domingo, 18 de febrero de 2018
Opinión/ Creado el: 2018-02-08 07:14 - Última actualización: 2018-02-08 07:15

La tía Elisa y la movida política

Escrito por: Édgar Artunduaga Sánchez
 | febrero 08 de 2018

Tremendo susto me pegué anoche cuando visité a la tía Elisa, para preguntarle sobre sus pronósticos políticos, ella que casi todo lo sabe y lo discierne con crudeza.

Tenía cara de momia. O de faraón egipcio. La doctora Rocío Luna la convenció de aplicarse botox “para disimular unas arrugitas”, pero creo que vació todas las jeringas de la semana. Su rostro parecía un globo y los labios unas lenguas colgantes. Así es la tía, siempre exagerada.

Hablando como boquinche, me dijo que teme que en estas elecciones se quemen Pipe Losada o Alvaro Hernán Prada (uno de los dos), las más jóvenes promesas de la política regional, el reemplazo de los vejetes setentones pensionados que insisten en mantener su poder.  

Según sus cuentas, Géchem (partido de la U) le ganaría a Héctor Javier Osorio. ¡Perro viejo, late echao!...y suelta una carcajada siniestra.

Florita Perdomo debería ganar la curul liberal, en hombros de Rodrigo Villalba. Pero está peligrando porque John Jairo Trujillo va al tuntún de Marlio Villalba, más atlético y comprometido afectivamente.

La tercera de las cuatro sillas sería para Julio César Triana, de Cambio Radical, que juega con la chequera abultada de los González Villa y la gobernación del Huila, que no tienen escrúpulos cuando de ganar se trata. La maquinaria oficial ya está pavimentando la carretera electoral a favor del paparazito. El pobre Robert Cerquera ve pasar los millones de la competencia.

Así las cosas, queda una curul, que tendrán que disputarse Alvaro Hernán Prada, del Centro Democrático, y Pipe Losada, del Partido Conservador, los dos bien parecidos, sonríe morbosamente la tía por un costado de la boca inflamada, que ya no está en su sitio sino en un costado de la cara.

Ambos tienen el problema del umbral. Si bien Prada es el candidato de Uribe, evidentes divisiones internas en el Huila no garantizan una votación masiva. Tampoco hay un segundo nombre que arrastre votación. Es Prada o Prada, con sus amigos y malquerientes.

Losada tiene quién le ayude a empujar el carro, aunque Fernando Castro o Tito Murcia apenas puedan superar –cada uno- los cinco mil votos. Distinto a la pelea feroz entre Géchem y Osorio, que sumados pueden superar el umbral.

Si las curules de la U, partido liberal y Cambio Radical estarían prácticamente definidas (¿me entendió?, pregunta la tía Elisa, quien siempre piensa que los demás son estúpidos), queda claro que Prada y Pipe Losada están en la cuerda floja, aunque en esta lotería de la política nada está sentenciado a un mes de las elecciones.

La foto de hoy, como dicen los analistas, es esta. Mañana será otra. Como espero que sea bien distinta la cara de la tía Elisa, quien me dice que si el botox no le funciona se hará estirar como lo hizo cierta dirigente liberal huilense, a quien nadie reconoce en los actos sociales. Quedó más templada que cuerda de guitarra. Que alambre de construcción. O faja de travesti.  

 

Comentarios