sábado, 24 de octubre de 2020
Actualidad/ Creado el: 2020-09-26 02:44

Las cifras del turismo antes de la pandemia y su apuesta al futuro

Mañana 27 de septiembre se celebra el Día Mundial del Turismo y a pesar del duro golpe que ha sufrido la industria, aún se considera que es un potenciador de empleo y de la economía, por eso se deben tomar las medidas correctas para su adecuada reactivación.  Antes del COVID-19, se esperaba que el sector alcanzara los 1.800 millones de llegadas internacionales en todo el mundo para 2030 con un aumento de 3,3% anual entre 2010 y 2030.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | septiembre 26 de 2020

Las apuestas por el turismo antes de la pandemia eran bastante fuertes, según datos del World Travel & Tourism Council se calculaba que la industria iba a crecer anualmente 3,6% año hasta 2029. Solamente, en el período de enero a septiembre de 2019 las llegadas internacionales crecieron 4% a nivel mundial. La aparición del COVID-19 derrumbó muchos de esos pronósticos, pero no venció los pilares del turismo, por lo cual sigue siendo una industria atractiva y será un aliado para la reactivación económica y la generación de empleo.

Ostelea, Escuela de management en Turismo, realizó un informe elaborado por alumnos del Master in Sustainable Tourism Management of Resources and Destinations, en el que se destacan algunas de las medidas que han tomado los gobiernos del mundo, Latinoamérica y Colombia. Se han promulgado restricciones de viaje a nivel global, el distanciamiento social se ha convertido en la nueva norma y el turismo se considera actualmente una actividad imprudente y peligrosa.

No obstante, es importante recordar que anteriormente el interés y la accesibilidad a los viajes estaba en aumento, siendo un sector prometedor y muy relevante. Aunque es posible que la industria del turismo no pueda cumplir con sus proyecciones originales para 2030, también es factible que vuelva a cobrar protagonismo, especialmente si los profesionales y las empresas crean o siguen nuevos modelos que se basen en patrones post pandémicos y cambios de pensamiento.

Al respecto, Juan Henao Bradford, uno de los autores del informe y colaborador Iditur de Ostelea destacó: “Colombia es un país en el que el turismo se ha convertido en un motor de la economía. En 2018, el presidente Iván Duque, calificó ‘el turismo es el nuevo petróleo en Colombia’ y aseguró su carácter estratégico como generador de empleo, inversión y oportunidades.

De hecho, según datos de la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (OMT), el número de turistas internacionales en Colombia ha tenido un crecimiento promedio del 5% en los últimos 10 años. Esto ha abierto nuevas posibilidades de inversión y apoyo a las comunidades en las diferentes regiones. Por eso el Gobierno debe seguir en el apoyo a la industria con las medidas correctas”.

De hecho, en 2019, Colombia recibió 3.9 millones de turistas, lo que representa $6.6 mil millones de dólares en ingresos como lo informó la Organización Mundial del Turismo este año, eso equivale al 2.1% del PIB. Esta cifra supera los ingresos combinados de las exportaciones de flores, café y banano.

Para el experto, además del crecimiento turístico del país y su importancia económica, hay que señalar otros dos hechos importantes: primero, la nominación de Colombia como principal destino a visitar en 2020 según la Asociación de Tour Operadores de Estados Unidos (USTOA 2019) y, segundo, su posición como el mejor destino líder de América del Sur para 2020 según The World Travel Awards (considerado el premio más importante del sector turístico).

Esas son razones para creer en la industria y apoyarla. En cuanto a la estructura productiva, según el Centro de Información Turística de Colombia, en 2018 había 30.008 prestadores de servicios turísticos registrados en el país. Estos incluyeron: agencias de viajes y alojamiento, entre otros; y no contabilizó las empresas de transporte aéreo. De estos, el 95% eran pequeñas empresas (0-20 empleados), el 4% medianas empresas (21-100 empleados) y solo el 1% eran grandes empresas (más de 100 empleados). Además, había mil quinientos guías turísticos registrados.

MinCit informó que 183.861 personas estaban empleadas directa y formalmente en el turismo. A esto hay que agregar que el sector del transporte aéreo empleó a 71.000 personas en el país prepandémico, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA 2020). Es importante señalar que estas cifras concretas solo muestran los empleos directamente vinculados al sector turístico y no cuentan los empleos indirectos a los que contribuye el sector, que son muchos más.

Día Internacional del Turismo: repensar el futuro del sector

Mañana 27 de septiembre se celebra el Día Mundial del Turismo, y el contexto mundial por la pandemia de COVID-19 representa una oportunidad para repensar el futuro del sector, incluida la forma en que contribuye a los objetivos de desarrollo sostenible, a través de su valor social, cultural, político y económico.

Con el tiempo, el turismo puede ayudar a superar la pandemia, uniendo a las personas y promoviendo la solidaridad y la confianza, ingredientes cruciales para hacer avanzar la cooperación mundial que se necesita con tanta urgencia en este momento.

Esta cooperación también es necesaria entre los viajeros y los destinos que los reciben, para que el turismo sea un factor positivo en el desarrollo y conservación de las comunidades. Un estudio reciente realizado por Despegar, la empresa de viajes líder en la región, reveló que casi el 70% de los consumidores tienen pensado visitar un destino natural para eliminar el estrés que ha provocado la pandemia.

“Fruto de este estudio vemos que los colombianos, y los latinoamericanos en general, aman viajar, y que lo consideran uno de los mejores planes para salir de la rutina y recargar baterías. Adicionalmente, la reactivación turística se convierte en un excelente dinamizador de la economía en muchas ciudades y municipios que han sido golpeados, pues vivían en gran medida de los ingresos provenientes de los visitantes nacionales y extranjeros. Por eso, invito a los colombianos a que su primer viaje sea dentro de Colombia, así estarán apoyando a la reactivación y a la vez disfrutarán de los maravillosos destinos que se encuentran por doquier en nuestra tierra”, comentó Catalina Prieto, Country Manager de Despegar Colombia.

El turismo es una actividad de gran importancia. La Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (OMT) estima que entre 100 y 120 millones de empleos turísticos directos están actualmente en riesgo como consecuencia de la pandemia. En Colombia, la industria es considerada ‘el nuevo petróleo’, y en la última década, su aporte al PIB se ha mantenido en una senda de crecimiento entre el 3,5% y 3,8%.

«Para continuar por la senda del crecimiento turístico en Colombia, es muy importante hacerlo de manera responsable, para que podamos disfrutar de un viaje inolvidable mientras ayudamos a la conservación de los destinos y contribuimos con el desarrollo local. Si cuidamos nuestro ecosistema, seguiremos atrayendo a más viajeros de todo el mundo y podremos impulsar de nuevo la economía del país», concluye Prieto.

Este contexto resulta muy adecuado para pensar cómo dejar un impacto positivo durante las vacaciones. ¿Cómo es posible hacerlo? En principio, minimizando el impacto sobre el medio ambiente y la cultura local y contribuyendo a generar ingresos y empleo para los residentes. Esto se traduce en ser respetuosos con el lugar y dejarlo igual a como se encontró, para que se pueda disfrutar en el futuro; ser cuidadosos en el uso de los recursos naturales; respetar las costumbres de las poblaciones; consumir productos locales para ayudar al desarrollo de esas economías y prestar atención a las medidas de protección del patrimonio cultural del lugar y los protocolos sanitarios vigentes. 

Líneas de apoyo en el país

Algunas de las medidas que se han tomado para cuidar la industria y proteger los empleos han sido:

  • La suspensión del cobro del aporte del impuesto al turismo por todas las ventas generadas durante seis meses.
  • Aplazamiento de la presentación y/o pago de impuestos sobre la renta y complementarios de las empresas.
  • La declaración de IVA e impuestos sobre la renta para los sectores de la aviación y el turismo ahora se puede realizar al final del segundo semestre (hecho en un esfuerzo por brindar alivio en efectivo a las empresas).
  • El lanzamiento del crédito ‘Colombia responde’, como respuesta directa a las pérdidas que enfrenta el turismo y la aviación. En total, el gobierno ha reservado 250 mil millones de pesos para el alivio, que serán utilizados para préstamos. Estos tienen un monto máximo por empresa de tres mil millones de pesos para pymes (pequeñas y medianas empresas) y cinco mil millones de pesos para grandes empresas, que se pueden devolver en un tiempo máximo de tres años.

“Por último, otra acción importante ha sido tomada por la agencia gubernamental encargada de promover las exportaciones y el turismo internacional en el país, ProColombia. Su campaña 2020 aborda la situación y tiene como objetivo generar un vínculo con los viajeros llevando el lema ‘Cuidemos ahora para que nos encontremos más tarde’, buscando reducir las posibles consecuencias a futuro” mencionó Henao.

El sector prevé caídas de casi el 80%

Por desgracia, la aparición de la COVID-19, ha supuesto un duro revés. Así, y tal y como apunta el comparador Acierto.com, la hostelería y el turismo han sido dos de los grandes perjudicados por la crisis del coronavirus. Una crisis que, por desgracia, todavía está lejos de terminar. La plataforma  ha aprovechado para comparar el antes y el ahora de esta pata tan importante de nuestra economía. Y estas son sus conclusiones y estimaciones.

Así, durante las últimas décadas, los desplazamientos turísticos habían pasado de los 25 millones a los 1.300; y se calcula que el sector representaba hasta el 10% del PIB mundial. Una cifra que crecía exponencialmente pero cuya situación ha cambiado. Las estimaciones iniciales apuntan a una pérdida de más de 100 millones de empleos. El PIB mundial incluso podría reducirse entre un 1,5% y el 2,8% como consecuencia.

Entre los países más afectados se encuentra España, donde el sector representa el 12% del PIB nacional y supone el 13% de los empleos. En concreto la caída ha sido del 75%. Se trataría del destino más afectado de la Unión Europea. Las previsiones, asimismo, no son buenas: se estima que el sector tendrá unas pérdidas superiores a 80.000 millones de euros respecto del 2019.

Y es que el turismo español no ha compensado la fuerte caída de visitantes extranjeros. Algo que no nos extraña si tenemos en cuenta que más de la mitad de los españoles no ha viajado este verano. La excepción son algunos alojamientos rurales, que resisten o que incluso han despegado con fuerza en algunas zonas. Los rebrotes en algunas comunidades autónomas y las restricciones impuestas en algunos países no han ayudado.

La suspensión de los viajes del imserso y el cierre anticipado de muchos hoteles (que se han visto abocados a cerrar antes de tiempo ante la ausencia de visitantes) no han ayudado. Por desgracia y según los cálculos del comparador acierto.com, no nos recuperaremos hasta el año 2022. Una fecha que en cualquier caso estará condicionada por la pandemia.

Hostelería y turismo, los grandes perjudicados

Pero el turismo no ha sido el único perjudicado, sino también otro sector estrechamente relacionado con él: la hostelería. Sobre todo si tenemos en cuenta que España es el país del mundo con mayor densidad de bares por ciudadano –tocamos a 1 por cada 175 habitantes–. Tal es así que se estima que hasta 65.000 establecimientos cierren este año.

Los cálculos, sin embargo, podrían cambiar pues, tras las medidas anunciadas en la capital, las pérdidas del sector podrían cerrar a casi 13.000 empresas solo en Madrid.

Un cambio de modelo turístico

Dicho lo cual, el sector se verá obligado a reinventarse para subsistir. De hecho y tal y como apunta Acierto.com, es probable que se apueste por un turismo que no se base en “cuantos más turistas mejor” (que no sea masivo), sino en ofrecer servicios de calidad a precios competitivos. La inversión en sostenibilidad como propuesta de valor también será clave.

La actitud del consumidor también cambiará, pues se mostrará más reservado y tenderá a comparar más. Hacerlo, de hecho, permite ahorrar hasta un 50% en determinados productos. Un ahorro todavía más importante si tenemos en cuenta que acabamos de entrar en recesión. En cualquier caso, la salud deberá seguir siendo una prioridad.