miércoles, 05 de agosto de 2020
Opinión/ Creado el: 2020-08-01 11:02

La Bienal no debe ser de discordias 

Escrito por: Redacción Diario del Huila | agosto 01 de 2020

Alfonso Vélez Jaramillo  

Quedó establecido que el Gobierno Municipal no está negando la entrega de los recursos para la Bienal Internacional de Novela “José Eustasio Rivera”. 

Tampoco,  lo correspondiente al Premio, ni lo relacionado con la financiación de las actividades culturales para dar a conocer la vida y la obra de nuestro poeta y su novela “La Vorágine”, muchos menos que quiera acabar con este certamen.   

Esta actividad se convirtió en algo inseparable de la cultura y las tradiciones huilenses, porque “La Vorágine”, el trabajo más significativo de Rivera, es un referente de la educación y la formación de las nuevas generaciones y la administración lo entiende así, según lo expresó al alcalde Gorky Muñoz. 

Y no es como afirma Félix Ramiro Lozada Flórez, director de la Fundación Tierra de Promisión, quien inclusive utilizó palabras desconsideradas contra el mandatario, porque no le giraron los recursos sin tener los soportes de ley y además se propuso ponerlo de enemigo de la cultura. 

El 11 de marzo de 2020, el literato Lozada radicó para la legalización: Copia de registro en la cámara de comercio, estados financieros, representación legal, paz y salvo de hacienda y el soporte de revisor fiscal.  

Igualmente, allegó un presupuesto general de 120 SMLMV, unos 104 millones de pesos, para los gastos de la ceremonia (que tampoco se realizará), la impresión de la obra ganadora, la medalla, el pergamino, el pago a los jurados, los pasajes, la estadía de los finalistas del concurso. 

Sin embargo, según Marcela Bobadilla, Secretaria de Cultura Municipal en el proceso administrativo tuvo inconvenientes, no solo por la pandemia, sino porque existe un control financiero, de gestión y de resultados.  

El presupuesto fue presentado con valores globales, (no detallado, como debe ser) el cual fue devuelto para ajustarlo con los soportes del presupuesto acordes a los precios actuales del mercado para no ir en detrimento de la inversión estatal y en esas condiciones Lozada pretendía que le giraran estos, sin ninguna otra explicación. 

La propia Constitución política establece los parámetros para la inversión pública y, con este antecedente es bueno precisar que muchas personas han ido a parar a cárcel por no tener cuidado. 

Muchos por amiguismo, no observan una gestión basada en los principios de eficiencia, la economía, la equidad y la valoración de los costos de los bienes y aquellos recursos adquiridos con los recursos públicos, así no se hayan robado un peso, muchos han sido señalados públicamente y hasta encarcelados.  

Este fue el punto del asunto que más copó la atención en el plano regional en la última semana, después del coronavirus, y el que suscitó la polémica que involucra al director de la Bienal Internacional de Novela “José Eustasio Rivera”. 

“La Vorágine” publicada por el escritor José Eustasio Rivera, el 25 de noviembre de 1.924 es considerada un clásico de la literatura colombiana y latinoamericana que alcanzó transcendencia universal y por ello es orgullo no solo de los huilenses sino de los colombianos.   

Se conoció que, una vez se concrete con la fundación Tierra de Promoción un acuerdo, la Oficina de contratación se realizará en una primera etapa, la entrega del premio al ganador de la novela José Eustasio Rivera 2019, y de alguna manera se realizará la premiación, imposición de medalla, pergamino y la edición de la obra ganadora. 

Inclusive en una segunda etapa se programarán conversatorios y conferencias virtuales en instituciones educativas, para dar a conocer la vida y obra de José Eustasio Rivera, una vez se defina la dinámica académica y penitenciaria en el país y en la comprensión municipal de Neiva. 

En mi columna afirmé que La Bienal Internacional de Novela José Eustasio Rivera, si necesita un director conciliador con experiencia en relaciones públicas y respeto de la estatura de Guillermo Plazas Alcid. 

Plazas Alcid, en su vida pública hizo muchas obras, entre otras creó la Bienal de Novela, la ideo, la gestó, la legalizó y fue artífice material de su funcionamiento durante muchos años. 

Sin embargo, es preciso que la Bienal tenga ahora un giro de 180 grados para hacer valer su importancia cultural, no solo colombiana y Latinoamérica, sino en el mundo entero. 

El Premio de 100 salarios mínimos mensuales vigentes para el ganador de la obra es muy llamativo, sin embargo, no ha dejado de ser un premio con incidencia regional, pese a tener su nombre de internacional. El Premio nacional de Novela del Ministerio, es más publicitado, solo tiene un premio de 50 millones de pesos.  

Por esta razón con algunas ideas de personas interesadas, entre ellos el periodista Melquisedec Torres hago algunos planteamientos que pueden ayudar a mejorar la bienal. 

Que tenga una oficina abierta al público visible todo el tiempo para que promueva durante el año eventos de carácter regional y nacional en Neiva, sería un apoyo inmenso el desarrollo cultural, turístico y económico de Huila.   

El solo monto del premio, si bien constituye un gran aliciente, no lo es todo para generar un mayor impacto y reconocimiento, tanto en los grandes medios de comunicación y el país como hacia el mundo literario hispanoamericano, se necesita más acción promocional.  

Para que el concurso logre el reconocimiento debe tener un jurado de alto reconocimiento nacional e internacional, acorde con su condición de internacional. 

Y este jurado puede conformarse a través de un escritor de primer nivel, que a su vez invite a sus dos acompañantes.  

Y dependiendo del número de novelas que se presenten, el jurado podría considerar evaluar únicamente un número menor final luego de una preselección que haga la misma Fundación como organizadora o un tercero.  

La presencia de escritores reconocidos en el jurado genera confianza entre los posibles participantes, provoca que un mayor número de ellos, y de mejor nivel, participen y le da mayor relevancia a la Bienal.  

Que la Bienal tenga una categoría regional para incentivar a las nuevas generaciones,  

Que  la edición, impresión y promoción del resultado de la Bienal se haga a través de una editorial de alto reconocimiento (Planeta, Random House, Norma, etc.) que, a su vez, permitiría que la novela ganadora alcance las estanterías de las grandes librerías y, en consecuencia, un mayor impacto entre los lectores.  

Que la Promoción y divulgación de la convocatoria de la Bienal se haga a través del Ministerio de Cultura y la Cancillería para llegar tanto a las representaciones diplomáticas extranjeras en Colombia, como a nuestros consulados y embajadas en el exterior, especialmente las de habla castellana.  

La Bienal, como se lo está exigiendo la Secretaria de Cultura debe contar con una página Web y espacios en redes sociales Twitter y Facebook, con actualización constante, que además permita darle mayor vigencia a la obra de Rivera y mantener información constante. 

Y que la premiación se haga a finales del año, con el finde que no concuerde con la temporada sampedrina, cuyo ambiente rezaga la actividad literaria, eso que la bienal haga parte de todos los actos culturales relacionados con los cumpleaños del Neiva y el Huila.