sábado, 04 de julio de 2020
Primer Plano/ Creado el: 2020-04-14 07:26 - Última actualización: 2020-04-14 07:27

Personal médico rechaza Decreto 538

La orden legislativa 538, expedida el pasado domingo, señala que todo el talento humano debe estar listo para atender la emergencia en Colombia por el Covid-19. Ante la medida, médicos, especialistas, enfermeras/os, y organizaciones alzaron su voz de rechazo.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | abril 14 de 2020

Diario del Huila, Neiva
Por Linda Vargas

A nivel nacional, el personal médico alzó su voz de rechazo por el Decreto 538 del 2020, el cual, obliga a todos los trabajadores de la salud a estar disponibles para atender la emergencia del coronavirus.

El inconformismo del sector salud radica en el Artículo 9, en donde obliga al talento humano en salud o en formación a estar preparados y disponibles para que presten sus servicios ante un eventual llamado para atender la emergencia.

Las personas que están exentas al llamado son las mujeres en estado de embarazo, padres y madres cabeza de familia con hijos menores de edad, cuidador de adultos mayores o personas en condición de discapacidad, ser padre o madre de un mismo núcleo familiar cuando ambos ostentan profesión u ocupación del área de la salud y tengan hijos menores de edad, tener 70 o más años y finalmente tener una enfermedad crónica o condición que presente un alto riesgo para el contagio de coronavirus.

En ese mismo sentido, el Artículo 13 del decreto incluye al COVID-19 como una enfermedad laboral directa para los trabajadores del sector salud, por cuanto las Administradoras de Riesgos Laborales (ARL), desde el momento en que se confirme el diagnóstico de COVID-19, deben reconocer todas las prestaciones asistenciales y económicas derivadas de la incapacidad de origen laboral por esa enfermedad.

Voces de rechazo

Para la abogada, enfermera profesional y representante de las Organizaciones de la Salud, Lourdes Mateus, el decreto abarca muchos temas, entre ellas, define el tratamiento administrativo con el que se va a desarrollar la contingencia y las responsabilidades de los entes territoriales y de las EPS, pero, sin lugar a duda, lo más agresivo fue el Articulo 9, referente al talento humano de salud.

“Las enfermeras representamos alrededor del 48% del total del talento humano en salud que hoy le hace frente a la crisis y por años hemos sufrido condiciones laborales muy adversas. Contratación de prestación de servicios y por agremiaciones donde no nos pagan primas, vacaciones y cesantías; nos han afectado desde muchos años atrás y el Gobierno Nacional nunca ha mostrado ninguna intención de mejorar la situación, al contrario, nos han abandonado y ahora pretenden obligarnos como si fuéramos militares, y, además, sin resolver nuestras solicitudes de garantizar como mínimo las condiciones de bioseguridad”, manifiesta Mateus.

Enfatiza que rechaza contundentemente el anterior anuncio del Estado, porque las condiciones y las medidas de bioseguridad no están aptas para atender la emergencia.

“Lo que vemos es que, ante las amenazas de renuncias masivas, pretenden obligar a los trabajadores de salud a que se queden en sus cargos, pero eso es totalmente inconstitucional, porque a nadie se le puede obligar a que se suicide y menos colectivamente”, añade.

Exigen garantías

Por su parte, Roberto Díaz González, presidente seccional Huila de la Sociedad Colombiana de Cirugía Ortopedia y Traumatología, sostuvo que las organizaciones gremiales de la salud exigen garantías tanto de carácter legal por la inestabilidad en el trabajo y suministros de equipos de protección personal adecuados. “No se puede obligar al talento humano en salud a laborar. En ese sentido, el gobierno expide norma coercitiva sin resolver garantías plenas para proteger el riesgo laboral”.

Anotó que “anoche (domingo) en el hospital de Neiva, en urgencias y cirugía, pasearon enfermos y enfermeras del Covid-19, sólo con tapabocas”.

Labor de vocación

De otro lado, Diego González, presidente del Colegio Médico del Huila, afirmó que el Decreto 538, específicamente en el Articulo 9, echa abajo todo el pensamiento y ejercicio médico. 

“Obliga al personal de salud, a los médicos y enfermeras a atender a los pacientes sin elementos de protección y bioseguridad; ellos están expuestos a sanciones, que no se esclarecen, para el que no lo realice. Esto va en contra de toda la filosofía que representa el ejercicio médico; es un ejercicio de vocación y voluntario”.

Agrega que el decreto se expidió debido a que no están solucionado de manera eficaz la dotación de elementos de bioseguridad y porque temen a que el personal de salud se rehúse a realizar las labores de atención de pacientes con el virus. Por lo tanto, están poniendo al sector salud al mismo nivel de servicio militar.

“El gobierno está haciendo que sea obligatoria la atención de los pacientes sin estos elementos; y, además, permite que las ARL no respondan por el personal de salud que se vea afectado por el covid-19”.

Resultados de la encuesta en relación con la disponibilidad de elementos de protección personal (EPP).

Sin elementos de protección

En desacuerdo también está Sebastián Segura, médico especialista en Reumatología, sobre la medida que expidió en la noche del domingo por parte del Gobierno, porque no contempla las necesidades básicas del sector.

“Todos estamos realizando una labor con vocación, sin embargo, no nos garantizan las medidas de protección básicas, para evitar el contagio o para no infectar a las demás personas y miembros de nuestra familia”. 

Indica que el gobierno no establece pautas claras de contrataciones en esta emergencia, porque la mayoría del sector está contratado por prestación de servicio y en el decreto no realizan ningún cambio. “Dicen que va a dar un incentivo económico por única vez, pero eso tampoco es una motivación”.

Carta al presidente

A la misma vez, la Coalición por el Talento Humano en Salud envió una carta al presidente Duque en donde manifiestan que “los equipos de protección personal no pueden ser decretos vacíos que no se aplican, ni tampoco promesas de diferentes instituciones del sistema que no dan cuenta de la protección personal. A pocas horas de la muerte de dos médicos y un conductor de ambulancia en el marco de la pandemia, el Gobierno hace pública una norma inconsulta y autoritaria, mientras se niega a negociar sobre las condiciones laborales, así como ignora los comunicados que desde hace varios días las agremiaciones del sector salud hemos venido realizando”.

Añade que “se debe excluir al personal en formación, dado que precisamente no tiene acreditadas las competencias profesionales para hacer frente a la pandemia, y porque es una propuesta de voluntariado sin garantías. Eso adicionalmente auspicia el ejercicio ilegal de las profesiones, usando mano de obra no calificada”.



Así los médicos neivanos combaten el virus; ingeniándoselas para evitar el contagio.

Encuesta

La Federación Médica Colombiana (FMC), y el Colegio Médico Colombiano (CMC), con el apoyo de diversas organizaciones médicas y de la sociedad civil, presentaron los resultados de la encuesta “Condiciones de Bioseguridad y ruta de atención de pandemia SARS COV2-COVID19”, con el objetivo de lograr documentar diversas manifestaciones y denuncias que por distintas vías allegaban los médicos y demás profesionales de la salud a las organizaciones convocantes.

En la encuesta que se realizó desde el 21 de marzo hasta el 3 de abril, documenta asuntos que tienen que ver con las condiciones laborales del personal de la salud, y aspectos relacionados con la dotación hospitalaria, protocolos de atención y detección de casos de COVID19, debido a que el personal médico constituye el eslabón central para el diagnóstico y seguimiento de personas con COVID19.

Revela que, en relación con la disponibilidad de implementos de elementos de protección personal (EPP), los resultados muestran que el mayor insumo con el que se cuenta es con guantes 73.4%, pero se carece de máscaras N95 (87.7%), gafas de protección (77.5%), escudo facial (89.1%) y traje de bioseguridad (92.7%)

Según especialidades médicas, este elemento se encuentra faltante en un alto porcentaje (87.2%) en las especialidades de choque o de primera línea para la atención de casos de SARS-COVID-2.

Asimismo, el informe pone al descubierto que para el grupo de otros profesionales en un 22.7% no existía un protocolo para atención de pacientes sospechoso o confirmado por COVID-19 y en donde existen protocolos, consideran que en el 45.6% no es está bien estructurado.

También, en diferentes respuestas se evidencia información sobre amenazas en cuanto despidos o cambios en las condiciones del contrato laboral si no se cumplen con condiciones expuestas por el empleador. Hay instituciones que cohíben la autonomía profesional para hacer la búsqueda de casos activos en sus instalaciones, y si los profesionales de la salud evidencian estos errores son amenazados con despidos. Estás amenazas han llevado a despidos masivos en varias instituciones.

Elementos de protección personal (EPP)

Esta subcategoría fue la que más citaciones contó en el análisis (263).

Al hacer comparación con los datos cuantitativos se evidencia las razones de las principales quejas de los profesionales de la salud. Las razones de la falta de insumos de bioseguridad en su gran mayoría son decisiones administrativas, seguida de falta de capacidad en la consecución de estas, por desabastecimiento nacional.

Los participantes de esta encuesta evidencian la necesidad de tener los elementos mínimos necesarios para la ejecución de las profesiones de salud con bioseguridad.

“Hay que insistir acerca de la bioseguridad, finalmente la prevención de la propagación del Contagio y el cuidado de las personas involucradas en la primera Línea de atención serán determinantes en el resultado final de la Pandemia” Encuesta 734

“No hay disponibilidad en el mercado de elementos de bio-protección y los pocos que se consiguen los precios están muy elevados. En especial tapaboca convencional y tapaboca N95” Encuesta 280

“En la clínica han despedido a varios del personal con la excusa que no tienen cómo pagar esos sueldos y que cuando todo estalle los vuelven a llamar y contratar. En el hospital ha habido casos positivos y el personal aún no sabe cómo proceder, los EPP están regulados solo se entregan si hay permiso de los administrativos, estamos trabajando con las uñas. Los tapabocas normales nos entregan uno solo para un turno de 24 horas y hay que firmar por ellos”, Encuesta 849.

Reconocimiento económico al talento humano en salud

El Decreto 538 dispone la puesta en marcha de un reconocimiento económico, especial y excepcional, para los trabajadores de la salud que estén directamente involucrados el manejo de la epidemia, incluso para quienes trabajan en los hospitales en el área de manejo epidemiológico.

Para esto, el Ministerio de Salud y Protección Social definirá el monto del reconocimiento como una proporción del Ingreso Base de Cotización (IBC) promedio de cada perfil ocupacional. Este incentivo se otorgará por una sola vez, no constituye factor salarial y será reconocido independientemente de la clase de vinculación.

El Ministerio definirá los perfiles ocupacionales de quienes sean beneficiarios del reconocimiento económico, de acuerdo con su nivel de exposición al coronavirus.

Este reconocimiento será girado por la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (ADRES) a las instituciones prestadoras de servicios de salud o entidades territoriales de salud, las cuales se encargarán de realizar el giro al personal beneficiario.

Plazo a las ARL

El Gobierno Nacional dio un plazo de 72 horas a las Administradoras de Riesgos Laborales (ARL) para que entreguen a los trabajadores del sector salud la dotación necesaria para desempeñar sus labores.

“Con el Ministro de Salud y con el acompañamiento de la Procuraduría General de la Nación, hemos decidido dar un plazo perentorio de 72 horas, o sea, el próximo miércoles. Esto tiene que quedar totalmente definido: qué dotación, quién la va a entregar”, declaró el ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera.

Aclaró que dicha dotación la tiene que entregar “la ARL juntamente con el empleador”.

“La dotación inicial para cualquier entidad, cualquier empresa, cualquier empleador, él es el responsable de entregar esa dotación a sus empleadores, llámese sector salud, llámese cualquier otra actividad económica en Colombia”, precisó.

Por su parte, el ministro de Salud, Fernando Ruiz, manifestó que “hace ya 15 días se expidió el decreto bajo el cual se obligaba a las ARL a aportar al sistema un 7%, para elementos de dotación al personal y otros programas dirigidos al sector salud”.

Precisó que, según un informe del sistema de ARL, esas entidades han efectuado compras ya por 40 mil millones de pesos.

Ruiz afirmó que “esas compras todavía no estas distribuidas en la mayor parte de las IPS del país. Por lo tanto, el llamado que hacemos, con el ministro del Trabajo, es a que se haga lo más pronto posible esa ubicación de esos elementos de protección personal en las respectivas empresas”.

Recalcó que el hecho de tener unos recursos adicionales en el Gobierno para adquirir unos elementos de reserva para la atención y para la protección de los trabajadores, “no quiere decir de ninguna manera que eso sustituya la obligación que tienen las IPS públicas y privadas, a nivel nacional, de proteger a sus trabajadores”.

“De manera que, en eso, el presidente y trabajadores del área de la salud, no puede haber equívoco. Aquí todos tenemos que colaborarnos y trabajar conjuntamente para proteger a nuestros trabajadores. Es la prioridad número uno de cualquier entidad del sector salud”, concluyó.