domingo, 22 de septiembre de 2019
Primer Plano/ Creado el: 2018-10-21 09:28 - Última actualización: 2018-10-21 09:32

Los tentáculos de los ‘Mercaderes de la frontera’ en el Huila

Son las primeras pistas que han atinado las autoridades en el Huila, en un seguimiento que busca dar con el paradero de los dueños de más de 400 kilos de marihuana tipo Creepy que fueron halladas en el baúl de un carro que se fue a una cuneta en zona rural de Iquira. Así va la investigación.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | octubre 21 de 2018

Por: Leo Medina Jiménez
Especial para Diario del Huila

El hallazgo el pasado domingo de más de 400 kilos de marihuana de alta pureza, prensada, y oculta en el baúl de un vehículo Chevrolet, color plateado, de placas EIW-111, que se accidentó en el la ruta Íquira – Teruel en el departamento del Huila, ha originado una investigación por parte de la Policía que va por buen camino, hacia excelentes resultados.

El conductor que perdió el control del automotor, cayendo a una cuneta, escapó del lugar abandonando su carga de unos 886 paquetes que la Policía valoró en más 500 millones de pesos, según el coronel Óscar Fabián Quevedo Camacho, comandante operativo en el Huila.

No se descarta, durante el proceso investigativo,  que la marihuana tipo Creepy que fue descubierta en este carro sea de propiedad de la misma red denominada los ‘Mercaderes de la Frontera’ que está involucrada con el cargamento de más de media tonelada de la hierba alucinógena que era transportada en el bus que se accidentó el pasado 14 de agosto en una vía de Ecuador. 

Así lo confirmó una fuente cercana a la pesquisas, al menos ya se tiene el nombre del propietario del vehículo que se estrelló hace 8 días, un dato clave, persona que venía tramitando una diligencia de traspaso ante la Secretaría de Tránsito de Bogotá el 10 de marzo de este año. El siguiente paso será ubicar a esta persona para que aclare sí es cierto que existe una promesa de venta o cuál es su relación con el alijo hallado en las vías del Huila. 

La labor que desarrollaron los investigadores después de descorrer los documentos del vehículo fue la de reconstruir la posible ruta que organizó su conductor desde el Cauca hacia el Huila y luego avanzar hacia el norte del país. Es decir,  totalmente inversa a la que agarró el ‘Narcobús’ desde el Cauca por Cali y hacia Ecuador.

La ruta del carro Chevrolet que se fue a una zanja era la de tomar por Iquira hacia Santa María, luego por un sector periférico de Neiva y de allí alcanzar el departamento del Tolima para por último ser entregada en Ibagué a los encargados de almacenar, dosificar y distribuir.

Es por esta ruta y por el tipo de empaque de la droga que no se descarta que haya una conexión con los mismos narcos que desplegaron la comercialización de la Creepy, cultivada en el Cauca, en Ecuador y Chile.

Sin embargo, las autoridades del Huila tiene ya identificados otros puntos por donde la droga se transporta; de ahí los últimos golpes asestados al narcotráfico y que han permitido golpear las finanzas de los narcotraficantes.

 

En la camioneta accidentada se encontraron más de 400 kilos de marihuana tipo creepy.



Según la Fiscalía, la banda delincuencial era la encargada de comercializar sustancias estupefacientes en los departamentos del Tolima, Huila y Valle del Cauca.

Centro de operaciones: Ibagué

Recordemos que el sábado 18 agosto de este año una Unidad Antinarcóticos del CTI de la Fiscalía le cayó a unos componentes de esta organización criminal dedicada al tráfico de alucinógenos en el Valle del Cauca, Huila y Tolima, con brazos en otros países al sur del continente.

La principal modalidad de esta organización, descubrieron las autoridades, era la de organizar falsos viajes de turismo a Ecuador y Chile empleando buses de servicios especiales, los que acondicionaban con caletas para disimular la marihuana creepy que acarreaban.

En esta operación, después de varios seguimientos e interceptaciones telefónicas, fueron capturadas seis personas, responsables del acopio de la droga en un establecimiento en el barrio Varsovia de Ibagué y de allí su distribución a los pequeños y grandes mercados. Un 40 por ciento de ella, precisó la Fiscalía, se quedaba almacenada en el Tolima la otra era llevada a ‘ollas’ en el Huila y Bogotá.

Primeras capturas

Los capturados son: Juan Gabriel Céspedes González, Jairo Espinosa Méndez, Luis Alejandro Espinosa Mora,  Ana Lucía Salamanca Mendieta, Lina Jimena Pinzón Cárdenas y Erika Tatiana Nieto Tinoco.

Durante la imputación de cargos, el Fiscal 10 Seccional Antinarcóticos de la ciudad de Ibagué, señaló que la investigación arrancó desde octubre del año pasado por la denuncia de una fuente, la cual señaló que en un inquilinato de la calle 18 entre las carreras Primera y Segunda del barrio La Estación almacenaban estupefacientes y la encargada de ese ‘negocio’ era Ana Lucía Salamanca Mendieta.

Luego de un trabajo de verificación donde observó el ingreso de personas al lugar a consumir estupefacientes, empezaron las interceptaciones telefónicas.

Según las autoridades la mujer es la misma que el pasado 28 de mayo denunció a unos policías de la Metib de la Capital Musical de Colombia, porque supuestamente en la dirección donde realizaron los allanamientos por este proceso, ingresaron y le robaron cinco millones de pesos en efectivo. Esa vivienda fue allanada dentro de esta investigación y los agentes del CTI encontraron 131 gramos de cocaína, y una agenda con la foto de Salamanca Mendieta.

Y fue por medio de ‘La Mona’ que ubicaron a Jairo Espinosa Méndez, alias ‘Gafas’, con quien sostenía conversaciones telefónicas en lenguaje cifrado: “Que le lleve el quesito”, “Necesita harina para las arepas”, “Las cajas de pintura”, “le llevaba las zapatillas”. Así ubicaron al sujeto que vivía en Torres de Varsovia, bloque 5 apartamento 403 donde hallaron 11 kilos 938 gramos de cocaína y otros elementos con los cuales procesaban el estupefaciente, además de 2.813 gramos de marihuana y un revólver Smith & Wesson que fue reportado como hurtado por José Eduardo Jiménez. De esa organización, el 1 de julio en Rovira fue detenido Norbey Osorio Villa, quien iba en un carro de placa ARP 082 con 274 kilos 100 gramos de marihuana.

Los involucrados en este proceso deberán responder por los delitos de concierto para delinquir agravado,  tráfico, fabricación o porte de estupefacientes y porte ilegal de armas de fuego.

En esta redada uno de los privados de la libertad,  Céspedes González, fue señalado por la Fiscalía de ser una de las cabezas de la estructura y principal aliado de narcos de Pereira, Cali y Caquetá, que financiaban los envíos a Ecuador y Chile. Precisó el ente investigador que  estos capos ya están plenamente identificados.

Vale aclarar que el juez del caso le concedió la detención domiciliaria a Nieto Tinoco y a Céspedes González, lo que fue llevado a otra instancia por parte del delegado fiscal.

En una segunda operación fue capturado Jesús David Santomifio Celis, de 26 años el pasado 22 de agosto en pleno centro de Florencia, Caquetá, quien es señalado de ser uno de los repartidores de la droga y de hacer contactos en la capital del Tolima y quien se hacía pasar como prestamista de ‘gota a gota’, lo que le servía para moverse por la región sin causar sospechas.

Lo que ocurrió en Ecuador, después del accidente muy cerca de Quito que dejó a 24 personas muertas y 22 más heridas, la Policía del Huila aumentó su accionar en contra de los narcos. Los decomisos aumentaron. En el 2017 se confiscó 7.814 kilos de marihuana, que superaba lo logrado en el 2016 en un 200 por ciento y lo que va de este año ya se logró la retención de más de 1.700 kilos. 

Lo que declaró la organizadora del ‘narcopaseo’

El DIARIO DEL HUILA obtuvo la entrevista que Claudia Ximena Orozco Córdoba,  asumió con la Fiscalía en la que da conocer detalles del paso del bus por una población del Huila antes de accidentarse en Ecuador.

Orozco Córdoba es señalada de ser la persona que organizó el falso paseo que por un accidente dejó al descubierto una modalidad de narcotráfico de la marihuana tipo Creepy.

Aseguró que cuando pasaron por Popayán se desviaron. “Le pregunto a los conductores y estos me dijeron que la vía a Pasto estaba taponada y que había problemas”, declaró.

Es entonces, aseguró Claudia Ximena, cuando se desviaron a San José de Isnos, Huila. “Cuando llegamos allí nos quedamos varados y dijeron que al bus se le  habían dañado el embrague (…) Nos quedamos allí  aproximadamente 5 días. Durante ese tiempo fui yo quién pagó las la estadía en el hotel con dinero que me pasaba la señora Carmelina (Idrobo, la persona que al parecer la contrató y quien murió en el accidente). Durante esos días las personas del bus salían hacer compras en ese pueblo”, agregó la testigo.

Hubo algo, dijo Claudia, que le llamó la atención y es que no permitían a los pasajeros aproximarse al bus, a sacar sus pertenencias. La excusa que les dieron los conductores es que se habían trabado las compuertas y estas no se podían abrir.

 “Tocó esperar a que Los mecánicos llegarán de Pitalito para arreglar las piezas del bus. Ya como un miércoles en la noche los mecánicos dijeron que estaba listo, que ya podíamos arrancar. Los choferes lo prendieron pero éste no cogía los cambios. Los conductores dijeron que algo estaba fallando”.

Se quedaron una noche más, y al día siguiente los viajeros solicitaron a los organizadores del supuesto paseo que los dejaran visitar la región y es cuando estuvieron en San Agustín.

“Desayunamos, almorzamos y cenamos en ese lugar. Para el día viernes nos fuimos para Pitalito a una finca a realizar un asado. Cuando regresamos de la casa finca nos cambiaron de hotel (…) Esa noche llegaron 10 venezolanos y dos colombianos, no los conocía tampoco supe quién los mandó,  solo Carmelina me dijo de su llegada, los recogimos”,  contó.

Dijo además, que fue en esa población del Huila, en medio de unos tragos, que el conductor le contó que el bus iba cargado de marihuana y que el cargamento se lo habían encaletado en Jamundí, Valle. El fiscal del caso le preguntó a Claudia Ximena del por qué no había denunciado ese hecho a las autoridades. “Yo no me atreví a denunciar porque me sentía responsable de las personas que iban en el bus”, respondió.

Claudia Ximena Orozco se encuentra detenida a la espera de que se surta su extradición a Ecuador, en donde deberá responder en ese país por el delito de tráfico de estupefacientes.

 

Comentarios