domingo, 19 de noviembre de 2017
Opinión/ Creado el: 2016-09-01 06:49

Tiene la palabra señor alcalde

Alfonso Vélez Jaramillo

Escrito por: Redacción Diario del Huila | septiembre 01 de 2016

Pese que las Empresas Públicas de Neiva aseguran que el agua que suministra la ciudad es apta para el consumo humano, los cambios físicos experimentados durante los últimos días están generando alarma entre la población.

No son pocos los que se quejan de color lechoso y la cantidad de barro que está llegando a través del acueducto, ejemplo en mi casa.

Expertos relacionan esta situación con el cambio del proveedor y la calidad de los químicos que este suministra para la potabilización del agua en Neiva.

La angustia aumenta luego de un estudio de la Universidad Nacional, a través del cual se asegura que con un procedimiento inadecuado e incorrecto se activan los componentes de materia y color orgánico presentes en el agua cruda.

Estos componentes generan otras componentes haloacéticos o comúnmente conocidos como trihalometanos, señalados como inductores o precursores de enfermedades asociadas con el cáncer.

“Un claro ejemplo se encontró en el acueducto de nuevo de Neiva”. Según el estudio las muestras se hicieron en la tubería y la bocatoma de los acueductos de la ciudad.

El alcalde de Neiva, Rodrigo Lara Sánchez, es médico debe saber que es un tema de salud pública muy delicado que merece la atención de su Gobierno y debe ser socializado  fundamentado en estudios de entidades conocidas y de trayectoria, para evitar el pánico entre la población.

Consulté al mandatario sobre esta situación y respaldó el estudio de la  Secretaría de Salud de Neiva, sobre la calidad del agua que se suministra a los neivanos.

Sin embargo el punto que genera inquietud es como llega el líquido a los hogares a través de las redes domiciliarias, unas veces lechosa y otras con barro.

Los expertos afirman que si llega lechosa es porque no le colocan coagulantes y la desinfectan con una sobredosis de cloro, un tema muy técnico que debe ser explicado por expertos.

Además si el producto con el que se está coagulando el agua no cumple con lo establecido en la norma de calidad Incontec NPC 44760, es muy posible que no  se esté cumpliendo con el objeto del contrato que es del 23 y 24 por ciento.

El agua de EPN en  ocasiones  tiene unos niveles de  turbiedad por encima de lo establecido, según la Universidad Nacional y es muy posible que se transfieran metales pesados al agua tratada, con efectos indeseables para la salud de los seres humanos.

Si supuestamente para abaratar costos no se usa coagulante porque la apariencia del agua del rio Las ceibas es clara y su vez es engañosa, porque puede tener materia orgánica que a simple vista no se ve y se usa solamente desinfectante cloro gaseoso, este genera el aspecto lechoso con el que llega a las redes domiciliarias.

El Cloro es uno de los mayores agentes cancerígenos en los seres humanos, situación que se agrava si la señora hierva el agua entre los metales pesados y el cloro esto genera efectos más nocivos para el organismo.

La subgerente técnica de Las Ceibas Epn, Olga Lucia Acosta, desestima los estudios y le atribuye la situación al mal estado de la tubería en algunos sectores, inclusive a que algunos operarios luego de trabajos de mantenimiento y reparación no la purgan.

Por lo pronto tiene la palabra el señor alcalde, recuerde que en Neiva se presentan altos niveles de cáncer, una de las causas de mortalidad más frecuentes en nuestro medio.