miércoles, 14 de noviembre de 2018
Opinión/ Creado el: 2018-02-09 08:01 - Última actualización: 2018-02-09 08:01

La dignidad conservadora

Escrito por: Ernesto Cardoso Camacho
 | febrero 09 de 2018

 

ERNESTO CARDOSO CAMACHO

De nuevo debo comenzar por ofrecer disculpas a los amables lectores por dedicar la columna de hoy a temas partidistas relacionados con la colectividad conservadora, dado que algunos seguramente lo saben, he militado en ella desde hace muchos años.

Por tal razón me duele y me indigna que el partido de Caro y Ospina, afianzado en programas y postulados que han tenido como epicentro la rectitud, la decencia, y la práctica de valores éticos y morales; haya venido sufriendo en forma acelerada el grado de descomposición a que lo han sometido sus directivas nacionales.

Es lamentable que los principios ideológicos y la natural vocación de poder consubstancial a toda colectividad política, hayan llegado a resignarse, actitud política que merece rotundo rechazo por parte de las bases a esas directivas que negocian sus propios intereses.

Más triste aún, es que tal grado de postración política y moral se esté sucediendo bajo la presidencia del huilense HERNAN ANDRADE, quien ya ha llegado a extremos inconcebibles de cinismo, al pretender, por una parte, abusar de su posición para imponer la candidatura de su hermana; y por otra parte, este conduciendo la colectividad a ser una vez más, el perfecto comodin electoral a cambio de prebendas y mermelada.

La decisión de Andrade, Cepeda y demás codiciosos dirigentes en el sentido de programar la Convención para escoger el candidato presidencial el próximo 4 de marzo, entre las alternativas de candidato propio; coalición con quien gane la consulta entre el CD con Marta Lucía y Ordóñez; y/o adherir a Vargas Lleras; constituye una comedia que pretende esconder sus verdaderas intenciones, pues ya es ampliamente sabido que será ésta última alternativa la que impondrán en dicho evento.

Cada vez es más clara la estrategia de la indignidad.  Apoyarán a Vargas Leras para derrotar en primera vuelta a la coalición del CD con los dos antiguos militantes de la colectividad azul, Marta Lucía y Ordóñez; para que sea Vargas Lleras con el apoyo de Santos y la U quien pase a la segunda vuelta como único representante de la centro derecha que enfrente a la coalición de Fajardo y/o a la de De la Calle, en el entendido que en cualquiera de estas dos estarán Petro y la Farc.

No es entonces descabellada la queja de Gaviria cuando afirmó que el candidato de Santos es Vargas Lleras. No obstante, tal estrategia macabra fundada en el clientelismo corruptor, podría fracasar en dos escenarios. En el primero, si en la consulta de marzo la coalición con el CD obtiene una cifra cercana a los tres millones de votos; pues así podría desplazar la de De la Calle o a la de Fajardo; o incluso a la del propio Vargas Lleras; y en el otro escenario, pasando la del CD y la clientelista de Vargas Lleras con los lentejos conservadores, pues éstos últimos se quedarían solos sin el apoyo de las bases, lo que haría fracasar su estratagema.

La hipótesis que permite presagiar tan cuestionable alianza se fundamenta en el presunto sondeo adelantado por el Directorio de Andrade, según el cual, la alianza con Vargas Lleras fue la opción más votada con el 32%, según cifra revelada por la revista Semana en la edición del pasado miércoles.

En conclusión, Andrade-Cepeda y demás enmermelados, siguen apostando al clientelismo corruptor, pues no les han bastado las suculentas dosis recibidas en los 8 años con Uribe y otros 8 con Santos. Desean más pues tienen buen apetito y se conforman con migajas.

Ya veremos cómo reacciona la histórica dignidad del conservatismo huilense frente al macabro juego clientelista del senador Andrade frente a la candidatura de su hermana Esperanza. Dicen por ahí que “ cuando los gallos tienen las espuelas tan largas, corren el riesgo de enredarse en ellas “.