lunes, 21 de agosto de 2017
OPINIÓN/ Creado el: 2017-06-18 10:08

Levantado el paro de maestros

Editorial

Escrito por: Editorial | junio 18 de 2017

Por fin el gobierno nacional logró un acuerdo con FECODE, para levantar el paro de maestros, después de 37 días de marchas, que paralizaron la educación de más de ocho millones de niños. Aunque no se logró que el gobierno nacional atendiera todas las peticiones salariales, por la difícil situación que presentan las finanzas nacionales, los actores en conflicto, lograron coincidir en 21 puntos, que pone fin a una protesta que ha puesto sobre la mesa, los bajos ingresos percibidos por los maestros, frente a los demás servidores del Estado. Entre los temas acordados, se encuentran el compromiso del ejecutivo nacional de realizar en el corto plazo: una reforma estructural del Sistema General de Participaciones, nivelación salarial de los maestros, bonificación progresiva de los docentes, implementación organizada de la jornada única, continuar y mejorar la jornada única, trabajar en el proyecto “Escuela como territorio de paz” para que la educación juegue un rol activo en el desarrollo de la paz, fortalecimiento del servicio de salud, entre otros, que se convierten en los ejes centrales, para fortalecer a este importante gremio, que luchó incansablemente para lograr estas reivindicaciones salariales. Uno de los temas álgidos, estuvo relacionado con el mejoramiento de las transferencias a las regiones, a través del Sistema General de Participaciones, que busca subsanar los desequilibrios que actualmente presenta este sector.

Todos conocemos que esta situación ha ocasionado nefastas consecuencias para el desarrollo social, entre los que se encuentran el desmejoramiento de la infraestructura locativa, falta de laboratorios y de ayudas educativas, difícil acceso a las Tics, falta de una adecuada formación docente, entre otros factores, que conducen a una deficiente prestación de los servicios educativos en los municipios del país. Además, todas las Secretarías de Educación del país, deberán concertar con los docentes, un plan para reponer las clases, quienes definirán el respectivo calendario para tal efecto, tras el paro de los maestros. No se compadece la situación inequitativa del salario que perciben estos agentes encargados de la formación de las actuales y futuras generaciones de nuestro país. Además, no ha existido una política pública del gobierno nacional, para nivelar los ingresos de los docentes, quienes, a pesar de su formación académica, con títulos de Especializaciones, Maestría y con una experiencia superior a los 20 años, ganan menos del 50% del sueldo de los demás funcionarios del sector público. Esta jornada de protesta, se pudo haber evitado, si las instancias nacionales, hubieren estructurado las estrategias para dar cumplimiento a lo prometido por el primer mandatario de los colombianos, Juan Manuel Santos Calderón, quien, en el discurso de su posesión por segunda vez, manifestó: “convertir a Colombia en el país más educado de América Latina en el 2025” y con una retórica barata expresó que “nuestros maestros sean los héroes de nuestra sociedad, que serán la columna vertebral de una buena educación”. De esto, nada se ha cumplido hasta el momento. Ahí tenemos las respuestas.