<ins data-revive-zoneid="2" data-revive-id="e0f695b1b9e71c7e090345072026c701"></ins>
martes, 25 de julio de 2017
 
Dominical/ 1970-01-01 12:00

Ni con rituales se sabe que tiene Dayana

Una pequeña de tan solo 11 años, ha tenido que afrontar una enfermedad que aún no le ha sido detectada con exactitud. Además, su familia ya no cuenta con los recursos económicos necesarios para la compra de sus medicamentos. La familia solicita de manera comedida, la ayuda de los huilenses.

Escrito por: Claudia Ortiz | julio 16 de 2017

Con tan solo seis meses de nacida, Dayana Estefany Córdoba Argote, entró en una crisis que le diagnosticaron como neumonía, luego de este diagnóstico, su frágil cuerpo empezó a manifestar síntomas como alergias y erupciones cutáneas en la cabeza, axilas, brazos y piernas.

Luego de un periodo corto, los padres de Dayana empezaron a ver que la piel se estaba quebrantando por la extrema resequedad que tenía.  «Hemos consultado médicos naturistas, homeópatas,  bioenergéticos, yerbateros, adivinos, curanderos, y no hemos logrado saber qué es lo que tiene nuestra hija», dijo María Mirella Argote Medina, madre de la menor.

Tantos han sido los lugares que han visitado con la esperanza de curarla que a veces, María Argote siente que ha estado abusando de hija, «Siento un poco de remordimiento porque la he sometido a muchas cosas a su corta edad pero todo ha sido con el fin de poder encontrar una cura para su enfermedad. La he sometido a cosas muy crueles, hasta rituales y nada ha funcionado».

Viaje a Bogotá

Durante un tiempo dejaron de insistir con estos curanderos y tomaron camino al centro dermatológico, Federico Lleras Acosta, en Bogotá. Este centro ha sido el único lugar en el que han ido y  encontrado una mejoría, «he visto cuando la he podido llevar allá desde el 2011, que a mi niña la trataron excelente, el tratamiento que le brindaron allá fue muy bueno. Cuando ella se pone muy mal se le empieza a poner la piel muy fea pero cuándo está allá se le empieza a transformar la piel y parece que no tuviera ninguna enfermedad», puntualizó la mamá de Dayana.

Cuando Dayana se enferma, normalmente presenta síntomas de hinchazón en todo el cuerpo, de igual manera el comezón es constante y se le empieza a agrietar la piel, según afirma la mamá, en su última crisis que tuvo hace mes y medio, los síntomas que presentó eran síntomas que no había presentado antes, como fiebre, escalofríos y dolores en las articulaciones.

Sufrimiento físico y psicológico

La situación en la que ha tenido que vivir esta pequeña, no ha sido fácil, ha tenido que sufrir, tanto física como psicológicamente, y junto a ella su familia que son quienes han tenido que estar apoyado siempre a su disposición. Su papá y su mamá, han pasado noches en vela para sobar su piel evitando que ella mientras duerme se lastime. Con su hermana mayor de 13 años, estuvo compartiendo cama, pero al presentar resequedad en su rostro, tuvo que pasar a compartir cama con la menor de la casa que a pesar de tener tan solo 9 años, ya es más alta que Dayana.

«Yo me desespero cuando le ataca esa enfermedad. Ella tiene un metabolismo que ni yo he logrado entender, porque hay días en los que está bien pero hay ocasiones en las que está mal y en la noche está bien, y así sucesivamente. Cuando ella se pone mal cuenta porque se pone muy roja y se empieza a rascar, los ojos se le hinchan y de tanto sobarse le sale un tejido de la vista por eso también tuvo que ir oftalmólogo para que le formulara unas gafas, ya que está sufriendo de miopía en el ojo izquierdo», señala María Mirella.

Tanto ha sido el sufrimiento de esta familia, que asegura que a veces siente que ya no puede continuar más, «a veces me siento a punto de colapsar, me siento cansada, estresada porque esto requiere de un cuidado constante, en materia económica. Al principio teníamos la manera de vivir dignamente, pero la raíz de la enfermedad y con el desespero de buscar una cura y con todos los médicos y medicamentos que habíamos pagado, nos quedamos con deudas enormes y nos tocó  vender la finca que teníamos en Saladoblanco y comprar una económica que está con goteras por todos lados y hasta hongos en las paredes, cosa que no le hacen bien a mi hija», puntualizó la madre de la pequeña.

Sin embargo y a pesar de los diagnósticos hechos por los diferentes médicos que la han valorado, todos tienen una versión distinta de la enfermedad que Dayana padece, hay quienes dicen que tiene dermatitis aguda, dermatitis no especificada, dermatitis de contacto, alergias, que es una niña inmune, que es una niña muy alérgica. Incluso hay personas que lo relacionan con hechos espirituales.

Quienes quieran ayudar a Dayana se pueden comunicar al 322 -431-1971.

Comentarios