viernes, 14 de diciembre de 2018
Opinión/ Creado el: 2018-10-11 09:17

Macías salió general

Escrito por: Alfonso Vélez Jaramillo | octubre 11 de 2018

El único compromiso efectivo visibilizado durante la visita del Presidente Ivan Duque, fue el de la dirigencia política, administrativa y gremial del Huila, que con la coordinación de la Cámara de Comercio, logró unificar criterios y priorizar en un documento único los problemas y necesidades de inmediata solución en este Departamento.

No está claro el compromiso del mandatario, y eso sí,  existe la posibilidad de que instalen un nuevo peaje entre Hobo y Gigante, según el Presidente propio mandatario, en el “Taller Construyendo País”, realizado en Garzón.

Se infiere que el evento fue programado con la Presidencia para que coincidiera con el homenaje que se le tributó en Neiva al senador Ernesto Macías Tovar, por su elección como presidente del Senado y para facilitarle al Presidente Duque, su presencia en esa fecha.

Por sus palabras Duque no estaba preparado: Lleva dos meses en el cargo y se nota que no sabe aún el monto de los   recursos para inversión social durante su Gobierno. Segundo, la crisis fiscal que se arguye para justificar la reforma tributaria al que todos los sectores le temen, revela un panorama gris para las regiones en cuanto a inversión social.

Se espera, al menos una salida al pacifico totalmente terminada y los cien mil millones por aumento de las regalías petroleras, que ofreció el Presidente. El Huila siendo el uribismo mayoría, es poco lo que tiene para mostrar, pese a que ya había sido Gobierno.

Nunca había visto en Neiva que en la misma ceremonia le impusieran quince distinciones a una sola persona como sucedió con el senador Macías, quien recibió “El Garzón de Oro”, y otros reconocimientos  del sector privado, de la Asamblea, la Gobernación del Huila y la Alcaldía de Neiva.

Sin embargo la que armó la de Troya fue la  “Orden de Boyacá”, que le confirió le Presidente Duque, creada en 1.819 por el Libertador Simón Bolívar, exclusiva para los héroes de la independencia de Colombia. 

Esta condecoración  la otorga el  Gobierno Colombiano a generales de las Fuerzas Armadas, almirantes, altos prelados de la Iglesia, Jefes de Estado, ministros, embajadores, y a amigos de Colombia, “cuyos actos han redundado en favor del país o de la humanidad.”

Un sector opina que el Senador Macías, no tiene las condiciones que exige la máxima condecoración y asegura que no era el personaje idóneo ni el ciudadano ejemplar para merecer la Cruz de Boyacá, y se ha puesto en tela de juicio el prestigio de dicha condecoración.

Hay otro grupo del Gobierno, del Centro Democrático, amigos políticos cercanos y paisanos y hasta el propio senador Álvaro Uribe que aprueba su exaltación y destacan sus esfuerzos  para llegar a tan alta dignidad pese a no contar con la formación académica de quienes han pasado por las más prestigiosas universidades del mundo.

No me voy a detener si Macías, merece  o no la Orden de Boyacá, ya  fue condecorado y nadie podrá despojarlo de sus distinciones y creo que ha sido por asuntos políticos que esta distinción ha levantado tanta polvareda, al fin y al cabo es huilense.

Prefiero hacerme a la idea de que fue una condecoración anticipada por lo que pueda hacer Macías más tarde desde el alto gobierno por el Huila, por ser presidente de unas de las tres ramas del poder, por estar al lado del ex presidente Uribe, señalado el Presidente en la sombra, y por su cercanía con el Presidente  Ivan Duque.

Debe ser un reto y un compromiso el de Macías con su región y es lo mínimo que puede facilitar el Gobierno para pagarles la deuda social a los huilenses. El Huila fue el departamento de mayor afectación por la violencia  de las Farc. 

La Cruz de Boyacá la recibieron en el siglo pasado desde Guillermo Uribe Holguín, nada menos  que el creador del Conservatorio y la Sinfónica Nacional, la religiosa hoy Santa Laura Montoya, el maestro  León de Greiff, el Rey Juan Carlos de España, el  compositor de las Américas Jorge Villamil, el Presidente mejicano José López Portillo, la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional, el banquero Luis Carlos Sarmiento, el empresario Julio Mario Santo Domingo, el ciclista Lucho Herrera, el padre García Herreros y otros personajes destacados, para mirar la dimensión de esta condecoración.

ESCOLIO:¿Ahora los funcionarios y contratistas de la alcaldía insultarán al DIARIO EL ESPECTADOR, por publicar lo que tanto he recalcado en esta columna, sobre las componendas del alcalde Lara y los financiadores de su campaña?

Comentarios