miércoles, 28 de octubre de 2020
Opinión/ Creado el: 2017-09-05 09:29

La transversal Neiva – Balsillas – San Vicente del Caguán, una vieja aspiración.

Escrito por: Pedro Arias
 | septiembre 05 de 2017

Ahora que se empieza a consolidar la paz en éstos territorios que fueron azotados por los terribles vientos de la guerra, renace la esperanza de que finalmente veamos construida y pavimentada una buena carretera, ojalá con las características de una vía 4G, con separadores, túneles y viaductos que reduzcan a la mínima distancia terrestre lo que por vía aérea, en línea recta, es solo de 107 kilómetros que separan éstas dos importantes ciudades del sur del país.

Desde Neiva, para ir a San Vicente del Caguán ya estamos acostumbrados a dar esa tremenda vuelta que pasa por Florencia y que tiene 392 kilómetros que se recorren en aproximadamente 7 horas y 40 minutos, cuando los estudios indican que se puede construir una magnífica autopista de 160 kilómetros que se recorrería en aproximadamente 2 horas y 30 minutos.

¿Se imaginan el desarrollo agroindustrial que traería consigo para Neiva, para San Vicente y para esa zona del Caquetá, que económicamente puede llegar a ser importantísima en el plan de producción alimentaria del país, porque está orientada principalmente a la ganadería de carne y de leche; a la agricultura con siembras de plátano, yuca, maíz, fríjol y caña panelera y de frutales como el arazá, la cocona, el copoazú, el maraco, la piña, el café y el chontaduro y al desarrollo acuícola, cuyos productos tienen como destino los mercados del interior del país?

Pero aterricemos nuestras ilusiones. Fíjense como avanzan en Colombia los proyectos que no cuentan con padrinos o intereses poderosos.

El 9 de Noviembre del 2015 el Consorcio SIP, integrado por Saitec S.A. sucursal Colombia (con un 60% de participación), Ingeniería Consultoría y Planeación S.A. (con un 20%) y Planes S.A. (con otro 20%), fue seleccionado por el INVÍAS para ejecutar el contrato de elaboración de los estudios y diseños con los que se realizará la pavimentación de la carretera Neiva - Balsillas - Mina Blanca - San Vicente del Caguán, en los departamentos de Huila y Caquetá.

El contrato de los estudios y diseños fue el primer paso que se dio para hacer realidad este proyecto que es muy estratégico para el suroriente del país, y que fue adjudicado por un valor de $6.864 millones de pesos y tiene un plazo de ejecución de 25 meses, es decir, debe estar listo el 9 de Diciembre de 2017. ¿Será que sí van a cumplir?

Después vendrán los procesos de Licitación, de Contratación y de Construcción.

Cuando firmaron el contrato y erogaron el millonario anticipo, el Director General del INVÍAS, Carlos García Montes, destacó que “…con esta contratación el Instituto podrá contar con todos los elementos necesarios para la ejecución de las obras, como lo es el diseño geométrico de la nueva calzada, estructura del pavimento, gestión predial, ambiental y social, obras hidráulicas y diseño de la solución de todos los sitios críticos que se encuentren en el tramo en estudio, con el fin de mejorar las condiciones de seguridad de los usuarios, disminuir los tiempos de viaje de los usuarios y garantizar la transitabilidad por ese corredor”.

Lo que este columnista pudo averiguar fue lo siguiente. La carretera nacional No. 30 está dividida en dos tramos.

Tramo 01. Comprende los siguientes lugares: Neiva – Platanillal - Santa Helena – Motilón - El Colegio – Balsillas.

Tramo 02. Lugares que Atraviesa: Balsillas – Róvira – Guayabal - Santo Domingo - Perlas II - Mina Blanca, donde empata con la Ruta Nacional 65 hasta San Vicente del Caguán.

La Ruta Nacional 30 es una carretera nacional que se inicia en la Ciudad de Neiva y finaliza en el sitio de Mina Blanca en Caquetá. De aquí en adelante sigue la Ruta 65 hacia San Vicente.

Pero para entender mejor lo que voy a explicar a continuación, les sugiero a mis lectores proveerse de un mapa de la región donde aparezcan las carreteras que ya están construidas o por lo menos que contenga los sitios marcados en el mapa.

La Resolución 5471 de 1999 redujo la carretera 30 a dos tramos, como lo indiqué anteriormente, recortándola hasta Mina Blanca, donde empalma con la Ruta 65. La parte entre Mina Blanca y el Río Caguán pertenece ahora a la Ruta 65, que atraviesa el territorio colombiano desde el sur, en sentido noreste. Bordea la Cordillera Oriental, desde Villagarzón (Putumayo) hasta Saravena (Arauca), cerca de la frontera con Venezuela. El trayecto entre San Vicente del Caguán y San José del Guaviare, aún está por construirse. La Ruta 65 es una importante vía en la Región de la Orinoquía y el Piedemonte llanero, porque interconecta ciudades como Villavicencio y Yopal. Y posteriormente, a través de la Ruta Nacional 66, conecta con Arauca y con la frontera Venezolana.

En el suroccidente del país la Ruta 65 también conecta a Putumayo con Florencia y San Vicente del Caguán, y, a través de la Ruta Nacional 45, con Mocoa y la frontera ecuatoriana.

Debido al tramo inexistente en el Guaviare, la Ruta se divide informalmente en dos: el tramo sur entre Villagarzón y San Vicente del Caguán que se conoce como Troncal de la Selva, y el tramo norte entre San José del Guaviare y Saravena que se conoce como Troncal del Llano.

La Carretera Marginal de la Selva en Colombia comparte también en su mayoría el recorrido de la Ruta Nacional 65, excepto por el trayecto entre La Uribe y Granada, en el departamento del Meta, el cual se llama Tramo 02 de la Ruta Nacional 65A.

La Ruta actual entre Neiva y San Vicente del Caguán tiene una distancia aproximada de 166 Kilómetros, de los cuales solamente se encuentran pavimentados 10 kms., entre Neiva y Balsillas, y 52 kms., aproximadamente, entre Santo Domingo y Mina Blanca. El resto son cerca de 100 kilómetros de carreteable destapado, que algunos valientes se atreven a utilizar porque, a pesar de las malas condiciones del camino, el tiempo de viaje de Neiva a San Vicente se acorta en varias horas.

¿Será que los señores Gobernadores del Huila y del Caquetá se comprometen a apadrinar este proyecto para que salga mejorado y rápido? O tendremos que continuar con nuestras aspiraciones frustradas.


Comentarios