se haya iniciado el plan remedial “es una muy buena noticia para los huilenses, los laboyanos”.

“Tendremos una labor muy especial y es el reconocimiento de la veeduría ciudadana para ejercer el control social participativo, que es muy necesario para esta obra; permite a los ciudadanos hacer  vigilancia sobre los recursos”, dijo.

Y en esa  misma línea, la diputada Sandra Hernández indicó que “hay que celebrar la decisión del Gobierno Nacional”.

Para la diputada “que hayan entrado a la concesión empresarios con reconocimiento empresarial y con músculo financiero, le permite tener la solvencia para arrancar obras de infraestructura, donde básicamente ellos ponen un dinero de cerca de $700.000 millones. Eso se convierte en una herramienta económica y un soporte económico fundamental para que por fin en el departamento del Huila, empecemos a ver realidad un sueño que es la transformación de todo nuestro corredor vial; que está en pésimas condiciones”.

Proyecto

El proyecto Santana-Mocoa-Neiva, contempla una longitud de 447 kilómetros, en donde se resaltan 22 kilómetros de doble calzada entre Neiva y Campoalegre; variantes en los municipios de Campoalegre, Hobo, Gigante, Timaná y Mocoa; construcción de 1,97 kilómetros en nuevos viaductos; ampliación a un tercer carril entre Hobo y Gigante de 5,2 kilómetros de extensión; el mejoramiento de las curvas en el sitio Pericongo; la construcción de un falso túnel de 390 metros en la vía Pitalito Norte-Garzón; 2 falsos túneles de 90 metros cada uno en la vía Mocoa-San Juan de Villalobos, entre otras obras.

Pero este ambicioso proyecto de infraestructura vial se vio truncado luego de que uno de los socios mayoritarios de la concesión se viera salpicado en el escándalo de corrupción de Odebrecht, como también sucedió con otras concesiones 4G a nivel nacional.

Sin embargo, antes de esta penosa investigación, la iniciativa tuvo varios tropiezos. Después de ser firmada el acta de inicio, el socio impulsor que había certificado experiencia en inversión y capacidad financiera para apalancar el proyecto, manifestó que estaba en crisis financiera. Y luego fue interpuesta una acción popular ante el Tribunal Administrativo del Huila para exigir que los trabajos que realizara Aliadas no afectaran un tramo llamado el 'túnel verde', en la salida de Neiva hacia el sur del Huila. El primer impase fue superado.

No obstante, Aliadas a junio de 2016 aún no lograba el cierre financiero. Y para septiembre de ese año, cuando por fin lo logró, no arrancaron las obras porque aún no se resolvía la demanda sobre proteger el 'túnel verde'.

Para mayo del 2017 comenzó el padecimiento para el transporte desde y hacia el sur del Huila, a causa de la falla geológica en el sector Pericongo entre Altamira y Timaná. La vía quedó totalmente bloqueada a causa de un deslizamiento de rocas. Y desde entonces el paso ha estado a un solo carril, durante ciertas horas, para lo cual debió ser habilitada una vía alterna por el Naranjal. Esta vía no está pavimentada y representa dos horas más de trayecto, además, no es apta para vehículos de carga pesada.

Y para octubre del año 2017 reventó el escándalo de corrupción con la firma brasileña. Esto sucumbió en que los bancos le cerraran las puertas al socio principal Carlos Solarte. Entre tanto las obras seguían paralizadas, continuaban los deslizamientos en Pericongo que para abril del año 2018 dejaron dos personas fallecidas y una más herida; y la malla vial de la ruta 45 se deterioró y no tuvo dolientes. Los diputados del Huila incluso se encadenaron como acto simbólico en la Plaza de Bolívar en la ciudad de Bogotá. También se han cumplido reuniones, marchas y protestas.  

La noticia de que  finalmente  no se efectuaría la liquidación del contrato, que significaría volver a comenzar de cero con la licitación, “es alentadora”, pero para algunos alcaldes del departamento el “Instituto Nacional de Vías en el Huila, no ha servido para nada”, dijo el alcalde de Isnos, Rigoberto Rosero.

El 'túnel verde' está a salvo y hay vía libre para continuar con el proyecto, que va en un 5 % de ejecución.



*** 

La conformación de la Veeduría de la vía 4G Neiva-Santana-Mocoa se cumplió ayer en Neiva con presencia del viceministro de Infraestructura del Ministerio de Transporte, Manuel Felipe Gutiérrez, y el vicepresidente de Gestión Contractual de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Eduardo Gutiérrez, permitió a las fuerzas vivas del Huila conocer en detalle el proceso que revivió la concesión de este importante corredor vial.

La Veeduría quedó conformada por comités ciudadanos, la Asamblea del Departamento liderada por los diputados Sandra Hernández, Julio César Díaz y Armando Acuña; la Gobernación del Huila, la Cámara de Comercio de Neiva –donde se llevó a cabo la reunión-, los gremios del transporte y la Universidad Surcolombiana, entre otros actores.

Por su parte, el viceministro de Infraestructura del Ministerio de Transporte aseguró que para el Gobierno Nacional es prioritario terminar las obras iniciadas. «Cuando entramos tenían un atraso sustancial: estaba en un cinco por ciento, cuando debería estar por encima del 50 %», indicó.

Sin embargo, confirmó que después de un proceso de negociación muy largo, «ya tenemos una oferta en firme y el plan remedial nos será presentado el próximo lunes, en el que concesionario ofrecerá las condiciones para la toma del proyecto vial», que continuará en las mismas condiciones y términos que fue concesionado a Aliadas para el Progreso, cuya inversión está por el orden de los 2.9 billones de pesos.

El alto funcionario nacional precisó que el estudio de dicho plan, que estará a cargo de la ANI, se hará en máximo mes y medio.

Una vez quede en firme el proceso de cesión se reiniciarán las obras, que tendrán como prioridad solucionar la restricción vial que se registra en el sector de Pericongo, la rehabilitación del tramo Pitalito-San Agustín, y el mantenimiento general de todo el corredor. 

«La construcción del viaducto en Pericongo es muy importante y prioritario, porque no solamente es de competitividad sino de seguridad de los usuarios», aclaró el viceministro.

Comentarios