domingo, 08 de diciembre de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-12-03 10:56

Los grandes ausentes del paro

Escrito por: Jaime Salazar Díaz
 | diciembre 03 de 2019

Por Jaime Salazar Díaz

Y no solamente en las jornadas, unas alegres, otras vandálicas -generalmente de  universitarios ya conocidos de marras- los ausentes escribía, son los parlamentarios. No tienen discurso, están ausentes del país real. Su distancia con los sentimientos expresados por algunos jóvenes en las marchas es sideral – como son sus ingresos y prebendas, legales por ahora pero inmorales, con respecto a las grandes mayorías trabajadoras -luchadoras- y honestas de este país. Desde luego las quejas se dirigen al Presidente que es la figura visible del gobierno. Pero no solo por eso es el blanco de los ataques endemoniados de los Organizadores y Alentadores del llamado Paro -que llegan hasta pedirle la renuncia- sino porque desde el primer día, desde el 7 de agosto del año pasado, no ha dejado ni un día de cumplir con su deber en consonancia con lo prometido en la campaña: con transparencia, con democracia, con la gente de las regiones, sin trampas por debajo de la mesa y con gran respeto por las opiniones de los demás. Además, rodeado de colaboradores de su mismo estilo, conocedores y estudiosos de los temas de su encargo. Y tal vez algunos,  sin las espuelas afiladas o “chonetas”, como quieran llamarlas,  de antiguos ministros que instruídos por el Presidente también  de marras, “cuadraban” a los parlamentarios díscolos con la famosa mermelada. Ivan Duque no ha reuído su responsabilidad. Ha desmentido con energía y claros argumentos las mentiras fraguadas para avivar las marchas. Las interpretaciones malévolas de “consentir a los ricos y gravar a los pobres” explican torcidamente el estímulo racional que debe hacerse a las empresas de colombianos o de extranjeros para que creen puestos de trabajo en este país en lugar de llevarlos a otras latitudes. Reclamarle a Duque por la muerte de “líderes sociales” es una falacia, sobretodo viniendo de donde viene:  de los mismos que aplaudieron y seguramente apoyaron personalmente en las conversaciones de la Habana el narcotráfico a las Farc con la especie de que es “conexo” -?!!!- con el delito político !!  Ahora todos los narcos, de la especie que sean: puros, o disidentes de las Farc, o Elenos, o etc, o etc se creen con el derecho de asesinar a quien se oponga a sembrar coca. Y quienes en las comunidades conflictivas indígenas y no indígenas se opongan a cambiar esa yerba maldita que los esclaviza, lo matan. Y mas claro aún, cuando Duque inició su gobierno propuso aclarar este tema de la criminal  conexidad  en la Corte Constitucional, negándola hacia el futuro,  los mismos que hoy le endilgan las muertes también se opusieron. Que las muertes, de antes, de hoy y las que faltan les pesen en sus conciencias, si es que las poseen y las usan. Pero retomando el tema de los congresistas que en estos eventos multitudinarios ni se mencionan, uno se pregunta: están aquí ? o están en otro planeta. Los grandes temas económicos, laborales, pensionales, educativos, fiscales, etc, son precisamente los  que debían estar debatiéndose en los recintos sagrados de las democracias: el parlamento. Pero no es allí donde ahora se discuten. Sus intereses ahora son personales, algunos inconfesables. Es el momento de iniciar su reforma comenzando por la eliminación de la circunscripción nacional que solo sirvió de pretexto para encarecer estúpidamente la elección. Y si de paso se rebajan el sueldo, bienvenida sea la rebajita!

 

 

 

 

 

 

Comentarios